¿Qué debes tener en cuenta para comprar una vivienda de segunda mano?

Pareja recibe las llaves de una vivienda
Getty
  • Comprar una vivienda de segunda mano es un proceso que muchos usuarios llevan a cabo y que tiene una serie de conceptos asociados que debes seguir de cerca.
  • Sigue leyendo para ver qué se ha de tener en consideración a la hora de comprar una propiedad de segunda mano.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El interés por la compra de una vivienda de segunda mano ha crecido en España.

Los datos muestran la evolución de esta tendencia, ya que el ahorro se ha incrementado y la puesta por la compra de los inmuebles como vivienda habitual o como inversión ha crecido. 

Según datos del Consejo General del Notariado correspondientes, mientras que la compraventa de pisos nuevos bajó hasta un 34% interanual, la venta de los de segunda mano se incrementó en cerca de un 3,5%. La tendencia está clara y saber todos los aspectos que tener en cuenta pueden ayudar a ordenar y planificar las finanzas personales.

Teniendo en cuenta todas las cifras, parece que el mercado inmobiliario de segunda mano es uno de los más activos en la actualidad. Pero comprar en una propiedad de este tipo requiere de algunas comprobaciones previas para asegurarnos que después de la compra no tendremos ningún problema. 

Los conceptos fundamentales

El mercado de las viviendas de segunda mano es uno de los más dinámicos porque en la actualidad ofrece precios muy competitivos. Pero ese precio puede variar considerablemente si la casa o el piso requieren de obras de rehabilitación o restauración. Por eso, es de vital importancia revisar minuciosamente la vivienda: desde el estado de la estructura o de las instalaciones de luz, agua, gas o calefacción, hasta el estado de los muebles de la cocina y el baño o de las puertas.

Además de evitarte una sorpresa desagradable una vez realizada la compra, toda la información que recojas antes de la adquisición nos ayudará a decidir qué obras tendríamos que realizar y su presupuesto estimado, un buen motivo para elegir si esa casa es la más adecuada para ti.

Por otra parte, si se trata de un piso o de una vivienda unifamiliar, el segundo paso es revisar la situación de los espacios comunes. ¿Se trata de un edificio muy viejo? ¿Necesitará de reformas en breve? ¿Cómo está el ascensor? ¿Tiene piscina? ¿En qué situación está?

Es también información importante que debes tener en cuenta para evitar llevarte una desagradable sorpresa por tener que hacer frente a una derrama desmesurada nada más comprar una vivienda de segunda mano. En la comunidad de propietarios, el administrador o el presidente te podrán indicar si tienen previsto algún tipo de obra a corto plazo

El presupuesto y los gastos de compra son la principal referencia

A pesar de que resulte una obviedad, muchos compradores no le dan la importancia que se merece. Busca comprar un piso que te puedas permitir pagar. Tal cual. 

Coge la calculadora y haz números. La compra de una vivienda exige que al menos tengas ahorrado el 30-35% de su valor, ya que al margen de costear el 20% que no suele cubrir la hipoteca deberás destinar otro 10-15% para hacer frente a los gastos de la operación, según los préstamos hipotecario que están concediendo los bancos.

En el caso de que decidas comprar al contado, entre otros gastos que deberás hacer frente están los aranceles notariales por la escritura de compraventa, la inscripción de ésta en el Registro de la Propiedad y los honorarios de la gestoría (si recurres a sus servicios

Habitualmente, también es posible que tengas que pagar una parte proporcional del IBI. A estos gastos debes sumar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que supone entre un 4% y un 10% del valor de la vivienda según la comunidad autónoma.

Si la adquisición de la vivienda de segunda mano es con hipoteca añade la tasación del inmueble (unos 300 euros), la comisión de apertura del préstamo hipotecario (en el caso de que la hubiera) y las copias de las escrituras del préstamo.

Comprobar el estado de la casa es primordial

Cuando buscas pisos de segunda mano puedes elegir entre viviendas en buen estado o para reformar. Si prefieres comprar una casa para adaptarla a tu gusto es fundamental que hagas calcules cuánto te puedes dejar en reformarla. El presupuesto te ayuda a tener negro sobre blanco

Pero más allá de que necesite o no una mejora, es escencial que siempre revises el estado general de la vivienda que quieres tener en propiedad. La instalación eléctrica y la fontanería son 2 conceptos que debes inspeccionar con atención cuando vayas a comprar.

Cuidado con las cargas

También, hay que comprobar que la vivienda no tenga ninguna carga añadida. Este punto también resulta esencial, no obstante, ¿qué información debes pedir?, y ¿a quién? La comunidad de propietarios; el administrador o presidente de la comunidad te dirá si el piso tiene alguna deuda pendiente con la comunidad.

Tienes la posibilidad de informarte sobre la situación del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Una vez más, si los anteriores propietarios tienen alguna cuota pendiente, también podría recaer sobre el nuevo propietario una vez firmado el contrato de compraventa.

En el Ayuntamiento también podrás consultar si la calle o zona donde se sitúa el edificio está afectada por algún plan de urbanización o expediente urbanístico que pueda suponer algún inconveniente en el futuro.

Como has podido ver, si no quieres equivocarte en tu búsqueda de pisos de segunda mano es importante que sigas estos consejos. Una recomendación final es que, antes de cerrar la compra de la vivienda, recurre a un arquitecto para que evalúe contigo las reformas que son necesarias y te facilite un presupuesto aproximado.

Otros artículos interesantes:

Esta es la hipoteca que puedes pedir si cobras 20.000 euros al año

9 errores comunes que hacen que se disparen tus gastos a la hora de hacer obras en casa

3 principales peligros de no invertir tus ahorros

Te recomendamos

Y además