Pasar al contenido principal

Las manifestaciones más graves del COVID-19 pueden dañar al corazón, según varios estudios

Dos médicos vestidos con trajes protectores tratan a un paciente en un hospital de Wuhan
Reuters
  • Las personas que padecen patologías previas tienen un mayor riesgo al contraer el coronavirus.
  • Informes de varios países sugieren que alrededor del 6% de los casos graves de COVID-19 corresponden a pacientes que padecen asma o EPOC.
  • Pero el motivo por el que las personas con enfermedades cardíacas se ven mayormente afectadas viene dado por la miocarditis.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus no está afectando a todo el mundo de la misma manera. Las personas que padecen patologías previas tienen un mayor riesgo al contraer la enfermedad. Aproximadamente el 10% de los pacientes con COVID-19 sufren de diabetes, enfermedades cardíacas o presión arterial alta.

Sin embargo, según varios informes de diferentes países, solo suponen alrededor del 6% de los casos graves de COVID-19 las personas que padecen asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

El motivo por el que las personas con enfermedades cardíacas se ven mayormente afectadas viene dado por la miocarditis. Esta inflamación ocurre cuando se da un caso de infección grave por coronavirus, independientemente de las patologías del paciente, pero se agrava si tiene problemas de corazón.

Leer más: El 80% de los infectados con Covid-19 se contagia de personas que no saben que están enfermas

La inflamación, que se da de forma severa en el miocardio, puede afectar al bombeo de la sangre en todo el cuerpo, lo que provoca que menos oxígeno llegue al resto de órganos.

Por el momento no se sabe con exactitud el por qué sucede esto. Los científicos creen que, o bien puede ser el resultado de la forma en la que el virus penetra en las células, o bien como cualquier otra infección en la que el sistema inmunológico se activa para luchar contra el patógeno.

Según ScienceAlert, los médicos son capaces de controlar la gravedad de la miocarditis a través de un análisis de sangre de troponina, proteína que se encuentra en el corazón, y que se encontraba en grandes cantidades en el torrente sanguíneo de los pacientes más graves de Wuhan.

Leer más: 22 objetos que tocas a diario y podrían ser portadores del coronavirus

Después de realizar la autopsia a pacientes que han tenido COVID-19, e incluso en pacientes que han logrado superar la enfermedad, se ha comprobado que experimentaron un inicio repentino de miocarditis. El problema se ha asociado con la explosión de la señal química llamada tormenta de citocinas.

Las citocinas son mensajeros enviados por las células inmunes que ayudan en la lucha contra el virus. Sin embargo, en ocasiones producen una inflamación excesiva capaz de matar al paciente.

Algunas enfermedades virales llevan tan al extremo al cuerpo que el corazón no es capaz de soportarlo. Esa es una de las razones por las que un mayor número de pacientes con problemas cardíacos terminan falleciendo.

La gran mayoría de las personas con COVID-19, concretamente alrededor del 98%, se recuperan sin experimentar problemas de salud.

Y además