No todas las calorías son iguales y conocer su origen puede ayudarte a adelgazar

Cómo perder peso sin hacer dieta
Ciro De Luca

Reuters

  • Contar calorías puede ayudarte a mantener tu peso o adelgazar. 
  • Pero aunque el aporte energético suministrado a tu cuerpo sea el mismo, es importante entender que no todas las calorías son iguales y engordan lo mismo.
  • Tener en cuenta el origen de las calorías puede ayudarte en tu peso y tu salud. No todas son absorbidas de la misma manera, aportan los mismos nutrientes ni tienen el mismo impacto sobre el apetito y la sensación de saciedad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Contar calorías tiene sentido si buscas controlar tu peso. Tu cuerpo necesita energía para funcionar que este obtiene de lo que comes y bebes. 

Cuando el aporte calórico es mayor de lo necesitado, tu cuerpo almacena esa energía sobrante, principalmente en forma de grasa. Por lo que si reduces la ingesta calórica minimizas ese exceso para que no pase a acumularse en tu cuerpo. De ahí la obsesión por contar calorías cuando quieres adelgazar. 

No es algo que esté mal. Las maneras eficaces de perder peso son comer menos y hacer ejercicio. Incluso desde los organismos centrados en la salud se establecen cantidades recomendadas de calorías que deben ser consumidas en función de sexo o edad.

Dicho esto, la famosa frase "una caloría es una caloría" no es del todo así. El cuerpo humano es un complejo sistema bioquímico que hace que no todos los alimentos se comporten igual una vez dentro del organismo.

Leer más: Este es el momento del día en el que tu cuerpo quema más calorías

Y tener en cuenta el origen de las calorías puede ayudarte en tu peso y tu salud. Esto se debe a que no son absorbidas de la misma manera, aportan los mismos nutrientes ni tienen el mismo impacto sobre el apetito y la sensación de saciedad.

No todas las calorías se absorben igual: algunos alimentos hacen que tu cuerpo gaste más energía al procesarlos

Comer suficiente.
Getty Images

Tu cuerpo obtiene la mayor parte de la energía que necesita de los macronutrientes, es decir, de proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Para empezar, estos no aportan las mismas calorías. Así, mientras que proteínas e hidratos de carbono aportan 4 Kcal por gramo las grasas aportan 9 Kcal.

No solo eso. Tampoco son digeridos de la misma manera. Pues la energía que el cuerpo debe emplear en absorber y procesarlos es distinta en cada tipo de nutriente. Es lo conocido como efecto térmico de los alimentos o termogénesis.

Así, las proteínas son el grupo de alimento que más cuesta digerir. Solo este proceso ya consume el 20% de su aporte calórico. Le siguen los hidratos de carbono (10 %) y las grasas un (3%).

A su vez, como explica el blog médico del Hospital de Quirón Salud el grado de procesamiento también influye en este proceso. De esta forma, cuanto más procesado es un alimento, menos energía consume el cuerpo en digerirlo y más calorías aporta. Una razón más para dejar de tomar comida basura.

Leer más: Así es como tu cuerpo quema calorías mientras duerme

Dentro de un mismo grupo de nutrientes, tampoco todos se procesan de manera similar. 

Es por ejemplo el caso de los hidratos de carbono. Los de tipo complejo (polisacáridos) se digieren de manera más lenta, por lo que el aporte energético es gradual, potenciando la sensación de saciedad. Estos se encuentran en verduras, cereales integrales o legumbres.

Por contraste, los hidratos simples (aquellos compuestos por uno o dos azúcares) son fáciles de absorber y por tanto se convierten de manera rápida en energía que si no es utilizada pasará a ser grasa. Son los que aporta por ejemplo la bollería industrial.

Tampoco todas las calorías sacian igual...

hombre comiendo hamburguesa, hambre, apetito
Marcel Heil/Unplash

Reducir la sensación de hambre te llevará a comer menos, es decir a consumir menos calorías.

Comer despacio es una buena manera de lograr esto, pues como indican los nutricionistas así le das tiempo a tu cerebro a procesar que estás lleno.

También puedes controlar tu apetito a través de los alimentos, pues estos pueden influir en la sensación de saciedad de distintas formas.

A este respecto, el Índice de Saciedad de Alimentos Comunes cataloga aquellas comidas que potencian esta sensación de falta de hambre. Si optas por potenciar estos alimentos en tu dieta, puedes lograr comer menos y con ello ingerir menos calorías. Las patatas hervidas, los huevos o los alimentos ricos en fibra son algunos de ellos.

Leer más: 5 alimentos ricos en proteínas y bajos en hidratos con los que perder peso

De manera generalizada los macronutrientes también aportan distintos niveles de saciedad al organismo.

De ellos, las proteínas te ayudarán a sentirte lleno durante más tiempo, mientras que los carbohidratos, sobre todo los simples, harán que la sensación de satisfacción se evapore rápidamente.

...ni aportan lo mismo al organismo

Aguacate
Getty Images

Es importante también saber que no todas las calorías tienen la misma calidad.

El ejemplo más claro de ello son las calorías vacías, aquellas que aportan energía pero no nutrientes de calidad a tu cuerpo, como sucede con el alcohol o los ultraprocesados.

Es fácil ver que no es lo mismo consumir 10 calorías comiendo brócoli que 10 calorías comiendo donuts de chocolate. Mientras que lo primero proporcionará a tu organismo vitamina C y potasio entre otros nutrientes, la bollería estará repleta de grasas saturadas y azúcares refinados.

Leer más: 5 alimentos altos en calorías que no deberías tener miedo a comer: son saludables y no engordan si los consumes bien

Este es un aspecto clave de toda dieta. Pues por mucho que el aporte energético pueda ser un elemento importante para controlar tu peso, debes siempre asegurarte de seguir una dieta equilibrada capaz de aportar a tu cuerpo todos los nutrientes que necesitas. 

Otros artículos interesantes:

Llega una ciclogénesis explosiva: qué es y cómo afectará a España

Todo lo que se sabe sobre la posibilidad de ser inmune al COVID-19 sin haber pasado la enfermedad

Las polémicas zapatillas Vaporfly de Nike son tan rápidas que algunos atletas patrocinados por otras marcas las usan en secreto para competir