Zoom, ajuste de contraste de luz y detección de objetos para evitar caídas: así serán las gafas de realidad mixta que Biel Glasses sacará este año para personas con problemas graves de visión

Biel, hijo de los fundadores de Biel Glasses, baja unas escaleras con la ayuda de unas gafas de realidad aumentada de la compañía.
Biel, hijo de los fundadores de Biel Glasses, baja unas escaleras con la ayuda de unas gafas de realidad aumentada de la compañía.

Biel Glasses

  • Biel Glasses ultima los preparativos para lanzar al mercado en 2021 una pequeña remesa con la primera versión de sus gafas de realidad mixta, mezcla de realidad virtual y aumentada.
  • La empresa surgió hace 7 años para ayudar al hijo de los fundadores, con problemas de vista, y hoy busca dar más autonomía a todos los que padecen enfermedades graves de visión.
  • El dispositivo tendrá inicialmente un precio cercano a los 4.900 euros y una vida útil de 3 años.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Pronto se dieron cuenta de que algo no iba bien. Hace 7 años, cuando su hijo Biel apenas tenía 2, Jaume Puig, ingeniero de Telecomunicaciones, y la doctora Costanza Lorenzo estaban preocupados. Concretamente, les inquietaba la manera en que se movía su hijo. A la edad a la que otros ya empiezan a caminar solos de un modo incluso temerario, Biel todavía se agarraba con las 2 manos a las barandillas al bajar por las escaleras. 

Aún no lo sabían, pero aquello tan solo era el germen de Biel Glasses, una startup española que acaba de ganar un premio a la innovación en el Mobile World Congress de Barcelona gracias al desarrollo de unas gafas de realidad mixta (la suma de realidad virtual y realidad aumentada), que ayudan a personas con escasa visión a detectar obstáculos y gestionar los destellos de luz, entre otras muchas funciones.

Biel Glasses nació en una casa, no en una universidad o laboratorio

Descartada su primera hipótesis, algún tipo de problema motriz, todo cobró sentido cuando al observar a Biel una amistad señaló hacia otro camino. Más que no saber caminar, les dijeron, el pequeño daba la impresión de no ver bien por dónde iba. En efecto, pronto tuvieron el diagnóstico: hipoplasia, un desarrollo defectuoso de los nervios ópticos que se da durante el embarazo. No se podía corregir con gafas ni con cirugía. No iría a peor, pero tampoco a mejor.

Programas que pueden leer sentencias, vistas orales online y firma electrónica: Cuatrecasas anticipa cómo será el sector legal en el futuro

Las dudas asaltaron entonces a Puig y a Lorenzo. Mientras fuera un niño, pensaron, no habría grandes problemas, pues los entornos conocidos se los aprendería y siempre podrían estar con él cuando descubriera un nuevo espacio. Sin embargo, ¿qué pasaría cuando creciera? ¿Qué ocurriría cuando, como cualquier adolescente, Biel pidiera a sus padres socializar y descubrir cosas por sí mismo?

En 2017, Lorenzo y Puig tomaron una decisión: fundarían una empresa que llevaría el nombre de su hijo y leerían cada libro, estudio, informe o documento que hablara sobre pacientes con problemas graves de visión y encontrarían la manera de que Biel y muchos como él gozaran el día de mañana de plena autonomía. De hecho, Puig, que ya había trabajado con tecnología de realidad virtual, ya tenía alguna que otra idea.

Bolt, el unicornio estonio de movilidad, lanza en Madrid su servicio de taxis y VTC con más de 1.000 conductores

"Nuestro proyecto nació en casa. No salimos de ninguna universidad ni de ningún centro de investigación", cuenta Puig por teléfono a Business Insider España. Con sus conocimientos previos, la idea tardó poco en caer por su propio peso: unas gafas de realidad mixta.

