Pasar al contenido principal

We Are Knitters, la startup española que arrasa con la venta de ovillos por internet, crece un 100% en España durante el confinamiento

Alberto Bravo y Pepita Marín, cofundadores de We Are Knitters.
Alberto Bravo y Pepita Marín, cofundadores de We Are Knitters. Cortesía de We Are Knitters.
  • La startup española We Are Knitters, que ha conquistado el mundo entero desde 2011 con sus kits para tejer tú mismo tus prendas, aumenta su facturación y fama en España en un 100% durante el confinamiento. 
  • "España ahora representa entre un 7% y 8% con el crecimiento de estos últimos, pero generalmente suele ser un 5%", detalla a Business Insider España, Alberto Bravo, cofundador de We Are Knitters.
  • Cerró el año fiscal de 2019 con una facturación 13 millones de euros y, a pesar de la incertidumbre que ronda a toda la actividad económica del país, prevé cerrar 2020 con una facturación de hasta 18 millones de euros. 
  • Alberto Bravo y Pepita Marín, cofundadores y unos de los 30 jóvenes más influyentes del país, cuentan a Business Insider España cómo han salido reforzados de la crisis del COVID-19.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Después de recorrer el mundo entero, con sede en Madrid y almacenes en Alemania y Estados Unidos, We Are Knitters triunfa en España en medio del confinamiento con un incremento del 100% en sus ventas de kits de tejer —y un 250% entre los vecinos italianos. 

"Está feo decirlo, pero la situación nos ha favorecido", dice Alberto Bravo a Business Insider España, cofundador de We Are Knitters junto a Pepita Marín, quienes han sido reconocidos como unos de los 30 jóvenes más influyentes del país.

La empresa, que es también 100% española, provee de kits para tejer, agujas, lanas y patrones con los que podrás experimentar también fuera de la cuarentena en la época poscovid. Pero ha sido esta, especialmente durante los meses de marzo y abril, la que ha conseguido números récord que han alimentado considerablemente su facturación en España, sin tener que adaptar su modelo de negocio.  

Leer más: "Las startups llevan la innovación en su ADN": así es como se están reinventando estas 11 empresas por la crisis del coronavirus

"España ahora representa entre un 7% y 8%, con el crecimiento de estos últimos, pero generalmente suele ser un 5%", detalla Bravo sobre un dato que, con anterioridad, Business Insider España había reflejado en una entrevista con Pepita Marín, cofundadora.

En marzo, la que se dio a conocer en 2011 y que, hasta la fecha, ha levantado 1 millón de euros, cerró su año fiscal con una facturación de 13 millones de euros, 3 millones más que el año anterior, pero unos 5 millones menos de con los que espera cerrar 2020. 

Agujas de We Are Knitters.
Agujas de We Are Knitters. Cortesía de We Are Knitters.

"Hemos levantado en total un millón de euros junto a inversores como Cabiedes and Partners Inversor, Yago Arbeloa [de B-Venture], François Derbaix [cofundadores de Toprural o Rentalia] y Marcos Salves [fundador de El Tenedor]", explicita Bravo.

"Está previsto que crezcamos bastante, pero todavía hay mucha incertidumbre. Abril ha sido nuestro mejor mes en la historia, cosa que jamás ha sucedido. Nuestro negocio es muy estacional —noviembre, diciembre o enero, apunta— Este año prevemos que estemos en 17 o 18 millones de euros".

Y confía en que, aunque se levante el confinamiento, muchos van a seguir queriendo hacer más cosas en casa que fuera. 

"Prevemos que estos meses aunque no haya confinamiento, nuestro crecimiento será mayor de lo habitual".

"Si no hubiésemos hecho marketing, se habría vendido todo igualmente", sostiene Bravo

Con 28 personas que conforman la startup detrás de los más de 572.000 seguidores que tienen en Instagram, We Are Knitters se ha centrado en acercar más —si cabe— su producto al hogar.

"Hemos intentado, durante este tiempo, hacer mucho más engangement [conexión y compromiso con sus usuarios] en redes sociales. Estamos haciendo tutoriales en directo, compartimos trucos gratuitos e intentamos poner fotos que trasladen la realidad. Ya hemos empezado a poner cosas en la calle pero, al principio, las fotos las hacíamos en casa. Así la gente se siente identificada y piensan "esta persona lo está haciendo en casa, yo también lo puedo hacer".

Y, cómo no, ha coincidido con las búsquedas top del confinamiento: qué cosas se pueden hacer en casa durante la cuarentena.

"Si no hubiésemos hecho marketing, se habría vendido todo igualmente", sostiene Bravo

Tejer con We Are Knitters.
Tejer con We Are Knitters. Cortesía de We Are Knitters.

Pero, a pesar del confinamiento, las restricciones de movimientos y cierres de fronteras, que ya empiezan a levantarse, su modelo de negocio es casi 100% online y ha permanecido intacto, dice Bravo: 

"Nuestra ventaja es que somos un producto online. Nuestra facturación, el 99,9%, viene de nuestra página web. Esto nos ha permitido seguir operando y, una casualidad total y absoluta, es que teníamos los almacenes hasta arriba. Si nos hubiese pasado esperando un cargamento, hubiese sido fatídico. Por lo que nos hemos salvado de no quedarnos sin stock", cuenta el cofundador.

Crecimiento en vertical y futuras 'pop up stores' para 2021: los planes de We Are Knitters

Bravo reconoce que su actividad estacional no auguraría unas ventas escandalosas como las que acaban de pasar. 

"Somos los helados del invierno. Cuando empieza a hacer frío empezamos a vender mucho, y en cuanto empieza el calor ya vendemos menos. Tenemos cosas para verano, pero la actividad en sí se practica en meses fríos".

Pero, de cara a futuro, sus planes están centrados en el crecimiento vertical. Es decir, otras técnicas, que verán la luz entre agosto y septiembre. Mientras, consideran, para 2021, acercarse al público español también en el comercio offline —unos planes truncados que se han tenido que posponer por la propagación de la pandemia. 

Leer más: La crisis del coronavirus está forzando 2 grandes cambios en el estancado mercado de software empresarial: cuál es la razón por la que algunas startups ya se están beneficiando de esta situación

"En febrero y marzo estábamos organizando una pop up store en Madrid y Nueva York para otoño, pero hemos pospuesto totalmente estos planes. Si lo hiciésemos, los resultados que tuviésemos no iban a ser reales por los controles de aforo, la situación de incertidumbre y la gente que piensa que si puede pedirlo online para qué arriesgarse a ir a la tienda".

Aunque, tras conocer el producto más vendido de la compañía en plena primavera, el otoño sólo ratificará su éxito.

"Sorprendentemente, han sido las mantas [el producto más vendido]. Viene el calor, pero son muy fáciles de hacer y no tienen forma, ni nada. Así que, de momento, vamos a sacar nuevas técnicas y nuevas fibras para ir ampliando la oferta de lo que tenemos", dice mientras augura que si se alargase esto en el tempo, la startup seguiría sacando beneficios.  

Y además