9 factores de riesgo por los que puedes tener un caso grave de COVID-19

Sanitario poniéndose el traje de protección contra el contagio del COVID-19.
REUTERS/Stephane Mahe
  • Las condiciones preexistentes, la edad y el sexo han sido, hasta ahora, los principales factores de riesgo de COVID-19. 
  • Sin embargo, el tipo de sangre y algunas variantes genéticas podrían exponerte a infecciones graves de SARS-CoV-2. 
  • Estos son los factores de riesgo de desarrollar un caso grave en el contagio con el nuevo coronavirus. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La genética humana podría tener la clave del paso de grave a mortal del COVID-19. Por ende, también la de cómo evoluciona la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2.

Varios genes condicionan la respuesta inmunológica del organismo al patógeno que causa la infección. Mientras, el tipo de sangre se ha relacionado con la tasa de mortalidad.

No obstante, hasta ahora, los principales factores de riesgo de enfermar gravemente en el contagio con el SARS-CoV-2 son las enfermedades subyacentes, la edad y el sexo.

Leer más: 11 síntomas del coronavirus que pueden durar para siempre

Estos mismos condicionantes podrían protagonizar lo que expertos como Tim Spector, profesor de epidemiología genética en el King's College de Londres, Reino Unido, llaman: la otra cara del COVID-19, un problema de salud pública peor que el total de fallecidos.

Este está protagonizado por un conjunto de secuelas, consecuencia de la infección con el virus que hasta los pacientes asintomáticos —es decir, que no han tenido síntomas o apenas han sufrido alguno de los efectos de la patología— pueden sufrir. 

Estos pueden ser los desencadenantes de una afección severa del COVID-19.

3 pistas en la sangre podrían ayudar a predecir el riesgo de muerte con 10 días de antelación

REUTERS/Susana Vera

Ya en mayo de 2020, cuando la pandemia había azotado a gran parte de la población mundial —con la que actualmente se han contagiado más de 35 millones de personas en el globo— los expertos habían identificado algunas claves de la mortalidad del SARS-CoV-2 en la sangre

Leer más: 11 problemas de salud comunes que pueden aumentar el riesgo de muerte por coronavirus, como la diabetes y las enfermedades cardíacas

La investigación, publicada en Nature Machine Intelligence, encontraba una forma de diagnosticar con 10 días de antelación, y un 90% de precisión, el agravamiento severo de una infección con la enfermedad del coronavirus. 

Para ello, necesitaba sólo 3 marcadores biológicos: 

  1. Altos niveles de la enzima deshidrogenasa láctica: asociada al daño pulmonar.
  2. Linfopenia, niveles bajos de linfocitos.
  3. Aumento de proteínas C-reactivas de alta sensibilidad, de una posible inflamación pulmonar.

Tipo de sangre

Reuters

Varios estudios relacionados con el nuevo virus, han evidenciado que el tipo de sangre influye en la evolución de la enfermedad que este provoca

Por una parte, una investigación recogida en Annals of Hematology, sostenía que los pacientes con el tipo O tenían menos probabilidades de dar positivo en una prueba de COVID-19, respecto a los de sangre tipo A, B o AB.

Leer más: Muchos de los síntomas más misteriosos y peligrosos del coronavirus tienen una cosa en común: los coágulos de sangre, lo que demuestra que no es solo una infección respiratoria

Asimismo, otro de los que ha visto la luz en medRxiv, que analizó a 1.559 pacientes, halló que la proporción de sangre tipo O era menor entre sus muestras

Sin embargo, por otra parte, los expertos advierten que nadie ha de sentirse protegido, pues los estudios necesitan ampliar sus campos y resultados. 

"Yo ni siquiera lo mencionaría", dice Anahita Dua, una de las coautoras de las investigaciones, a The New York Times

Aunque los científicos creen que la clave del paso de grave a mortal es un gen: TLR7

Daniel Leal-Olivas/Pool vía REUTERS

4 pacientes jóvenes COVID-19 grave —2 pares de hermanos, exactamente— han hecho a los científicos dar con lo que creen, la clave del paso de grave a mortal del nuevo coronavirus

Según estos, el gen TLR7 (cromosómico X) es una pieza clave en la inmunorespuesta del organismo frente al SARS-CoV-2 —que es el encargado de determinar al intruso y activar posteriormente la defensa del organismo—. 

