Síntomas de una quemadura solar por los que deberías ir al médico

quemadura solar, sol, piel

Quemarse con el sol es algo que seguramente te ha pasado más de una vez. Pero que sea frecuente no significa que no entrañe peligros.

Salir al sol es un placer con el que además das a tu organismo la cantidad de vitamina D que necesita, pero es importante no excederse y hacerlo de una forma segura. De lo contrario la radiación solar desencadena varios tipos de daños en el ADN, con consecuencias perjudiciales que van desde el envejecimiento de tu piel o la muerte celular, hasta el cáncer.

Y como no se cansan de repetir los dermatólogos, la piel tiene memoria y las quemaduras de hoy pueden ser problemas de salud en el mañana.

Cada año el cáncer de piel en España aumenta su incidencia un 10% y se diagnostican un total de 78.000 casos nuevos, según cifras de 2018 recogidas por Redacción Médica

De estos, casi el 95% pertenecen al cáncer de piel no melanoma. Un tipo de cáncer producido en la capa más externa de la piel cuyo factor de riesgo más importante "es la exposición crónica y prolongada a la radiación ultravioleta del sol, sobre todo durante la época estival". 

7 errores que cometes protegiéndote del sol que pueden aumentar el riesgo de quemaduras solares

Una quemadura solar aparece como reacción a una exposición excesiva a la luz ultravioleta (UV). Esta se caracteriza por una piel enrojecida y dolorida, que desprende calor al tacto. Si bien algunas pueden quedarse en este enrojecimiento, otras quemaduras del sol pueden requerir asistencia médica a causa del dolor y el riesgo de infección. 

Por qué te quemas

Al pasarte con el sol tu melanina ya no puede protegerte. Por lo que la piel comienza a resentirse por el exceso de rayos recibidos.

Esto puede suceder por exponerte demasiado tiempo al sol sin protección o por haberte protegido de forma incorrecta. Cada persona, en función de su piel, tolerará más o menos el sol, pero incluso las pieles más oscuras requieren protector solar. Cualquier zona de tu cuerpo es sensible de quemarse.

Los signos de la quemadura pueden variar en función de la gravedad. “La forma más leve de quemadura solar es el eritema solar, cuando nos ponemos rojos y esta rojez dura varias horas después de la exposición al sol", explica en CuídatePlus Pedro Rodríguez, de la Clínica Dermatológica Internacional.

VIDEO

Así debería ser tu protector solar ideal

Si se sobrepasa ese tiempo, "la quemadura se convertirá en una quemadura más grave, con formación de ampollas”.

Las señales de que tus quemaduras solares son importantes incluyen enrojecimiento doloroso, descamación y ampollas. Si has experimentado una insolación seria podrías experimentar síntomas similares a la gripe, como fiebre, vómitos o dolores de cabeza.

Cuándo ir al médico por una quemadura solar

Usar ropa ajustada si se tiene quemadura.

En la mayoría de los casos la quemadura se puede aliviar con agua fría, y analgésicos como ibuprofeno, paracetamol o aspirina (esta nunca en menores) para el dolor. Es importante beber agua para prevenir la deshidratación. 

El cuerpo puede comenzar a sanarse mediante la descamación de la capa superior de la piel dañada. Después puede tener un color y un patrón irregulares durante cierto tiempo, indica la Mayo Clinic. Una quemadura por el sol intensa puede tardar varios días en curarse.

Pero hay casos en los que una quemadura puede requerir una visita al médico. Considera consultar a tu sanitario o dermatólogo ante los siguientes síntomas:

  • La quemadura se acompaña de ampollas que cubren más del 20% de tu cuerpo.
  • La quemadura se acompaña de fiebre alta, escalofríos, desorientación o náuseas. Estos podrían ser signos de insolación lo que podría requerir líquidos por vía intravenosa para tratar la deshidratación severa. 
  • La zona muestra signos de infección, como hinchazón o pus, o ampollas que se vuelven amarillas o rojas con el tiempo. Lo cual podría requerir antibióticos.
  • La quemadura no responde a los cuidados en casa tras una semana.

Qué hacer y qué no ante una quemadura del sol

Puedes cuidarte una quemadura leve en casa. Si bien con ello no repararás el daño producido a tu piel, servirá para aliviar los incómodos síntomas.

Para calmar la sensación de quemazón y dolor aplica agua fría o frío en la zona afectada. La mejor manera de hacerlo es a través de compresas de agua fría o sumergiendo la zona. Nunca apliques el chorro del grifo directamente en la zona. Ni coloques hielo, pues esto podría empeorar la quemadura.

Es importante que te asegures de beber agua de manera abundante para devolver la hidratación a tu cuerpo. Si tienes dolor, puedes tomar una medicamento tipo ibuprofeno o paracetamol.

Cómo curar las quemaduras solares en casa

Para hidratar la zona afectada acude a productos específicos para después del sol con activos calmantes y reparadores. Aunque evita usarlas si hay ampollas. Tampoco deben explotarse ya que podría generarse una infección.

Con una quemadura solar no debes tomar alcohol o medicamentos que contengan benzocaína, puedes podrían producirse reacciones alérgicas o empeorar la lesión.

Hasta que tu piel mejore usa ropa holgada y cómoda que no roce la zona alterada. En una semana la quemadura debería haber mejorado. De lo contrario deberías consultar a tu médico.

Otros artículos interesantes:

Cuidado con no aplicar protector solar o con los cócteles a la orilla de la piscina: estos son los 14 hábitos que empeoran las quemaduras solares

Cómo cuidar la piel en verano para que no te salgan manchas

10 partes del cuerpo en las que no debes olvidar aplicarte protector solar, según los dermatólogos

Te recomendamos