6 consejos que te ayudarán a comer sano cuando tus obligaciones no te dejan tiempo para ello

Pizarra de notas en el trabajo
Getty Images
  • Uno de los principales impedimentos para comer de manera saludable es la falta de tiempo.
  • Las obligaciones diarias pueden hacer que no tengas ganas de cocinar al llegar a casa.
  • La carga de trabajo o no disponer de tiempo de almuerzo pueden llevarte a saltarte comidas, picotear o comer delante del ordenador.
  • Estos seis consejos te ayudarán en tu objetivo de comer bien incluso si no tienes tiempo para ello.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Uno de los principales factores que impiden comer de manera saludable es la falta de tiempo.

Las obligaciones diarias a veces son tan extenuantes que cuando se llega a casa lo que menos apetece es ponerse a cocinar.

Largas jornadas laborales, tareas del hogar, los niños... la lista de cosas por hacer parece no terminar nunca, y esto puede hacer que en más ocasiones de las debidas se tire de precocinados, se picotee cualquier cosa o incluso se salten comidas.

En otras ocasiones el horario no deja mucho tiempo para poder comer como se debería, es decir, de manera sana y reposada. Por lo que una vez más sueles ingerir cualquier cosa incluso delante del ordenador, o te pasas el día picando de manera inconsciente, sin llegar a comer nada "en condiciones".

Leer más: La forma en la que cocinas tus alimentos puede hacer que pierdan buena parte de sus nutrientes

Para ayudarte a llevar una alimentación más sana, sin obligarte a pasar horas que no tienes en la cocina, aquí te dejamos 6 consejos sencillos para empezar a comer bien cuando consideras que no tienes tiempo para ello.

Asegúrate un desayuno saludable

Vince Schwidder/Unplash

Por ahora, ninguna evidencias científica parece confirmar que saltarse el desayuno pueda conllevar daños para la salud. Es más, un reciente estudio, elaborado por investigadores australianos, afirma, que al menos en lo que se refiere a la perdida de peso, poco importa si se desayuna o no.

Pero aunque no exista una opinión común sobre los beneficios de desayunar, lo cierto es que si, en general, cuentas con poco tiempo a lo largo del día para cocinar y comer de manera saludable, saltarte la primera comida del día no es una buena opción.

Tarde o temprano tendrás hambre y es de esperar que el apetito te alcance antes de comer, por todas las horas que tu cuerpo lleva sin ingerir alimentos. Por lo que es de esperar que termines picando cualquier cosa de la máquina expendedora, por ejemplo del trabajo. Y es muy probable que no se trate de productos muy saludables.

Desayunar por tanto, se erige aquí, como una forma de asegurarse una primera comida sana, para lo que deparará el día. La mejor opción de desayuno, por su aporte de nutrientes y la sencillez en su elaboración, es optar por mezclar frutas con yogur, algo de canela y frutos secos.

Si no tienes tiempo, ni siquiera para tomarte el desayuno tranquilo en casa, prueba a preparar una macedonia casera que puedes llevar fácilmente al trabajo.

Llena tu despensa con alimentos rápidos de preparar

Hermes Rivera/ Unplash

Como recomienda la nutricionista Magda Carlas en su nuevo libro, La dieta puede esperar, una forma de asegurarse comer de manera saludable incluso cuando no se tiene tiempo o no se es muy fan de la cocina es abastecer la despensa con alimentos que requieren poco preparado y que resultan saludables.

Así, Carlas resalta las bondades del huevo, sano, saciante y que puede consumirse con un simple hervido. También vegetales que no requieren "cocción ni pelado" como las endivias, la zanahoria, la col, los tomares, o berros, entre otros.

Otras opciones pasan por el tofu, las legumbres cocidas, conservas de sardinas, el pavo cocido o quesos con poca grasa como el fresco. Todo ello servirá para preparar algo rápido con valor nutricional.

