Nuevos frentes electorales y reconfiguración de los espacios a izquierda y derecha: los principales desafíos políticos que 2022 guarda para España

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España.

REUTERS/Enrique Calvo

  • La reconfiguración de espacios a izquierda y derecha, con la candidatura de Yolanda Díaz a las generales, o la batalla interna del PP entre Casado y Ayuso, marcarán 2022.
  • Todo mientras la imagen del Gobierno actual se deteriora por las últimas medidas contra el coronavirus aprobadas, y se anticipan elecciones autonómicas este nuevo año.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La legislatura supera su ecuador en 2022.

El Gobierno tiene hasta el 10 de diciembre de 2023 para celebrar las elecciones generales, después de que PSOE y Unidas Podemos lograran formar el primer Ejecutivo de coalición de la historia democrática de España a principios de 2020, tras las generales del 10 de noviembre de 2019.

Atrás quedan los tempetuosos años 2018 y 2019, cuando Pedro Sánchez alcanzó la Presidencia del Gobierno (primero, mediante una moción de censura al Gobierno de Mariano Rajoy, después mediante las elecciones de abril y noviembre de 2019). También se empieza a atisbar cómo será la acción política del Ejecutivo tras la pandemia del coronavirus.

No obstante, 2022 también arranca con la severidad de la sexta ola de la pandemia y la variante ómicron disparando la incidencia acumulada a lo largo del país. A pesar del éxito de la campaña de vacunación, la incertidumbre continuará durante unos meses, también en el plano político.

2021 termina con el 'pacto de Nochebuena' con el que la ministra de Trabajo y vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, ha desbloqueado la reforma laboral. Era una de las promesas más repetidas por ambas formaciones del Ejecutivo; la de derogar la anterior (de hace casi 10 años), y uno de los mayores obstáculos para seguir captando los fondos europeos.

España seguirá el camino de Chile y regulará por ley las neurotecnologías que busquen ampliar cognitivamente al ser humano, como las de Elon Musk: por qué es urgente

Más allá de la pandemia y de la recuperación económica, el nuevo año también presenta una serie de desafíos en política. El desgaste de Ciudadanos, el auge de Vox o la resiliencia de Unidas Podemos mientras la propia Díaz trata de capitalizar una nueva candidatura unificada de izquierdas marcarán el 2022.

Todo con un horizonte por el que, además de haber superado su ecuador, la actualidad electoral volverá a hacer acto de presencia. Castilla y León tendrá su cita con las urnas en las autonómicas anticipadas del domingo 13 de febrero. En Andalucía, el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, todavía no ha concretado nada, aunque el anticipo también es previsible.

Estos son los principales desafíos políticos y electorales que presenta el 2022 a España.

Nuevos frentes electorales

Recuento de voto en las elecciones

Las elecciones del domingo 13 de febrero en Castilla y León abrirán un nuevo año electoral. Después de las repeticiones electorales de 2019 (año en el que también coincidieron elecciones municipales, autonómicas en varias comunidades y europeas), parecía que el intenso periodo electoral al que los ciudadanos se habían aclimatado no iba a volver.

Pero, y a pesar de la pandemia, el calendario electoral no se ha detenido. En julio de 2020 llegó el turno de País Vasco y Galicia, mientras que ya en 2021 llegó el turno de Cataluña (en febrero) y Madrid (en mayo). Estas últimas jornadas fueron de gran calibre, dado que la primera se jugaba una vez más una suerte de plebiscito independentista y Salvador Illa, hasta entonces ministro, concurría.

En el caso madrileño, el interés fue absoluto dado que Pablo Iglesias dimitió como vicepresidente segundo del Ejecutivo nacional para concurrir con las siglas de Unidas Podemos. A pesar de mantener el tipo electoral de su formación, Iglesias decidió dar un paso atrás inmediatamente después del recuento, y abandonó la primera línea de la política electoral.

