Pasar al contenido principal

Este es el motivo por el que los bancos centrales están tan asustados que compran cada vez más oro

Lingotes de oro
Imagoeconomica

En tiempos de guerra comercial y de nueva guerra fría por las sanciones internacionales y el Russiagate, no es sorprendente que Rusia y China ya hayan tomado el camino de la llamada desdolarización de sus economías.

Especialmente, porque Beijing hizo que la retirada gradual del billete verde coincidiera con el lanzamiento de la llamada Nueva Ruta de la Seda, un megaproyecto de infraestructura que también ha favorecido la firma de contratos bilaterales en yuanes y en moneda local, evitando el punto de referencia de la moneda mundial.

Leer más: Los 10 países con las mayores reservas de oro y dónde queda España

En resumen, una consecuencia natural de los cambios geopolíticos, en lugar de algo meramente económico. Esto ha traído consigo una dinámica de diversificación que tiene al oro como principal protagonista, incluso antes de que las expectativas de recesión lo convirtieran nuevamente en un valor refugio a nivel mundial.

Reservas de oro de China
Bloomberg

El gráfico anterior y el siguiente ponen la situación en perspectiva, mostrándonos por un lado cómo China compró en septiembre 5,9 toneladas de oro físico, elevando el aumento total de sus reservas en los últimos 9 meses a 100 toneladas, mientras que Rusia, además de haber sido el principal comprador en los últimos años, ahora ha elevado el valor de sus reservas a 107.850 millones de dólares (cerca de 97.800 millones de euros).

Reservas de oro de Rusia
Bloomberg
Reservas de oro de Rusia
Bloomberg

En resumen, una fiebre del oro en el Nuevo Orden Mundial.

De hecho, el gráfico anterior revela el reajuste del delicado equilibrio del sistema, dado que tanto Beijing como Moscú han comenzado a deshacerse o disminuir en gran medida sus compras de deuda estadounidense.

Lo que, frente a un déficit federal destinado a que estos ritmos se salgan de control para 2040, para ser financiado requiere nuevos compradores que carguen con los problemas cada vez más frecuentes: un problema parcialmente resuelto con la institucionalización estructural de los ciclos de flexibilización cuantitativa , que descargan el peso de una tendencia insostenible sobre la Reserva Federal de EE.UU., es decir, sobre los contribuyentes.

Leer más: 4 desconocidas acciones que los expertos recomiendan seguir de cerca por el esperado repunte del oro

En resumen, el oro se ve, además como un valor refugio, también como una herramienta de disputa geopolítica y como una base colateral para monedas y valores, aquellos que están respaldados por oro. Mientras sean China y Rusia quienes se estén lanzando sobre las reservas de oro, todo tiene sentido.

Pero cuando el Banco Central de los Países Bajos comienza a alabar el oro como un salvavidas en caso de una crisis estructural, entonces es lógico que surjan algunas preguntas incómodas. No se trata de discusiones académicas durante un seminario, sino de un artículo titulado DNB's Gold Stock publicado en el sitio web oficial del De Nederlandsche Bank, o más concretamente, del Banco Central de La Haya.

Y lo que se expresa se resume a la perfección en esta frase: "Si el sistema colapsa, el stock de oro podría servir como base para reconstruirlo. El oro aumenta la confianza en la estabilidad del balance del banco central y crea una sensación de seguridad percibida". Y añade: "Un lingote de oro mantiene su valor, incluso en tiempos de crisis".

Al contrario de lo que sucede con los bonos, acciones y otros valores, que implícitamente contienen un componente de riesgo que puede conducir a una depreciación. Esta es la razón por la que el oro es el salvavidas del sistema financiero, ya que el stock de oro ofrece una garantía desde la que volver a empezar".

¿Por qué surgen en este momento las alabanzas al oro por su naturaleza intrínseca en la salvación de la humanidad del apocalipsis de los mercados? Uno se pregunta, por encima de todo, por qué una nación que posee reservas de oro por un valor de 6.620 millones de dólares (615 toneladas, según la última información del FMI) tiene a su banco central publicando artículos a medio camino entre lo tranquilizador y lo apocalíptico solo unos días después de comunicar, como sucedió el 7 de octubre, que la mayoría de las barras y lingotes almacenados en Amsterdam ahora serán transferidos al nuevo centro de DNB dentro del complejo militar de Zeist.

Leer más: El minado de criptomonedas ya consume más energía que extraer oro o platino

¿Por qué mover su oro a una instalación militar, como lo hizo el Bundesbank durante la cohabitación forzada entre la República Federal y la RDA pro-soviética en pleno Telón de Acero? ¿Por qué construir un centro de efectivo dentro de una instalación del ejército? ¿Y por qué ahora?

