El desencadenante de la trombosis tras la administración de la vacuna de AstraZeneca podría ser un anticuerpo

Un sanitario muestra una dosis de la vacuna de AstraZeneca y Oxford.

REUTERS/Massimo Pinca

  • Investigadores alemanes y noruegos han hallado de forma independiente la misma posible causa de la aparición de trombos tras la vacuna de AstraZeneca y Oxford.
  • Los datos apuntan a un anticuerpo como el responsable de la reacción adversa que, con un diagnóstico temprano, podría tratarse en cualquier hospital.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una rara reacción autoinmune podría estar detrás de los casos de trombos de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, según investigadores noruegos y alemanes que han llegado a la misma conclusión de forma independiente, informa The Wall Street Journal.

Los casos aislados de episodios de tromboembolia venosa tras la inoculación, para los que no se encontraba ningún vínculo con la candidata contra COVID-19, llevaron a la paralización de las campañas de vacunación en más de una docena de países Europeos

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha asegurado que la vacuna de AstraZeneca y Oxford es segura y eficaz frente al contagio con COVID-19, descartando que pueda provocar mayores riesgos de coágulos de sangre pero reconociendo que requiere más investigación. 

"No se ha probado un vínculo causal con la vacuna, pero es posible y merece un análisis más detallado", ha dicho un portavoz de la EMA, según The Wall Street Journal.

En consonancia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que se continúe administrando la candidata, puesto que los beneficios de la inyección "superan sus riesgos" —entre los que pueden estar coágulos de sangre persistentes tras el contagio con COVID-19—. 

Estados Unidos no ha autorizado la vacuna de AstraZeneca por 2 razones: la FDA podría dar los primeros datos en abril

España se prepara para continuar la vacunación con AstraZeneca y Oxford a partir del próximo miércoles, así como se plantea extender la edad de inmunización con la candidata de los 55 años a los 65 años

Pero, a día de hoy, Suecia, Dinamarca y Noruega —que alude a la reciente investigación no revisada por pares— siguen sin retomar la vacunación

Los equipos defienden que detrás de la extraña reacción adversa podría haber un anticuerpo creado por la vacuna, explica Pål André Holme, profesor de hematología y médico jefe del Hospital Universitario de Oslo, Noruega, que dirigió la investigación. 

"Nada más que la vacuna puede explicar por qué estas personas tenían esta respuesta inmunitaria", defiende. 

Muchos de los síntomas más misteriosos y peligrosos del coronavirus tienen una cosa en común: los coágulos de sangre, lo que demuestra que no es solo una infección respiratoria

En esta misma línea, investigadores del hospital universitario Greifswald, al norte de Alemania, reconocieron a la emisora pública Norddeutscher Rundfunk (NDR) que habían llegado a la misma conclusión.

Pero Andreas Greinacher, profesor de medicina transfusional en la Clínica de la Universidad de Greifswald, ha alentado a perder el miedo a la candidata porque con el cuadro de síntomas que aparece 4 días después de la vacunación, podrían ser diagnosticados rápidamente con un análisis de sangre

"Muy, muy pocas personas desarrollarán esta complicación. Pero si sucede, ahora sabemos cómo tratar a los pacientes", defendía en una rueda de prensa recogida por el mismo medio. 

La Asociación Alemana de Investigación sobre Trombosis y Hemostasia ha destacado que los síntomas pueden ser dolores de cabeza continuos, mareos o problemas de visión que duran más de 3 días tras al inyección, según Deutsche Welle

Otros artículos interesantes:

AstraZeneca no encuentra evidencias de riesgos de coágulos de sangre por su vacuna, según un estudio que analiza a más 17 millones de inmunizados

Encuentran coágulos de sangre en "casi todos los órganos" de las autopsias de los pacientes de COVID-19, según una patóloga de la Universidad de Nueva York

El coronavirus provoca coágulos sanguíneos que pueden persistir aunque la infección desaparezca

Te recomendamos