El coronavirus provoca un descalabro salvaje en las bolsas de todo el mundo: 4 expertos analizan si estamos ante el inicio de una crisis económica como la de 2008 y dónde puede encontrarse el suelo

Agujero gigante en el suelo
Reuters
  • El Ibex 35 sufrió la mayor caída de su historia al dejarse un 14,06% hasta los 6.390 puntos. Un descalabro no visto antes y que a muchos inversores les hace rememorar algunos de los peores episodios de la historia como el crash del 87 o el estallido de la gran recesión global del 2008.
  • El impacto del coronavirus se ha hecho notar con mucha fuerza y ahora emergen muchas preguntas para aquellos que se cuestionan si se trata de un episodio pasajero o si, por el contrario, es el inicio de una tendencia a la baja mucho más profunda en las bolsas que terminará repercutiendo gravemente sobre la economía real.
  • Hasta cuándo puede permanecer esta sangría? ¿Se da el pistoletazo de salida a una crisis como la del 2008? Los expertos opinan al respecto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Ibex 35 sufrió la mayor caída de su historia al dejarse un 14,06% hasta los 6.390 puntos. Un descalabro no visto antes y que a muchos inversores les hace rememorar algunos de los peores episodios de la historia como el crash del 87 o el estallido de la gran recesión global del 2008.

El impacto del coronavirus se ha hecho notar con mucha fuerza y ahora emergen muchas preguntas para aquellos que se cuestionan si se trata de un episodio pasajero o si, por el contrario, es el inicio de una tendencia a la baja mucho más profunda en las bolsas que terminará repercutiendo gravemente sobre la economía real.

No cabe duda de que el miedo campa a sus anchas en los principales índices bursátiles mundiales, con desplomes en Wall Street (con el S&P 500 yéndose a niveles no vistos desde 2017) y con el DAX alemán situándose en cotas que no tocaba desde comienzos de 2016.

¿Hasta cuándo puede permanecer esta sangría? ¿Se da el pistoletazo de salida a una crisis como la del 2008? Los expertos opinan al respecto.

La imagen del 2008 como ejemplo

Ahí está el quid del problema. En la memoria reciente se encuentran recuerdos negativos que hacen saltar las alarmas para muchos operadores y gestores de fondos. En todos los parqués se está palpando ese termómetro bursátil que trata de anticiparse ante un clima febril a causa del coronavirus. ¿Es el comienzo de algo muy negativo?

Tal y como comenta Sara Carbonell, directora de CMC Markets, esto puede suponer el inicio de “una crisis gorda”, dado que el impacto en la economía “es obvio”. Compañías áreas, restaurantes, pymes, empresas de servicios, afirma, se van a ver afectadas, por lo que eso se traslada directamente a la economía real.

Según Gisela Turazzini, CEO de Blackbird Bank, si se atienden a cifras, el evento del coronavirus es “ya el peor evento de volatilidad del Siglo XXI en Europa”, al mismo nivel que el 2008 y por encima ya de otros “como la crisis de deuda de 2012, la crisis del Brexit o el ataque a las torres gemelas de 2001”.

Leer más: Teletrabajo, higiene, sanidad, investigación y educación: 5 lecciones que nos está dejando la crisis del coronavirus y que cuestionan nuestro modelo de sociedad

A su modo de ver, este episodio pasará a la historia de la bolsa y ahora debemos entender “hasta qué nivel”. Así, si se observa el indicador del miedo, el VIX, cotiza actualmente en niveles superiores a los de 2008. En esta línea, el coronavirus se situaría entre los 3 eventos de volatilidad más importantes de la historia, “junto con el 1929 y el 2008”, analiza.

Por eso Turazzini confirma que no se está viendo “el inicio de una crisis como la del 2008”, sino que el mercado se encuentra “en medio de un crash como el de ese año”.