Salvar a Podemos de la extinción y agilizar el cambio de ciclo político: 4 claves para entender por qué Pablo Iglesias deja el Gobierno para ser candidato en Madrid

No es seguro que las elecciones en Castilla y León adquieran tantísimo foco informativo, aunque los hechos se han sucedido de forma similar a ocasiones anteriores. Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la región, anticipó elecciones a 2022 cargando con dureza con quienes hasta ahora habían sido sus socios de Gobierno: Ciudadanos.

A nivel nacional, el movimiento se ha leído como uno de la dirección nacional del PP que podría ser la puntilla y el fin a la organización naranja. En Andalucía suenan tambores de guerra similares, con un posible adelanto electoral en la región, la primera de España en la que la organización de extrema derecha entró a un Parlamento a finales de 2018.

De no anticiparse las elecciones andaluzas, estas se celebrarían a principios de 2023, año en el que en mayo se podrían disolver Cortes generales para convocar elecciones generales.

Consolidar la recuperación económica y poner fin a la pandemia

Un camarero tirando una caña en un bar

Todo esto se produce en una tesitura difícil para el Gobierno, que en los últimos compases del 2021 ha vivido cómo su imagen se deterioraba por medidas que han sido difíciles de explicar, como el regreso de las mascarillas obligatorias en espacios exteriores.

La medida fue anunciada el 22 de diciembre y aprobada solo un día después por el Consejo de Ministros. Sánchez compareció ante los medios para explicar la medida. Sin embargo, lo más que pudo decir fue que la mascarilla no sería obligatoria en situaciones en las que se garantizara la seguridad, como el mantener la distancia interpersonal de más de metro y medio.

Sin embargo, fue al día siguiente la ministra de Sanidad, Carolina Darias, la encargada de explicar que la mascarilla no sería obligatoria únicamente si los ciudadanos se encontraban manteniendo esas distancias con los no convivientes en entornos naturales: en el campo.

Grupos de la oposición y a la izquierda del Gobierno no han comprendido la medida, al entender que lo que hoy se conoce del coronavirus revela su ineficacia en exteriores. No obstante, la posibilidad de que la transmisión de la variante ómicron sea mucho mayor ha llevado al Ejecutivo a tomar esta decisión.

Es una más de las muchas medidas que el Gobierno ha adoptado en los últimos dos años, prácticamente la totalidad de su legislatura, que ha deteriorado su imagen. Con todo, la campaña de vacunación ha permitido a España presumir de ser uno de los países europeos con el mayor índice de población vacunada, pero no ha sido lo suficiente para aportar certidumbre.

De 3 a 32 millones: Protección de Datos multa un 1.000% más y convierte a España en el sexto país europeo en sanciones por vulnerar el RGPD

En el horizonte inmediato se suma la gestión de la pandemia con esta nueva variante, la posibilidad de que aparezcan nuevas de estas variantes que compliquen todavía todo más, y el regreso paulatino a la normalidad prepandémica. Todo ello, sazonado con las medidas expansionistas con las que el Gobierno y la Unión Europea pretenden salvar la economía.

España ha sido el primer país de la UE en recibir los esperados fondos de recuperación contra el coronavirus. También fue uno de los primeros en entregar su plan de recuperación a Bruselas. Eso sí, la llegada de más fondos estaba constreñida a que la reforma laboral se aprobase y pactase antes de que terminase 2021.

Yolanda Díaz lo consiguió a días de terminar el año, con un acuerdo tripartito que permitirá desbloquear esta situación. 2022, no obstante, seguirá arrojando desafíos al Ejecutivo en el plano económico: las medidas tendrán que probar su eficacia mientras el mercado eléctrico sigue tensionado y algunas propuestas todavía se deben concretar más, como la reforma de la ley de alquileres.

También, por otro lado, claves para impulsar la nueva economía digital: la elección del primer presidente de la AEPD o la aprobación definitiva en Cortes de la esperada ley de startups.

La reconfiguración de la izquierda

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo de España.

De cara a las generales de 2023, el espacio a la izquierda del PSOE podría cambiar mucho. Aunque hoy están en liza formaciones como Más País o Unidas Podemos (que incluye a formaciones regionales como En Comú Podem), los últimos movimientos de la formación morada tras el abandono de Iglesias de la política apunta a un cambio de paradigma.

