MIND diet, la dieta creada por Harvard para proteger el cerebro del envejecimiento

comida saludable
  • Si quieres comer siguiendo las pautas de la dieta MIND,empieza por ponerle arándanos al yogur como desayuno y verduras de hojas verde a las comidas varias veces a la semana. También favorece las legumbres y el pescado frente a la carne roja.
  • Creada por investigadores de Havard y el centro Médico de la Universidad Rush, esta alimentación se centra en promover la salud del cerebro que envejece.

Se estima que entre 500.000 y 600.000 españoles padecen demencia. Cifra que para 2050 podría alcanzar el millón de casos. Por lo que no es descabellado pensar si hay algo qué puedas hacer para reducir tu riesgo en el futuro.

A día de hoy no existe tratamiento capaz de frenarla o impedir que aparezca. Aunque merece la pena ser optimista, pues comienzan a vislumbrarse tratamientos prometedores en el horizonte

No obstante, los expertos consideran que hasta el 40% de los casos podrían evitarse con cambios en el estilo de vida. Dormir 7 horas cada noche, mantenerse socialmente activo o cuidar tu salud auditiva son algunos de las cosas sobre las que puedes actuar para minimizar las probabilidades.

Seguir una alimentación es por supuesto otra de ellas. Lo que comes tiene un gran impacto en la salud. Los especialistas creen que lo que pones en tu plato puede influir en la aparición de enfermedades tan graves como las cardiopatías o el cáncer. También en el azlheimer y otras afecciones neurodegenerativas.

La fusión entre la dieta Mediterránea y la dieta DASH, conocida como dieta MIND, se centra en la salud del cerebro que envejece. Lo hace priorizando una serie de alimentos que se cree que protegen este órgano mientras limitan la ingesta de aquellos nocivos

Qué es la dieta MIND

En 2015, la doctora Martha Clare Morris y sus compañeros del Centro Médico de la Universidad Rush y de la Escuela Chan de Salud Pública de Harvard publicaron 2 artículos (este y este) en los que presentaban la dieta MIND. 

Tanto la dieta mediterránea como la dieta DASH ya se habían asociado con la preservación de la función cognitiva, posiblemente por los efectos protectores contra enfermedades cardiovasculares, que a su vez preservaban la salud cerebral.

Con esto en mente, el equipo de investigación siguió durante una década a un grupo de más de 1.000 ancianos sanos del Proyecto Rush de Memoria y Envejecimiento (MAP). Observaron que aquellos que seguían estos 2 tipos de alimentación —que prioriza los vegetales frutas, los cereales integrales, las proteínas magras y las grasas saludables—tendían a tener una mejor cognición, hasta 7,5 años más jóven, que los que no lo hacían

Qué comer para retrasar la edad biológica de tu cerebro 

El grupo de científicos elaboró entonces una puntuación de la dieta MIND, para identificar los alimentos y nutrientes, junto con el tamaño de las raciones diarias, relacionados con la protección contra la demencia y el deterioro cognitivo. 

Qué comer en la dieta MIND

De manera más concreta, la dieta MIND recomienda incluir alimentos específicos "saludables para el cerebro" y cinco alimentos no saludables para limitar

Las comidas que recomienda la dieta MIND incluyen:

  • Más de 3 porciones al día de cereales integrales
  • 1 o más porciones al día de vegetales (que no sean de hojas verdes)
  • Más de 6 porciones semanales de vegetales de hojas verdes
  • Más de 5 porciones semanales de frutos secos
  • 4 o más comidas a la semana de legumbres
  • 2 o más porciones semanales de bayas
  • 2 o más comidas a la semana de carne de aves
  • al menos una comida a la semana de pescado
  • Usar principalmente aceite de oliva como grasa añadida.

Los productos no saludables incluyen:

  • Menos de 5 raciones semanales de bollería y dulces
  • Menos de 4 porciones semanales de carnes rojas y procesadas
  • Menos de una ración semanal de queso y frituras
  • Menos de 1 cucharada al día de mantequilla/margarina en barra

El vino se incluyó como uno de los 15 componentes dietéticos originales en la puntuación de la dieta MIND, en la que se encontró que una cantidad moderada estaba asociada con la salud cognitiva. 

Sin embargo, en ensayos posteriores se omitió por razones de “seguridad”. El efecto del alcohol en una persona es complejo, y por el momento parte de la comunidad científica considera que incluso de forma moderada puede causar daños en la salud.

¿Realmente funciona?

El primer ensayo clínico de la dieta MIND, es decir sobre personas, se publicó en agosto en The New England Journal of Medicine. Los resultados no mostraron el efecto deseado.

El estudio, de 3 años de duración, siguió a 604 participantes sanos de más de 65 años. La mitad tuvo que seguir la dieta MIND y a otra mitad su dieta habitual, pero recibió pautas saludables de alimentación. También se aconsejó a los participantes que redujeran las calorías para adelgazar. Desde el inicio se observaron mejoras en las puntuaciones de cognición global en ambos grupos, acompañado de una pérdida de peso.

Los expertos en nutrición han señalado sin embargo que es de esperar que el grupo de control probablemente mejorara la calidad de su dieta lo que podría haber evitado que se observaran cambios significativos. Además, la duración del estudio puede haber sido demasiado corta para mostrar una mejora significativa en la función cognitiva.

A fin de cuentas nada pierdes por comer sano y es mucho lo que tienes por ganar.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.