Leer más: El síndrome pos-COVID-19 está causando síntomas persistentes en los recuperados con secuelas que podrían durar años

En ambos casos de estudio, se notificó la ausencia de interferón, una sustancia que ayuda a regular las defensas del cuerpo contra patógenos virales.

Y coincide con que el virus tiene genes anti-interferón que pueden detener o antagonizar la producción o efectos de la sustancia. 

"Dado que TLR7 debe determinar al intruso y activa posteriormente la defensa, apenas está presente, esta podría ser la razón de la severidad de la enfermedad en estos hermanos", dice a Bloomberg, Alexander Hoischen, de la Universidad de Radboud, Países Bajos —de donde eran 2 de los casos—. 

Herencia de genes neandertales

Reuters / POOL New

Uno de los estudios más controvertidos, publicado en Nature, sobre las posibilidades de desarrollar un caso grave de COVID-19, asocia los genes neandertales a la severidad de la enfermedad

Según los investigadores, un grupo de genes en el cromosoma 3 como un locus de riesgo de insuficiencia respiratoria podría ser la clave de la gravedad y posible mortalidad de una infección con COVID-19. 

Leer más: El principal factor de riesgo para un caso de COVID-19 grave está relacionado con genes neandertales

La herencia de estos genes se localiza principalmente en el 50% de la población del sur de Asia y el 16% de Europa, detallan los propios hallazgos

Tenerlos implica un 60% más de probabilidades de necesitar hospitalización y asistencia respiratoria artificial, recoge Reuters

La edad, tanto para la persistencia de los síntomas como en la tasa de mortalidad

Miembro del personal sanitario del Hospital La Paz, Madrid, España.Miembro del personal sanitario del Hospital La Paz, Madrid, España.
Miembro del personal sanitario del Hospital La Paz, Madrid, España.
REUTERS/Juan Medina

La edad es uno de los factores de riesgos más claros de la pandemia de COVID-19, y la mayoría de las enfermedades severas

Sin embargo, con el nuevo coronavirus se presentan varios escenarios. 

Durante los primeros meses del transcurso de la pandemia, como oficialmente lo que es, los mayores de 65 años se veían más severamente afectados por la infección

Leer más: La pandemia de COVID-19 disminuye la esperanza de vida anual en España en más de 9 meses

De hecho, un estudio del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China (CDC), la mayoría de las muertes en marzo se produjeron entre los positivos que tenían 60 años o más —llegando a aumentar la tasa de mortalidad hasta el 8%, siendo ahora mismo de entre 0,5% y 1%.

Pero, entre los pacientes que muestran síntomas persistentes del virus, independientemente de ser un caso leve, moderado o grave de COVID-19, la edad más incidente es 45 años. Mientras, los menores de 18 años y los mayores de 60 años se ven menos afectados por las secuelas. 

Los hombres frente a las mujeres

Un voluntario prueba una vacuna contra el coronavirus.Un voluntario prueba una vacuna contra el coronavirus.
Un voluntario prueba una vacuna contra el coronavirus.
Murad Sezer

Reuters

Los hombres se ven, por lo general, más afectados por la enfermedad del coronavirus que el sexo opuesto. 

Según Global Health 50/50, los hombres tienen entre un 50% y un 80% más de probabilidades de morir por el virus actual, que las mujeres.  

Leer más: El COVID-19 puede dañar el esperma y causar infertilidad en hombres, según investigadores israelíes

"Existen profundas diferencias sexuales en los sistemas inmunológicos, y esta pandemia los está revelando", señalaba a principios de abril a The Wall Street Journal, la profesora de medicina en Stanford University School of Medicine Marcia Stefanick.  

Esto, siguiendo la línea de los científicos que creen haber dado con la clave del paso de grave a mortal, se debe a que las mujeres llevan 2 cromosomas X, mientras que los hombres poseen un Y-cromosoma aparte del X.