"Pronto nos dimos cuenta de que podíamos utilizar la tecnología para aprovechar lo poco que veía Biel y que esto no solamente podía servirle a él, sino a otras muchas personas", explica Puig. Al proyecto se sumó pronto Laia Sánchez, profesora de la prestigiosa Facultad de Óptica y Optometría que la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) tiene en Terrassa. 

Un dispositivo inicial pero con los últimos avances

No fue la única en hacerlo. Con el tiempo, Biel Glasses contó también con financiación europea y con la ayuda de la Universidad Rey Juan Carlos, que ayudó con sus conocimientos en computación avanzada mientras la UPC se ocupaba de la parte óptica, la que tiene que ver con que el dispositivo responda a las necesidades de los pacientes.

Precisamente para valorar esto último, han contado además con un laboratorio financiado con fondos europeos donde han podido probar el dispositivo con algunos voluntarios. Así, aunque el coronavirus ha impedido en los últimos 2 años hacer ensayos más profundos, por ahora, los resultados son interesantes: de 15 personas que han podido probarlo, el 80% han mejorado su autonomía.

Con las gafas de realidad mixta, detallan en Biel Glasses, las personas con dificultades para ver pueden detectar objetos y determinar su posición, evitar obstáculos de todo tipo, hacer zoom en lo que encuentren a su paso y gestionar el contraste de luz, un elemento que suele resultar especialmente problemático, entre otras cosas. Su precio inicial rondará los 4.900 euros (a los que se sumarán cuotas anuales más reducidas y con descuentos por el mantenimiento del soporte) y su vida útil será de 3 años.

El anteproyecto de Ley de Startups es una buena noticia, pero la definición de startup se queda "corta" y las medidas son "insuficientes", según varios agentes del ecosistema emprendedor

La empresa ultima ya los detalles del lanzamiento de su primer dispositivo, que verá la luz en 2021 con una remesa inicial de 100 unidades que se podrán adquirir en ópticas especializadas. Estas deberán contar con técnicos formados específicamente para configurarlas.

"Queremos ir despacio y crecer de una manera ordenada", concreta Puig, que revela que, si todo va según lo previsto y los resultados son positivos, para 2022 prevén sumar algo menos de 1.000 dispositivos. 

Las gafas de realidad mixta abren un camino por recorrer

Por ahora, Biel crece más o menos ajeno a los esfuerzos de sus padres por mejorar su futuro: "Le gusta eso de que sus padres sean inventores y claro que ha probado las gafas, pero no lo hemos querido involucrarle demasiado en el proceso".

Aún queda camino por recorrer. Sin ir más lejos, subraya Puig, la adaptación de los dispositivos a niños como Biel. Por ahora, indica, los aparatos resultan algo grandes y pesados para ellos, y la empresa aún deben hallar el modo de poder reducir el tamaño. 

TravelPerk compra la plataforma de viajes corporativos más grande del Reino Unido, Click Travel, y da un paso más para convertirse en unicornio

Por otra parte, señala, por ahora estos dispositivos se han mostrado más eficaces ayudando con problemas como la movilidad que con otros que también son cotidianos como la lectura de libros o carteles.

Incluso con todas las dificultades, desde Biel Glasses lo tienen claro: "A largo plazo, queremos que las personas con baja visión puedan ver igual que el resto o incluso mejor. El objetivo es que puedan ir a donde quieran y tengan plena autonomía incluso para hacer deporte sin ninguna limitación. Creemos que los perros lazarillo o los bastones son herramientas que no tienen mucho más recorrido. Nuestro potencial de desarrollo, en cambio, es muy grande".

Otros artículos interesantes:

Una startup que ofrece llevar a turistas al espacio en un megaglobo está vendiendo tickets a más de 100.000 euros cada viaje

Nuevo 'exit' del ecosistema español de startups: la compañía británica JD Sports compra el 80% del comercio electrónico deportivo Deporvillage por 140 millones

GoodGut, la startup española de test no invasivos para detectar enfermedades intestinales: "Diagnosticar también es curar"

Te recomendamos