Menos del 20% de los españoles se vacunan cada año contra la gripe, pero este año será más importante que nunca para combatir el coronavirus

El primer ministro británico, Boris Johnson, se vacuna contra la gripe.
Reuters
  • El 18% de la población general española se vacuna contra la gripe, según los datos informados en la Reunión Anual de la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS) del 2019. 
  • Al año, en torno a medio millón de personas en nuestro país pasan esta infección, que causa 35.300 hospitalizaciones y 6.300 muertes.
  • Este año la preocupación por la coincidencia de los brotes de coronavirus con la temporada de gripe ha hecho que las autoridades sanitarias y los profesionales urjan a la población a recibir la inyección. 
  • "No tenemos suficiente experiencia con casos de coinfección", advierte Isabel Sola, científica titular y codirectora junto a Luis Enjuanes del laboratorio de coronavirus del CNB. 
  • Además, vacunar a los niños contra la gripe también podría facilitar la identificación de los casos de coronavirus en el entorno escolar. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El 18% de la población general española se vacuna contra la gripe, según los datos informados en la Reunión Anual de la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS) del 2019. 

En España, la vacunación contra la gripe no es obligatoria y solo están incluidos como grupos de riesgo los mayores de 65 años de edad, las mujeres embarazadas, las personas con enfermedades crónicas y los fumadores.

La inyección no se puede administrar a niños menores de 6 meses y, por lo demás, la vacunación a los menores queda a elección de los padres. 

Al año, en torno a medio millón de personas en nuestro país pasan esta infección, que causa 35.300 hospitalizaciones y 6.300 muertes, según el Sistema de Vigilancia de la Gripe en España

Si esas cifras de por sí no son ya de por sí suficientes para animar a ponerse la vacuna —la única manera de prevenir la enfermedad— este año la preocupación por la coincidencia de los brotes de coronavirus con la temporada de gripe ha hecho que las autoridades sanitarias y los profesionales urjan a la población a recibir la inyección. 

Leer más: El plan global de la vacuna contra el COVID-19 cuenta con 156 países, pero no con EEUU y China

De hecho, algunas autonomías, como Andalucía, han tomado la decisión de obligar a los grupos de riesgo, como los mayores de 65 años, a ponerse la vacuna. 

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hecho un llamamiento a toda la población para que se vacunen contra la gripe. 

“Eso también va a ayudarnos a protegernos del virus y, además, va a ayudar y mucho a los profesionales sanitarios”, aseguró el jefe del Ejecutivo.

Leer más: El COVID-19 puede dañar las células inmunes de la médula ósea, según una nueva investigación

El riesgo de la coinfección todavía no se conoce, pero los expertos no quieren arriesgarse 

Las advertencias de Sánchez coinciden con las de todos los expertos, que temen cómo pueda afectar a los pacientes un cuadro de coinfección en de gripe y el COVID-19 y que el sistema sanitario colapse ante la coincidencia temporal de ambos brotes. 

"No tenemos suficiente experiencia con casos de coinfección", ha advertido ya Isabel Sola, científica titular y codirectora junto a Luis Enjuanes del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en una entrevista con Business Insider España. 

Un reciente estudio podría arrojar algo de luz sobre la incertidumbre, pero las noticias no son buenas y refuerzan la necesidad de vacunarse contra la gripe al revelar que la coinfección aumenta el riesgo de muerte. 

Los hallazgos se basan en una pequeña investigación que ha analizado los casos de 58 pacientes en Reino Unido y que revela que el 43% de los que tenían coronavirus y gripe a la vez murieron en comparación con el 26,9% de los que dieron positivo solo para COVID-19.

Los resultados coinciden con la estimación de los expertos que publicaron en junio un artículo en JAMA Network asegurando que "la confluencia de la enfermedad coronavirus 2019 (COVID-19) y la gripe estacional este otoño e invierno dará lugar a una morbilidad y una mortalidad considerables, lo que supondrá un estrés para el sistema de salud". 

Leer más: Los test de antígenos se consolidan como la solución a la falta de capacidad de diagnóstico del coronavirus, pero la ciencia deja claro que no son perfectos

La vacunación en niños podría ayudar a evitar el colapso sanitario y a identificar mejor los casos de coronavirus 

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, también ha hecho énfasis en la importancia que iba a tener este otoño la vacunación contra la gripe y ha planteado la opción de adelantar el proceso.

“Tendría un efecto bueno, reducir el número de personas que la tenga, no lo haría en un grado muy alto, pero sí lo suficiente el número de cuadros compatibles con el coronavirus y daría menos problemas para identificar cuadros distintos de COVID-19 y gripe”, ha explicado.