Por ende, en una afección en este, los hombres sólo disponen de una copia de los genes X-cromosómicos. 

Enfermedades subyacentes: afecciones cardíacas, diabetes, problemas respiratorios

REUTERS/Akhtar Soomro

A su vez, estas pueden ser fruto de secuelas del propio coronavirus SARS-CoV-2. Pero, como87741 enfermedad preexistente en contagiados, suponen un riesgo de caso grave de COVID-19.

Según las cifras del Ministerio de Sanidad, las enfermedades cardiovasculares pueden incrementar la tasa de mortalidad hasta un 10,5%

Leer más: 18 hábitos que están arruinando la salud de tu corazón

"Cuando el coronavirus entra en tu cuerpo y baja hasta los pulmones, lo que hace es detener el paso de oxígeno desde los pulmones hasta la sangre, y así el corazón tiene que trabajar mucho más para bombear esa sangre que tiene menos oxígeno, y si tienes alguna patología cardíaca subyacente, esto acaba poniendo una tensión excesiva a tu corazón y podría llevar a más complicaciones", explicitaba con anterioridad el doctor Aamir Khna, médico del servicio nacional de salud de Reino Unido a Business Insider

Asimismo, la diabetes podría suponer una cifra, inferior pero también elevada, del 7,3%. Mientras, las enfermedades respiratorias, la hipertensión y el cáncer, incrementarían dicha tasa en un 6,3%, 6% y 5,6% respectivamente. 

Sistemas inmunitarios débiles

Los anticuerpos presentes en la sangre de los infectados con coronavirus también se está utilizando para tratar a algunos enfermos.Los anticuerpos presentes en la sangre de los infectados con coronavirus también se está utilizando para tratar a algunos enfermos.
Los anticuerpos presentes en la sangre de los infectados con coronavirus también se está utilizando para tratar a algunos enfermos.
REUTERS/Thomas Peter

Bien porque tu cuerpo esté recibiendo tratamientos que afectan al sistema inmunológico, como podrían ser los relacionados con el cáncer, o porque se esté atacando a sí mismo, una respuesta inmunitaria débil podría exponerte a un caso de COVID-19 grave

Leer más: Las vitaminas que pueden ayudar a reforzar tu sistema inmunológico

Por el contrario, el sistema inmunitario del organismo —yendo más allá de los anticuerpos que desarrolla el cuerpo contra el SARS-CoV-2podría prevenir el contagio, la reinfección y una afección grave del coronavirus gracias al recuerdo de las células encargadas de responder

Obesidad

REUTERS/Lindsey Wasson

Sólo el 10% de las personas que ingresan en las UCIs de los hospitales, tienen un peso saludable, según ha revelado un estudio de la Asociación Europea de Estudios sobre la Obesidad (EASO). 

El mismo apunta a que las personas con obesidad y sobrepeso corren un alto riesgo de sufrir casos más graves de COVID-19 —el segundo factor más importante, tras la edad—.

Leer más: La obesidad mórbida se relaciona con un mayor riesgo de muerte por coronavirus entre los hombres

"Nuestros datos muestran que las probabilidades de aumentar a una enfermedad más grave aumentan a medida que lo hace el índice de masa corporal (IMC), hasta el punto de que casi todos los pacientes de COVID-19 en cuidados intensivos con obesidad grave terminan conectados a un respirador", explica Francois Pattou, jefe del departamento de cirugía general y endocrina del Hospital Universitario de Lille (Francia), a Bloomberg

LEER TAMBIÉN: Trastornos neurológicos, pulmonares y cardiovasculares: las secuelas del COVID-19 a largo plazo que ya han identificado los científicos

LEER TAMBIÉN: ¿Es posible volver a contagiarte de coronavirus? Todo lo que se sabe hasta ahora de las reinfecciones de COVID-19

LEER TAMBIÉN: Esta tabla muestra cómo la edad, la obesidad y otros factores de salud de Trump aumentan su riesgo de una infección grave por coronavirus

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Enfermedades
  3. Salud
  4. Ciencia
  5. Top
  6. Listas