Por su parte, Joaquín Robles, analista de XTB señala que hasta el momento el mercado “está sufriendo una crisis de confianza”, por lo que, para alcanzar los niveles de 2008, la crisis “debería trasladarse al crédito”

El temor de los inversores es que “las medidas extremas que están adoptando los gobiernos paralicen la actividad económica” de tal forma que lleve a la economía global “hacia una recesión”. Aunque las herramientas coordinadas entre los bancos centrales y los gobiernos puedan provocar rebotes en el corto plazo, en caso de que se prolongue esta situación, “estas medidas podrían tener efectos muy limitados”, avisa.

El poco margen de los bancos centrales

En opinión de Rafael Ojeda, analista macro de Fortage Funds, este episodio recuerda al de la crisis del 2008 no solamente por las caídas que está teniendo el mercado, que está perforando absolutamente todos los soportes sin ningún tipo de freno, sino porque además “las medidas que los gobiernos y los bancos centrales están abocados a tomar van a dejar muy poco arsenal para cuando finalice el ciclo”.

Así, según apunta Carbonell, la tostada ya la ha pasado Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, a los gobiernos por ese mismo argumento. De este modo, cabe ver que las medidas que puedan aplicarse por parte de los distintos poderes legislativos en Europa sean de “apretarse el cinturón”, lo que conlleva “medidas fiscales importantes para la población”, anticipa.

Abril, un mes clave para las empresas

Robles concreta que en abril se conocerán los resultados empresariales que incluirán el impacto del coronavirus durante los meses de febrero y marzo, lo cual es fundamental para adivinar el devenir de los siguientes meses. Y es que una caída notable en las cuentas de las compañías podría dejar a las empresas “sin capacidad para devolver sus emisiones de deuda”, alerta.

En el caso de que las caídas sean muy fuertes, se podrían “producir recalificaciones de deuda”. Numerosas empresas han aprovechado los bajos tipos de interés para emitir deuda durante los últimos años. Mucha de esta deuda es BBB, el último tramo de investment grade, solo con que baje un escalón “se convertiría en High Yield o bono basura”, relata el experto.

Leer más: Las pymes recibirán una inyección de 14.000 millones de euros para mitigar el impacto del coronavirus vía aplazamiento de impuestos

Esto se traduce en que muchos fondos de inversión se verían obligados a vender estos bonos por su mandato de gestión, que solo les permite tener deuda de alta calificación crediticia.

A su vez, esa venta masiva de bonos podría encontrarse “con un riesgo de contrapartida”, ya que dichos bonos no encontrarían una demanda sólida, lo que “iniciaría una nueva crisis de crédito”. El mercado podría volver a entrar en una espiral negativa “como ocurrió en 2008”, donde las empresas con mayores dificultades financieras “se enfrenten a restructuraciones y despidos masivos”, afirma en el peor de los escenarios.

El suelo de las bolsas

Cuestionados por los niveles en los que los índices pueden encontrar soportes los expertos no se muestran especialmente optimistas. Según Turazzini, no se puede saber con certeza “la profundidad de la herida”. Lo que sí se conoce, agrega, es que las bolsas americanas han corregido un 22% y que podrían “extenderse hasta un 35-40%, si lo comparamos con el 1987”.

El evento de 1987 duró dos semanas, con una semana de locura que hundió el Dow Jones un 41% en términos absolutos, para cerrar con un 25% de pérdidas. Los niveles actuales son ya de rebote, pero las dilataciones “pueden empujar más las bolsas”, asegura.

Asimismo, Robles cree que si la crisis del coronavirus encabeza un cambio ciclo hay que tener en cuenta que a los mercados todavía les podría quedar “recorrido a la baja”. Si se toma de referencia las últimas dos crisis globales en 2008, las bolsas “bajaron entre un 55 – 65%, mientras que en 2001 las caídas fueron del 55 -60%”, concluye.

Última hora sobre el coronavirus en Business Insider España:

VER AHORA: Mascarillas, grupos burbuja o PCR masivos: cómo han preparado otros países la vuelta a las clases para prevenir contagios

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Mercados
  3. Bolsa
  4. Wall Street
  5. Trending
  6. Top