Esto es especialmente importante en el caso de los niños, que, aunque parece tienen una capacidad de contagio del COVID-19 menor que los adultos, "en la gripe se sabe que juegan un papel muy importante", recuerda Isabel Sola. 

Por tanto, el otoño podría ver un importante incremento de casos con síntomas parecidos a los del coronavirus pero con dificultades para identificar si se trata de una gripe o es realmente COVID-19. Esto se suma a la ya de por sí difícil identificación de los alumnos contagiados por coronavirus, ya que normalmente presentan un perfil asintomático. 

Los profesionales sanitarios están preocupados por la coincidencia de la gripe con el coronavirus en el entorno escolar, ya que solo la gripe suele causar "un colapso del sistema sanitario en pediatría habitual en los dos primeros trimestres del año académico", según señala un informe del CSIC. 

Para intentar paliar esto en la medida de lo posible, el informe del CSIC insiste en que "es muy aconsejable que tanto los niños como el personal escolar se vacunen contra la gripe". 

Leer más: El caos de los códigos para notificar positivos en la app de rastreo del coronavirus cuestiona la efectividad de RadarCOVID un mes después de su puesta en marcha

El plan de España pasa por comprar más vacunas y aumentar la cobertura en los grupos de riesgo 

El Gobierno tiene un plan que planificó en julio y que está recogido en el Plan de Respuesta Temprana en un Escenario de Control de la Pandemia en el que se contempla la compra de más vacunas contra la gripe. 

"Existen evidencias científicas de la posibilidad infección simultánea en la misma persona por ambos virus, sin que todavía esté claro el efecto que esta coinfección puede provocar", explica el documento. 

"Ante la situación de eventual coincidencia de ambas epidemias, sin tratamiento específico altamente efectivo contra ninguno de los dos virus, se considera prioritario prevenir el impacto de la gripe en este otoño-invierno aumentando su cobertura de vacunación", concluye.

El objetivo de la campaña de vacunación de esta temporada busca alcanzar o superar coberturas de vacunación de un 75% entre los mayores de 65 años y en el personal sanitario y sociosanitario, y de un 60% entre embarazadas y personas en condiciones de riesgo.

La temporada pasada la tasa de vacunación de los mayores de 65 apenas llegó al 54%, mientras que la de las embarazadas fue de un 40,6% y la del personal sanitario, de un 35%, según revelan los datos del propio ministerio.

Leer más: El "coladero" de Barajas, a examen: qué dicen exactamente los estudios científicos sobre el contagio de coronavirus en aviones

Las medidas contra el coronavirus podrían detener también la transmisión de la gripe

Algunos expertos también se muestran optimistas ante la posibilidad de que las medidas de higiene que se están siguiendo para controlar la pandemia de coronavirus tengan también un efecto para frenar la propagación de la gripe. 

"Si se siguen bien, podríamos encontrarnos con que no solo se frena la transmisión del coronavirus, sino también la de la gripe", asegura Isabel Sola. 

Por tanto, en el mejor de los casos, la gripe (así como otro tipo de virus respiratorios) tendría una incidencia menor este año, algo que parece que ya ha ocurrido en los países que ya han pasado la temporada de gripe, como Chile, Australia o Nueva Zelanda. 

A finales de julio, Chile había registrado solo 1.134 infecciones respiratorias estacionales en lo que va de año, en comparación con las 20.949 del mismo período del año pasado.

Leer más: Por qué apostar todo a la inmunidad de rebaño para detener la pandemia es un error

Por otro lado, en las dos últimas semanas de junio, Australia registró solo 85 nuevos casos de gripe confirmados, en comparación con los 22.047 casos confirmados en las dos semanas anteriores al 30 de junio del año anterior, según el Sistema Nacional de Vigilancia de Enfermedades de Australia.

Aunque invita a tomar los datos con cautela, la Organización Mundial de la Salud, reconoce que "las diversas medidas de higiene y distanciamiento físico aplicadas por los Estados Miembros para reducir la transmisión del virus del SARS-CoV-2 han contribuido probablemente a reducir la transmisión del virus de la gripe". 

"En todo el mundo, la prevalencia de la gripe notificada es menor de lo previsto para esta época del año", concluye el organismo.

LEER TAMBIÉN: Un estudio aviva la preocupación al sugerir que la coinfección por gripe y coronavirus podría aumentar el riesgo de muerte

LEER TAMBIÉN: Los colegios de médicos lanzan un grito de auxilio para alertar del colapso inmediato de la atención primaria

LEER TAMBIÉN: La Organización Mundial de la Salud autoriza un ensayo clínico que probará la eficacia de hierbas medicinales contra el coronavirus

VER AHORA: Hay mundo más allá de los perfiles tecnológicos: estas son las habilidades más demandadas ahora mismo, según el CEO de LinkedIn España