Pasar al contenido principal

El nuevo coronavirus puede dañar el corazón, incluso en personas sin antecedentes de enfermedades cardíacas

Trabajadores sanitarios del servicio de urgencias del hospital La Paz, en Madrid el 23 de marzo.
Trabajadores sanitarios del servicio de urgencias del hospital La Paz, en Madrid el 23 de marzo. Susana Vera/Reuters
  • Las personas con problemas de salud subyacentes corren un riesgo muy elevado de sufrir graves complicaciones si se contagian con el nuevo coronavirus.
  • La tasa de mortalidad del coronavirus para los pacientes con enfermedades cardíacas es de alrededor del 10%, según varios estudios.
  • Esto se debe especialmente a que el virus puede causar lesiones en el corazón y en los tejidos circundantes, y ese daño puede resultar mortal.
  • Los nuevos estudios sugieren que el coronavirus puede incluso lesionar los músculos del corazón de los pacientes sanos o causar una insuficiencia cardíaca parcial, incluso entre aquellos que no presentan síntomas respiratorios.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Aunque los casos más graves del nuevo coronavirus suelen implicar una insuficiencia respiratoria, la enfermedad COVID-19 no siempre afecta sólo a los pulmones del paciente. El virus a veces causa infección e inflamación en el corazón y los músculos circundantes, lo que puede resultar ser mortal.

Una nueva investigación publicada este viernes en la revista médica JAMA Cardiology ha concluido que el nuevo coronavirus, al igual que otros virus respiratorios, podría afectar el sistema cardíaco de un paciente. Según el estudio, incluso las personas sanas que contraen COVID-19 están en riesgo de sufrir lesiones cardíacas.

"Es probable que incluso en ausencia de una enfermedad cardíaca previa, el músculo cardíaco pueda verse afectado por la enfermedad del coronavirus", señala el doctor Mohammad Madjid, autor principal del estudio y profesor asistente de cardiología de la Facultad de medicina McGovern de UTHealth, Estados Unidos.

"En general, la lesión del músculo cardíaco puede ocurrir en cualquier paciente con o sin enfermedad cardíaca, pero el riesgo es mayor en los que ya la tienen", agrega.

Leer más: Cómo funciona un respirador y cuándo es necesario en pacientes de coronavirus

El vínculo entre COVID-19 y los problemas cardíacos

Después de revisar una serie de estudios existentes sobre COVID-19, Madjid y sus colegas aseguran que los pacientes con enfermedades cardíacas preexistentes se encuentran entre los que tienen mayor riesgo de desarrollar casos graves de COVID-19.

"No sólo parecen tener más probabilidades de infectarse, sino también de morir por la enfermedad, en parte porque sufren más lesiones cardíacas durante la infección", explican alegando a un doble riesgo en estos pacientes. 

Leer más: Cuántas flexiones deberías hacer para saber que tu corazón está sano

A coronavirus patients arrives at a military hospital set up at the IFEMA conference centre in Madrid, Spain, March 21, 2020.
Un paciente llega al hospital de campaña de IFEMA en Madrid, el 21 de Marzo de 2020. Comunidad de Madrid/Handout via Reuters

La tasa de mortalidad de los pacientes de COVID-19 con enfermedades cardíacas en China continental fue del 10,5% entre el 30 de diciembre y el 11 de febrero, según un estudio del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Y, según otro nuevo estudio de JAMA Cardiology (que se hizo eco de las conclusiones del grupo de Madjid), esto se debe a que los pacientes con enfermedades cardíacas subyacentes son más propensos a experimentar lesiones en el miocardio, o del corazón, durante el curso de sus infecciones por COVID-19. Estas lesiones en el miocardio incluyen un latido irregular o una insuficiencia cardíaca.

El estudio, que examinó a 187 pacientes de COVID-19 en un hospital de Wuhan, China, mostró que el 28% de los pacientes desarrollaron una lesión en el miocardio, lo que se asoció significativamente con un mayor riesgo de muerte —puesto que alrededor del 70% de los que tenían tanto una enfermedad cardíaca subyacente como una lesión cardíaca por el virus murieron.

Leer más: La sangre de los pacientes recuperados de COVID-19 podría ayudar a tratar los casos graves de coronavirus, según un nuevo estudio

Según Madjid y sus coautores, el COVID-19, así como otros virus respiratorios como la gripe y el SARS, pueden exacerbar las enfermedades cardiovasculares existentes y desencadenar nuevos problemas cardíacos en pacientes sanos.

De hecho, señalan que durante la mayoría de las epidemias de gripe, mueren más pacientes por problemas cardíacos que por problemas respiratorios como la neumonía, y añaden que esperan problemas cardíacos similares entre los casos graves de COVID-19.

Una mujer con COVID-19 tuvo una infección cardíaca pero no problemas respiratorios

Un tercer estudio, también publicado este viernes en JAMA Cardiology, analiza el caso de una mujer sana de 53 años sin antecedentes de enfermedades cardiovasculares o condiciones de salud subyacentes.

La paciente apareció en la sala de emergencias quejándose de una severa fatiga en marzo, y reconoció a los médicos que había tenido fiebre y tos seca la semana anterior pero que no tenía dificultad para respirar.

Leer más: Qué saben exactamente los científicos sobre los efectos del coronavirus en niños y bebés

A pesar de que las radiografías de su pecho eran claras, el revestimiento de su corazón estaba inflamado e infectado, y fue trasladada a la unidad de atención cardiaca para recibir tratamiento.

Después, valorando los síntomas previos que había manifestado, le realizaron un test de detección de coronavirus y el resultado fue positivo.

Un monitor que muestra la actividad cardíaca de un paciente durante un procedimiento médico.
Un monitor que muestra la actividad cardíaca de un paciente durante un procedimiento médico. sfam_photo/ Shutterstock

sfam_photo/ Shutterstock

Según los autores del estudio, el caso de esta paciente "proporciona evidencia de problemas cardíacos como un posible fenómeno tardío de la infección respiratoria viral".

Los investigadores ofrecieron 2 explicaciones sobre cómo el virus COVID-19 podría afectar al corazón. La primera es que el virus podría propagarse desde los pulmones a través de la sangre o el sistema linfático —aunque aún no se ha informado de ninguna incidencia del coronavirus en el corazón.

Por otra parte, el nuevo coronavirus podría desencadenar una inflamación en el cuerpo, lo que podría causar una lesión en el corazón.

Y además