El peligro de una economía dopada: ¿Hay riesgo de tsunami de precios cuando el Gobierno retire las medidas que contienen la inflación?

Supermercado inflación alimentos

Getty images

  • Las medidas del Gobierno han ayudado a que España tenga la inflación más baja de los países del euro. Pero, ¿volverán a subir los precios cuando se retiren?
  • El Gobierno llegó a plantearse no quitar el descuento al combustible por temor a un repunte de la inflación. Horas después del fin del descuento, el precio de la gasolina se disparaba.

España se ha convertido en el país del euro con la inflación más baja, y parte de ese resultado se debe a las medidas lanzadas por el Gobierno para contener precios. Pero, ¿qué ocurrirá a medida que desaparezcan?

Igual que una tirita sirve para tapar heridas, y no para cerrarlas mágicamente; el plan de choque del Gobierno contra la inflación puede servir para contener precios mientras esté en vigor. Pero retirarlo antes de tiempo solo revelará que la herida sigue ahí.

En los últimos meses, el Gobierno ha desembolsado 45.000 millones de euros de fondos públicos en medidas para aliviar el impacto de la inflación, entre rebajas fiscales, bonificaciones al transporte, ayudas directas y límites de precio de la electricidad y el alquiler.

"Estas medidas nos han ayudado a reducir la inflación en 5 puntos en 5 meses y hacer esta crisis un poco más llevadera para muchos", dijo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su intervención en el Foro Económico Mundial, la semana pasada en Davos (Suiza).

Desde julio del año pasado, cuando los precios tocaron máximos no vistos desde la crisis del petróleo de los años 80, la inflación emprendió una cuesta abajo que situó la tasa de diciembre en el 5,6%, el nivel más bajo de toda la eurozona.

Pero las medidas aprobadas no durarán eternamente. Todas tienen fecha de caducidad, y el riesgo está en que, conforme el Gobierno vaya levantando la presa que contenía precios, la inflación vuelva a arrasar.

Para los economistas de ING, estas medidas solo suponen "un alivio temporal, ya que las presiones inflacionistas en el resto de la economía siguen siendo muy elevadas".

"Todas las medidas aprobadas, como la del límite del 2% a los contratos de alquiler, hacen que la tasa general esté por debajo de la inflación subyacente. En el momento en que desaparezcan estas limitaciones artificiales a los precios, la estadística volverá a reflejar los valores por encima de la subyacente", señala Juan Fernández-Aceytuno, consejero delegado de Sociedad de Tasación.

Frente a la moderación de precios de los últimos meses, la inflación subyacente ha seguido creciendo hasta superar la tasa general. En diciembre sorprendió disparándose al 7%, muy por encima del 5,6%.

Ese mes, el Gobierno llegó a plantearse no quitar el descuento al combustible por temor a un repunte de la inflación. Finalmente, modificó la medida: desde enero de 2023, solo habrá descuento de 20 céntimos por litro de gasolina para trabajadores del sector primario y para el sector del transporte profesional por carretera.

Soplar y sorber, o la batalla entre el BCE y los Gobiernos europeos por la inflación

La presidenta del BCE, Christine Lagarde

 El efecto rebote de la gasolina

Horas después del fin del descuento, las gasolineras elevaban el precio del combustible. "Eso significa que el descuento ha ido a parar directamente a márgenes empresariales", diagnostica María Romero, socia directora de Analistas Financieros Internacionales (Afi).

El precio de oferta no solo absorbió esos 20 céntimos de la bonificación, sino que, una vez esta expiró, lo subieron todavía más. Hay que tener en cuenta que la gasolina y el diésel son insumos básicos para la producción de muchos bienes y servicios, y tensar la cuerda de esos precios puede llevar a que esas subidas se contagien a otros productos.

"Este tipo de conductas son peligrosas, porque pueden terminar por provocar que la inflación subyacente no baje a los niveles que esperaríamos este año", avisa Romero.

La importancia del 'timing'

Igual que ocurre con las heridas, que al levantar el vendaje vuelva a salir sangre o no es una cuestión de tiempo. Si el Ejecutivo retira algunas de las medidas "demasiado pronto", la inflación podría volver tal y como vino.

"Es de esperar que si se retiran en el momento inadecuado, van a generar efectos negativos. Pero si la inflación está controlada, no tendrán tanta repercusión", resume Jesús Ruiz-Huerta, director del Laboratorio de la Fundación Alternativas.

Productos y servicios que serán más caros en 2023 que en 2022: pagarás más por la comida, tus viajes, el tabaco, el desplazamiento o la salud

Leonardo DiCaprio en la película "El lobo de Wall Street"

Por ejemplo, si se elimina el límite al precio del gas en un momento en el que el coste de la luz está por debajo de los 100 euros por megavatio/hora, "no se va a notar en la inflación", coincide Manuel Hidalgo, colaborador en la Fundación Alternativas y profesor de Economía aplicada en la Universidad Pablo de Olavide.

Lo mismo ocurrirá con el IVA de la luz, a los alimentos o la subvención al transporte público. "Si la inflación se modera y se eliminan escalonadamente, no se notará mucho", añade Hidalgo.

En el caso de la electricidad, Romero coincide en que "las condiciones meteorológicas nos están ayudando a tener precios más bajos". Sin embargo, avisa de que se espera que se renueven los inventarios, "y la cosa se va a volver a tensar a partir de abril".

El tiempo también será clave para determinar lo que ocurra con el precio de los contratos de alquiler en vigor. Si el límite se retira en un momento en el que la inflación continúa alta, los propietarios podrán aplicar subidas de precio mayores, tan altas como la inflación.

Otros artículos interesantes:

'Sadomasoquismo económico': ¿hace falta infligir dolor para solucionar los problemas de la economía?

Guerra contra la inflación: ¿Funcionan las medidas anunciadas por el Gobierno?

6 grandes amenazas para la economía española en 2023

Te recomendamos