La economía española tendrá un crecimiento próximo a cero o negativo en el tercer trimestre, según avanza el INE

La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño.
La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño.

REUTERS/Elizabeth Frantz

Foto del redactor Inma BeneditoFoto del redactor Inma Benedito

Rumbo al estancamiento. Después de un segundo trimestre empujado por el consumo, la economía española tendrá un crecimiento cercano a cero o incluso negativo en el tercer trimestre.

"Estaremos con un crecimiento o decrecimiento... en torno a 0. Vamos a estar un poquito arriba, un poquito abajo", ha avanzado hoy el director general de Productos Estadísticos del Instituto Nacional de Estadística (INE), Alfredo Cristóbal.

Cristóbal ha anticipado este viernes que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del tercer trimestre podría situarse "en torno a cero". No es el único: tanto la Airef como BBVA Research también pronostican que el PIB podría sufrir una ligera contracción en el tercer trimestre.

"Tuvimos un buen crecimiento en el segundo trimestre, y seguramente en el tercer trimestre, que lo vamos a dar dentro de unos días, estaremos con un crecimiento o decrecimiento... en torno a 0", ha dicho Cristóbal.

El PIB creció un 1,5% en el segundo trimestre de 2022, 4 décimas más de lo esperado. Ello a pesar de las consecuencias de la inflación y mientras otras economías, como EEUU, entraban en recesión.

El auge de consumo y del turismo cristalizaron en algo más que terrazas llenas y hoteles con el cartel de "completo". Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, de las vacaciones de Semana Santa y el arranque de la campaña de verano, del fin de las restricciones... La demanda nacional e internacional salió en tromba. 

Pero con la entrada en otoño e invierno, la persistencia de una inflación galopante en el segundo semestre, el enfriamiento derivado de la subida de tipos de interés y los temores a un invierno con racionamientos de gas y Europa a las puertas de una recesión. Aún así, España es de las pocas economías europeas que no se espera que entren en recesión.

El INE publicará el avance del tercer trimestre el próximo viernes, y el dato podría llegar a ser incluso negativo. "El mensaje es el mismo, pero a veces el signo asusta", ha reconocido Cristóbal.

Para 2023,  el crecimiento se situará "en términos mucho más reducidos que este año". La razón es que, seguramente, en 2022 el PIB acabará en torno al 4,5%, tal y como reflejan la mayor parte de previsiones de organismos nacionales e internacionales, pero el año que viene el crecimiento será de entre el 1% y el 2%.

Inflación con dientes de sierra

En cuanto a la los precios, Cristóbal ha anticipado que la inflación seguirá cayendo, "aunque tendrá sus dientes de sierra", y se alcanzarán niveles "mucho más reducidos", aunque no los registrados antes de la pandemia. 

Este decrecimiento se deberá, en su opinión, al efecto de la contención de gasto que se está realizando y a los aumentos de los tipos de interés. No obstante, los precios tardarán en calmarse, y la inflación subyacente seguirá en tensión.

"La noticia menos buena es que la cantidad de shock que se han producido han provocado efectos de segunda ronda", ha indicado.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.