Pasar al contenido principal

Cómo será la apertura de playas y piscinas públicas durante la desescalada

Playas durante de desescalada
Playas durante de desescalada. Reuters
  • El plan de desescalada avanza y las primeras restricciones se van levantando a medida que cada provincia consigue pasar de fase.
  • Con el verano ya en el horizonte, muchos piensan ya en las playas y piscinas, que tendrán permiso para acoger bañistas a partir de la fase 2.
  • Sin embargo, estos recintos también tendrán que adoptar medidas de seguridad para evitar contagios.
  • A continuación, se detalla cómo será la apertura de playas y piscinas públicas durante la desescalada.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Está previsto que la fase 2 empiece el lunes 25 de mayo en aquellas provincias que cumplan con los requisitos del Ministerio de Sanidad. Presumiblemente, serán aquellos territorios que lograron pasar a fase 1 en la fecha estipulada, es decir, el 51% de la población española.

Esta fase trae algunas novedades importantes que puedes consultar en el documento orientativo de desescalada del Ministerio de Sanidad. Por ejemplo, se permite el contacto social con un máximo de 15 personas, siempre y cuando no sean población de riesgo, y los bares y restaurantes pueden hacer uso del interior de sus locales.

Leer más: ¿Pueden ir dos personas juntas al supermercado durante la desescalada?

Una de las medidas más esperadas de la fase 2 es la apertura de playas y de piscinas públicas. En el documento del Ministerio se explica que estos recintos abrirán "en condiciones de seguridad y distanciamiento", aunque no se detalla cómo serán estas condiciones.

Sin embargo, consultando otras fuentes es posible establecer una idea sobre cómo se van a producir estas aperturas.

A continuación, se explica cómo será la apertura de playas y piscinas durante la desescalada.

Así abrirán las playas y piscinas

Las playas ya se están preparando para el verano. A nadie se le escapa que, aunque sean lugares abiertos al público, al producirse grandes aglomeraciones aumenta el riesgo de contagio. Por ello, hay que poner en marcha algunas medidas de protección.

Varias de las ideas que se empiezan a tener en cuenta son la reserva de sitio mediante apps, drones para vigilar el aforo o cuadrículas para dividir la arena. En las más de 3.500 playas españolas el riesgo no se encuentra en el agua, sino en la arena, y debido a esto se puede hacer necesario controlar el aforo.

Algunas playas, como es el caso de Fuengirola (Málaga), utilizarán un sistema de inteligencia artificial para vigilar el aforo. Este programa dará información a tiempo real sobre la afluencia de personas a través de una app. Por tanto, gracias a esta aplicación podrás saber si la playa se encuentra en situación verde (disponible), amarillo (ocupada al 75%) o rojo (no pueden entrar más personas).

Otra posibilidad es que las playas se dividan en diferentes sectores según el tipo de población: adultos, familias con niños y personas de más de 65 años. Además, siempre controlando el aforo. Esta es la idea que se plantea en Lloret del Mar (Girona), y Llanes y Ribadesella (Asturias).

Algunas ideas presentadas hace varias semanas, como es la implantación de cubículos transparentes en la arena, parecen ya descartadas a estas alturas.

Leer más: Cuándo abren los gimnasios y qué limitaciones van a tener

La apertura de piscinas también se va a producir con estrictas medidas de seguridad. El Boletín Oficial del Estado (BOE) permite que las piscinas municipales abran con un aforo del 30%, cita previa y trabajos de desinfección varias veces al día. Además, los bañistas tendrán que mantener la distancia de seguridad de 2 metros.

El Ayuntamiento de Madrid ya ha decidido no abrir sus piscinas públicas hasta el mes de julio, siempre dependiendo del avance del COVID-19, y en Valencia plantean abrir nada más entrar en fase 2, aunque sólo para los vecinos de la ciudad. Por tanto, aunque este verano puedas ir a piscinas y playas, siempre será con algún tipo de limitación.

Y además