Moderna tardó 2 días en diseñar su vacuna contra el coronavirus: así funciona la tecnología de ARN mensajero que ha conseguido que este remedio tenga un 94% de efectividad

Científicos trabajando en el laboratorio de Moderna
Científicos trabajando en el laboratorio de Moderna
Reuters
  • La vacuna del laboratorio estadounidense Moderna es una de las más prometedoras contra el coronavirus: ya muestra un 94,5% de eficacia a la hora de proteger a la población vacunada.
  • Para el desarrollo de este remedio, Moderna apostó por una técnica innovadora: el ARN mensajero, lo que les permitió diseñar la vacuna en tan solo 2 días durante el pasado mes de enero.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El pasado mes de enero, antes de que el coronavirus se convirtiese en una amenaza que paralizase el mundo, Moderna empezó a diseñar su vacuna contra esta enfermedad: tardaron 2 días en secuenciar genéticamente el virus.

Este proceso no hubiera sido tan rápido sin contar con la tecnología con la que el laboratorio estadounidense apostó desde su fundación en 2010: el ARN mensajero

Esta nueva forma de desarrollar vacunas es diferente a la tradicional. En lugar de introducir en el organismo un virus atenuado con el que generar anticuerpos, el ARN manda instrucciones a las células del cuerpo para que fabriquen sus propias proteínas virales con las que combatir la infección.

De este modo, al recibir la vacuna el cuerpo empieza a producir las proteínas a las que se adhiere el coronavirus, provocando una respuesta en el sistema inmunológico que incita la creación de anticuerpos.

La técnica de ARN permitió que Moderna sólo necesitase la secuencia genética del coronavirus para diseñar su vacuna, sin tener que cultivar virus en un laboratorio. Debido a ello, cuando los científicos chinos publicaron el material genético del virus, este laboratorio sólo tardó 2 días en tener el diseño de su vacuna.

España ya tiene el plan de vacunación contra el coronavirus: así se hará en otros países 

Eficacia y velocidad

Nunca antes se ha aprobado una vacuna que se valga de esta tecnología, pero a estas alturas parece claro que Moderna y Pzifer, que ha seguido el mismo proceso para su remedio, van a ser los primeros laboratorios en ver aprobadas unas vacunas de ARN mensajero. 

Al tratarse de una técnica novedosa siempre han existido dudas sobre si estas vacunas iban a superar con éxito los ensayos. Finalmente, tanto Pfizer como Moderna han afirmado obtener una eficacia superior al 94% en los resultados de la fase 3.

Estos datos hay que tomarlos con cierta cautela, ya que todavía queda por conocer información, por ejemplo, si en los asintomáticos estas vacunas cuentan con tanta eficacia. Sin embargo, los resultados son muy prometedores, y superan a los conseguidos por la vacuna de AstraZeneca, que utiliza una técnica más tradicional y se ha quedado en un 70% de eficacia.  

Quizás el aspecto más destacable de las vacunas de Pfizer y Moderna es su velocidad. Que hayan desarrollado un remedio de forma tan rápida puede generar suspicacias en algunas personas, y hacer pensar que se han saltado pasos del proceso, pero esto no es cierto. 

"No nos estamos saltando pasos, lo que ocurre es que tenemos mejor tecnología", ha explicado el director médico de la American Lung Association (principal asociación estadounidense de enfermedades pulmonares), Albert Rizzo, en una entrevista a Business Insider

"¿Por qué llevó 2 semanas cruzar el Atlántico en el siglo XIX y ahora se tardan varias horas? Porque antes había que navegar en un bote", explica Rizzo, haciendo referencia al avance tecnológico que supone el ARN mensajero. 

La otra cara del auge en bolsa de Moderna, la prometedora startup en la carrera por la vacuna del coronavirus: los directivos aprovechan para vender acciones y los bajistas ya han perdido 1.500 millones

Inconvenientes de las vacunas con ARN mensajero

Sin embargo, esta nueva tecnología no es capaz de superar todos los obstáculos, y presentan algunos inconvenientes que no son menores.

El primero de ellos es que requieren que las personas inmunizadas reciban 2 inyecciones. En sus ensayos Pfizer está administrando ambas dosis con 3 semanas de diferencia, mientras que Moderna espera un mes entre una y otra. 

Esto significa que desde que se recibe la inyección hasta que se está realmente inmunizado transcurren varias semanas. Por lo tanto, habría que seguir un tiempo con las medidas sanitarias ya conocidas. 

Otra dificultad añadida es que estos remedios de ARN mensajero son complicados de almacenar. La vacuna de Pfizer necesita mantenerse a 70 grados bajo cero, un problema de logística y distribución para el que ya se buscan soluciones. La de Moderna puede aguantar hasta 6 meses a 20 grados bajo cero, algo un poco más sencillo. 

Otros artículos interesantes:

Los pasaportes de inmunidad vuelven a la agenda política ante las prometedoras noticias sobre la efectividad de las vacunas

Surgen dudas sobre los datos de la vacuna contra el coronavirus de Oxford y AstraZeneca

Este gráfico muestra en qué se diferencian los síntomas de COVID-19, gripe, resfriado y alergia