Rivian, antiguo favorito de Wall Street como rival de Tesla, tiene de repente mucho que demostrar

Alexa St. John,Nora Naughton
| Traducido por: 
Camioneta Rivian mirando al borde de un acantilado rodeado por 2 estaciones de carga Rivian, enmarcando fragmentos de fotos azules, verdes y naranjas de una fábrica Rivian, IPO, y el camión Amazon.

Rivian; Marianne Ayala/Business Insider

  • Rivian acaba de sufrir su segunda ronda de despidos en 7 meses.
  • Podría ser una señal de que el director ejecutivo de la startup de coches eléctricos es consciente de la necesidad de centrarse. 
  • Mientras tanto, los clientes y accionistas se impacientan.

Stuart Goldberg, de Big Sky (Montana, Estados Unidos), no cree que sus pedidos de Rivian lleguen nunca.

Accionista de Rivian en la OPV, Goldberg hizo 2 compras: un R1T y un R1S en septiembre de 2019. El residente de 53 años de la ciudad famosa por sus pistas de esquí afirma que es un ejemplo perfecto de cliente de Rivian. Cuenta que incluso se ofreció a dejar que la empresa filmara un anuncio gratis en su propiedad si le entregaban sus vehículos.

En febrero, Goldberg recibió un correo electrónico en el que se le comunicaba que su fecha de entrega se había retrasado, una vez más, hasta la segunda mitad de 2024.

"Lo interpreté como que, básicamente, nunca", comenta Goldberg. Está avergonzado, porque se ha pasado años hablando maravillas de Rivian a sus amigos y entusiasmándose con sus pedidos. Ahora, teme que sus amigos le pregunten dónde están sus coches eléctricos. "Soy el imbécil que recibe llamadas todo el tiempo en plan '¿ya tienes tu coche?' y tengo que responder 'no' porque a estas alturas nunca me van a vender un coche".

La difícil situación de Goldberg, y su nuevo disgusto con Rivian después de esperar casi media década por sus vehículos, son para algunos un primer indicio de que la empresa ha hecho más promesas de las que puede cumplir.

La lista es larga. Desde su exitosa salida a bolsa a finales de 2021, Rivian ha intentado lanzar 3 vehículos a la vez, entregar 100.000 furgonetas eléctricas a Amazon y fabricar 25.000 vehículos en su primer año completo de producción, todo ello mientras ponía en marcha una segunda fábrica en Georgia. 

Mientras la empresa intenta mantener todos estos platos girando, los accionistas están perdiendo la paciencia. En su primer año completo como empresa que cotiza en bolsa, las acciones de Rivian cayeron aproximadamente un 80% al retrasar las entregas, cambiar los precios y, al final, entregar poco más de 20.000 vehículos.

Además del cambio de rumbo de los inversores, los problemas de producción de la empresa están empezando a irritar a una base de clientes que antes era fanática, lo que podría suponer un verdadero problema para la startup. 

Otro cliente de Rivian ha explicado a Business Insider que hizo una reserva el pasado mes de julio. Tras más de 6 meses sin recibir noticias sobre su pedido, lo cancelaron este mes. Un portavoz de Rivian ha declarado a Business Insider que los plazos "se basan en una serie de factores, como la ubicación de entrega, la configuración y la fecha original de prepedido o reserva".

"No tener un historial de compradores — y la reputación que conlleva esa base — puede significar que no tienes el impulso que necesitas para superar las turbulencias económicas que estamos a punto de atravesar", explica a Business Insider Sam Fiorani, analista de AutoForecast Solutions. 

La palabra del año en Rivian es "concentración"

En el correo electrónico que RJ Scaringe, director general de Rivian, envió a principios de mes a los empleados para informarles de la reducción del 6% de la plantilla (la segunda ronda de recortes en 7 meses), mencionaba 3 veces la palabra "concentración".

"En 2022, tomamos medidas para centrar nuestra cartera de productos e impulsar una estructura de costes más baja", señala Scaringe, según una copia del correo electrónico obtenida por Business Insider. 

"Para ofrecer resultados a largo plazo, debemos centrar nuestros recursos en la rampa y en nuestro camino hacia la rentabilidad, al tiempo que nos aseguramos de contar con el conjunto adecuado de futuros productos, servicios y tecnología", explica.

"Los cambios que anunciamos hoy reflejan esta hoja de ruta", añade. Para avanzar hacia la rentabilidad "debemos concentrar nuestras inversiones y recursos en las partes de mayor impacto de nuestro negocio."