No está claro si el Podemos post Iglesias lo aceptará, pero la vicepresidenta Yolanda Díaz ya ha mantenido encuentros con dirigentes de la política para cimentar las bases de una gran candidatura unitaria en 2023 que palie la sangría electoral que podría sufrir Unidas Podemos, fruto de la deteriorada imagen que provoca haber tratado de gestionar una pandemia.

El perfil de Díaz sigue siendo institucional. 

Este gráfico explica uno de los motivos por el que las tensiones en el Gobierno de coalición crecerán

Hace unas semanas protagonizó una polémica alimentada en los medios de comunicación sobre que ella ya advirtió las posibilidades de que se produjese una pandemia (Trabajo publicó una guía de actuación a empresas y trabajadores días antes de que se decretase el confinamiento en marzo de 2020), también ha compartido parte del éxito del acuerdo de la reforma laboral con Sánchez.

Lo hizo en el tuit en el que celebraba que se hubiese alcanzado ese acuerdo, en el que incluía una imagen paseando por los jardines de Moncloa con el propio presidente del Gobierno.

Díaz lo ha advertido en varias ocasiones. Se considera rodeada de "egos", y si existe "mucho ruido" a su alrededor decidirá irse. Esa suerte de amenaza (es ahora mismo una de las directivas mejor valorada por los ciudadanos, según sondeos del CIS), Díaz celebrará en 2022 una gira por todo el país que alimente su candidatura.

Nuevos envites desde la derecha

Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado celebran la victoria del PP en las Elecciones de Madrid 2021

Uno de los nuevos actores políticos en 2023 será la plataforma de la España Vaciada. Después de que Teruel Existe lograse entrar en el Congreso de los Diputados con un escaño, formaciones a la derecha y a la izquierda en el hemiciclo han visto cómo esta "revuelta" podría suponer una amenaza a sus ansias electoralistas.

De hecho, algunas lecturas consideran que el adelanto electoral en Castilla y León permitirían al PP desactivar esa amenaza al menos en el ámbito de los comicios autonómicos.

Con todo, el PP ahora trata de recuperar terreno. La formación conservadora y el Gobierno no han alcanzado ningún acuerdo todavía para renovar el órgano de gobierno de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial, lo que se ha llegado a calificar de anomalía democrática. En función de los resultados que nazcan de las autonómicas de 2022, el PP podría variar su estrategia.

Todo apunta a la desaparición de Ciudadanos en muchas circunscripciones y a Vox como el socio irremediable de los populares. La organización de extrema derecha ha alcanzado el acuerdo presupuestario de la Comunidad de Madrid sin mayores aprietos, si bien sí ha presentado batalla con el alcalde de Madrid por las cuentas municipales.

Génova tratará de articular un discurso en el que Vox será ese socio irremediable de la misma manera que organizaciones de izquierdas o nacionalistas, como ERC o EH Bildu, lo son para el actual Gobierno del PSOE. Más allá de eso, los populares siguen aglutinando a buena parte del electorado de centro derecha o descontento con la gestión de la pandemia.

Sin embargo, de puertas para dentro, Pablo Casado y los suyos también tendrán que disputar una batalla por el control del partido en Madrid con Isabel Díaz Ayuso, que a raíz de la pandemia goza de un auge en su popularidad y muchos la ven cómo una amenaza para la dirección nacional.

2022 será el año clave para que las distintas organizaciones políticas clarifiquen los escenarios de los que parten y sobre los que construirán sus posibilidades auténticas de superar a sus adversarios en las elecciones generales de 2023.

En definitiva, este 2022 solo quedará poco más de un año para volver a las urnas.

Otros artículos interesantes:

Los españoles quieren un modelo económico más sostenible, pero desconfían de las instituciones actuales para lograrlo, según un reciente estudio

El boyante ecosistema tecnológico europeo quiere políticas climáticas eficaces, pero no todo el mundo está de acuerdo en qué significa exactamente eso

España sufre la mayor caída de la Unión Europea en confianza económica

Te recomendamos