Además, después de que el banco central alemán y después el austriaco hayan acelerado sus operaciones de repatriación de las reservas de oro mantenidas en bóvedas acorazadas del extranjero, en la Reserva Federal de Nueva York, el Banco de Inglaterra o en el Banco de Francia. Incluso en este caso, sin razón aparente, más allá del protocolo de control de calidad y los parámetros de los lingotes, dado que podría haberse hecho enviando a los funcionarios allí, en lugar de cargar toneladas de oro en vuelos chárter. Se trata de medidas drásticas, casi de emergencia.

Porque, como muestran estos 2 gráficos, la conexión en la gestión de las reservas de oro entre Alemania y Países Bajos no es accidental, ni se limita al último período. La primera tabla muestra cómo en diciembre de 2016, el mes en que se publicó el prospecto, el Bundesbank había repatriado todo el oro que guardaba en Nueva York con 3 años de anticipación sobre el plan original y también el que tenía en Londres y París había vuelto casi por completo a casa.

Repatriación desde Nueva York y París de reservas de oro
Bundesbank/Die Welt

El segundo gráfico, por otro lado, muestra cómo fue el Banco Central holandés en noviembre de 2014 el que inició la repatriación de sus reservas de oro del extranjero, dado que en ese mes retiró 122 toneladas de las bóvedas de Nueva York.

Repatriación de reservas de oro
Zerohedge/New York Fed
Repatriación de reservas de oro
Zerohedge/New York Fed

No sería la última retirada, dado que marca desde ese mes -166,3 toneladas de oro en las cuentas de la Reserva Federal de Nueva York.

Desde entonces, Berlín ha acelerado fuertemente el ritmo de sus operaciones, seguido poco después por Viena. ¿Ha sido la crisis de la deuda soberana de 2011 y el cuestionamiento de las compras en la Eurozona, incluido el sistema de pago TARGET2, en primer lugar, lo que asustó a los "halcones" del Norte?

Leer más: Estos son los países más endeudados de la Unión Europea

No es solo eso. Porque volviendo a la actualidad, las coincidencias temporales continúan, dado que DNB siempre ha dado a conocer que está trabajando con mucho cuidado para reforzar sus actividades de cambio de divisas y las carteras centradas en las criptomonedas, de modo que "las empresas que ofrecen servicios relacionados con el cambio entre moneda corriente y criptográfica, así como los proveedores de cartera criptográfica, deben registrarse en De Nederlandsche Bank para continuar sus actividades".

¿Qué temen en la tierra que dio origen a la primera gran burbuja especulativa en la historia moderna, la Tulipomanía de 1637, que con el uso de bulbos de tulipán como activos "en futuras flores" inventó el concepto de un contrato futuro? Más allá de coincidencias temporales y de la decisión drástica y austera de guardar el oro en un complejo militar, 2 recientes acontecimientos han enviado señales no muy tranquilizadoras.

Primero, la división clara en la última junta del BCE con respecto a la reactivación de las compras directas de activos, con los países del norte en marcado rechazo a la postura de Mario Draghi y la consiguiente pérdida de cohesión operativa que Christine Lagarde tendrá que subsanar cuanto antes, bajo la presión de causar daño severo a la reputación y pérdida de confianza. A esto, implícitamente, quería responder Mario Draghi con su reciente discurso en la Universidad Católica de Milán.

Segundo y más directamente conectado, el hecho de que el 26 de julio pasado y sin razón aparente, los bancos centrales europeos han cancelado el Acuerdo de Oro de Bancos Centrales de 1999, creado para coordinar las ventas de oro de las diversas entidades monetarias y estabilizar así que el mercado del oro. De hecho, ahora todos pueden vender o comprar oro físico como activo para sus reservas sin tener que coordinarse con sus homólogos extranjeros. En resumen, libertad para todos, y con la bendición del BCE.

Leer más: Por qué deberías invertir en juguetes de Lego y olvidarte del oro o los bitcoins

Quizás, más allá de todo esto, sería apropiado volver a escuchar con más atención la extraña entrevista dada a la CNBC por Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, durante el último encuentro de la Reserva Federal en Jackson Hole, en la que habló de superar el orden monetario basado en el estado de referencia del dólar, la necesidad de un panel de monedas al estilo de Libra, la criptodivisa de Facebook, y, sobre todo, el casi inevitable gran reinicio financiero.

O, al menos, como país que posee la cuarta reserva de oro en el mundo, tras EE.UU., Alemania y el FMI, se trata hacer preguntas sobre lo que está sucediendo en Europa, sin caer automáticamente en las teorías conspiratorias. O, como sucedió recientemente, casi en una parodia.

Y además