Está claro que Scaringe sabe hasta qué punto la próxima fase del futuro de la startup depende de su capacidad para hacer exactamente eso. El portavoz de Rivian ha declarado a Business Insider que el lenguaje de Scaringe se refiere a "cómo cumplimos a largo plazo".

A pesar de tener 13.000 millones de dólares en el banco (a 30 de septiembre), el incipiente fabricante de vehículos eléctricos está luchando por construir su línea de camionetas insignia, un SUV, camiones de reparto para Amazon, un negocio de recarga y, más recientemente, una posible incursión en el espacio de las bicicletas eléctricas, — todo ello mientras lucha contra los mismos retos de la cadena de suministro que afectan a la industria y compite para superar a competidores cada vez más viables en el mercado. 

Por qué las startups de vehículos eléctricos no conseguirán superar a Tesla ni a los grandes fabricantes de automóviles

A finales de 2022, Rivian había retrasado su plataforma R2 de nueva generación y no había alcanzado su objetivo de producción de 25.000 vehículos para 2022, con la construcción de 24.337 y la entrega de 20.332. Para los coches que la empresa ha puesto en manos de los clientes, los retos de un modelo de venta directa al consumidor podrían estar empezando a materializarse. 

Aun así, Rivian se esfuerza por crecer. Está ampliando de forma ambiciosa su huella de fabricación nacional con un traslado a Georgia en un momento en el que sus instalaciones actuales en Illinois aún no funcionan a plena capacidad.

Entretanto, un flujo constante de nuevos competidores que se dirigen al mercado del reparto se disputa la atención de Amazon mientras Rivian se apresura a cumplir los pedidos del contrato crucial. Ford se deshizo del 90% de su participación en 2022, y una empresa conjunta con Mercedes para fabricar furgonetas eléctricas quedó en suspenso recientemente

En un comunicado sobre la pausada asociación, Scaringe volvió a señalar la necesidad de "centrarse" en el negocio de consumo y en el negocio comercial existente. 

Un empleado despedido en la primera ronda de recortes de Rivian el verano pasado señaló a Business Insider que se sentía como los dolores de crecimiento que muchas otras empresas han experimentado. Pero la última oleada sorprendió a un empleado afectado. Junto con los comentarios de Scaringe, indica que quedan más retos por delante. 

"Creo que RJ sabe lo que hace: centrarse en sacar el producto y aumentar el número de furgonetas", afirma Martin French, director general de la consultora Berylls. "Tienen lo que parece ser un gran producto y el entusiasmo sigue ahí".

"No sé si ha llegado la hora del pánico para Rivian", añade French. "Pero al fin y al cabo, la expectativa es que han prometido fabricar todos estos vehículos".

¿Se repite la historia?

El sector ya ha visto esta historia antes, quizá con actores que captaron menos la atención de los inversores que Rivian.

Arrival, una empresa británica de vehículos eléctricos comerciales, ha pasado por varias reestructuraciones que han provocado despidos. La empresa sufrió una hemorragia de efectivo mientras perseguía todo tipo de proyectos, desde una furgoneta de reparto hasta un jet eléctrico, pasando por intentar reinventar la fábrica de automóviles tradicional.

Mientras tanto, antiguos empleados de Xos han declarado que la abultada línea de productos del fabricante de furgonetas y camiones eléctricos fue también lo que provocó los despidos el verano pasado. (Al igual que Scaringe, un portavoz de la empresa también señaló que los recortes formaban parte de los esfuerzos por "centrarse"). 

Rivian tiene claras ventajas sobre estas y otras empresas. A pesar de su abultado consumo trimestral de efectivo, la empresa sigue siendo la mejor situada financieramente para seguir adelante, por ahora. Los expertos aseguran que es posible que tenga que recaudar más fondos para llegar más allá de 2023. 

 

Aunque el equipo ejecutivo ha sufrido cambios, Rivian no ha experimentado el nivel de rotación que otros fabricantes de vehículos eléctricos. A pesar de no haber alcanzado la producción prevista para el año pasado, Rivian no ha tenido que reducir sus objetivos como otros fabricantes. Además, a finales del tercer trimestre seguía teniendo 114.000 pedidos en cartera.

Por estas razones, no todos los expertos en Rivian están preocupados por el futuro de la empresa. Otro de los compradores se muestra confiado y afirma a Business Insider que los retrasos no son preocupantes. Incluso Goldberg asegura que mantiene sus pedidos en espera de que lleguen algún día. 

Aun así, según los accionistas y analistas, Rivian tiene un largo camino por delante para demostrar que puede cumplir sus objetivos este año, y centrarse en ellos.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.