Fija un horario para tus comidas

Rawpixel / Getty Images

A veces hay una carga de trabajo tal que comer pasa a ser una prioridad de segundo orden. Lo vas posponiendo y terminas almorzando a las 17 horas, o picoteando un poco de todo a lo largo del día. Todo lo contrario a lo que tu cuerpo y salud necesitan.

Para evitarlo, lo mejor es fijar un horario de comida y cumplirlo. Así lo recomienda Ooshma Garg, CEO y fundadora de Gobble, una web que elabora kits de comida para ayudar a la gente a comer sano, en un artículo para Inc.

Según Gang, la mejor forma comer bien si se está muy atareado, es contemplar la hora de la comida en de tu agenda, como una tarea más. Igual que fijas tus reuniones, citas, entrevistas... reserva un hueco simplemente para comer, y por supuesto no te lo saltes.

Si no tienes mucho tiempo para comer, haz un almuerzo ligero y después merienda

Priscilla Du Preez/ Unplash

Si tu jornada laboral no te permite disponer de un horario amplio para almorzar, la mejor opción es decidirse por comidas más ligeras y rápidas de comer.

Es decir, si apenas tienes una hora para comer, intentar abarcar un menú del día, con dos platos y postre es un error ya que terminarás haciendo que la sobremesa sea un castigo. Si tienes casi que engullirlo y después seguir trabajando lo más seguro es que te prepares para una digestión poco agradable.

Si este es tu caso, lo mejor es optar por elecciones digestivas, ligeras y saludables, con las que calmar el apetito, y después merendar o tomar un tentempié pasadas unas horas.

Cuando tienes poco tiempo y debes comer fuera prueba solo un plato del día. Si comes en el trabajo o incluso delante del ordenador, piensa en ensaladas, zumos y bocadillos caseros.

Y por supuesto después opta siempre por merendar. Decídete por fruta o frutos secos para picar sin perjudicar tu salud.

Leer más: Los nutrientes y los beneficios para tu salud que te aportan estos 6 populares frutos secos

Reserva un momento para cocinar para toda la semana

Pixabay

Uno de los mejores trucos para comer de manera sana y equilibrada es planificar y preparar previamente las comidas. 

Si no tienes tiempo durante la semana de cocinar diariamente, y quieres evitar consumir gran cantidad de precocinados, lo recomendable es buscar un momento concreto, por ejemplo una tarde del fin de semana, donde estés más libre, y preparar platos para la semana.

Guárdalos en el congelador y ve sacándolos día a día. Puedes llevarlos a la oficina, para comer mejor o por las noches para evitar invertir tu tiempo de descanso en cocinar.

Leer más: 16 malos hábitos que te impiden adelgazar y perder peso

Cocina platos sencillos

Soroush Karimi on Unsplash

Es obvio pero no está de más recordarlo. Si tu rutina diaria no te deja tiempo para cocinar, o el que tienes no quieres invertirlo en la cocina, simplemente opta por recetas sencillas, con ingredientes fáciles de encontrar.

Deja a un lado las elaboraciones más complejas y escoge formas de cocinado que siendo nutritivas no hagan que tu cocina termine patas arriba y tu ánimo por los suelos.

Un pescado al horno, un filete a la plancha o preparar un sofrito para alegrar pastas, verduras o arroces son ideas de cocina saludable que no llevarán mucho tiempo, perfectas para preparar cenas rápidas o almuerzos para llevar a la oficina.

Deja el resto de ideas elaboradas y grandiosas para las reuniones en casa o para cuando el ánimo te pida cocinar.

LEER TAMBIÉN: Llegar con demasiada hambre, no planificar o picar delante de la tele: 5 errores habituales que cometes durante la cena y que te están haciendo engordar, según una nutricionista

LEER TAMBIÉN: Cómo cocinar recetas de carbohidratos más saludables: la pasta recalentada engorda menos que caliente

VER AHORA: "Salir al mercado laboral ahora mismo no es una buena idea; los jóvenes deben seguir estudiando", aconseja este experto en Educación

    Más:

  1. Alimentación
  2. Consejos
  3. Vida sana
  4. Top
  5. Listas