Estados Unidos y Reino Unido prohíben la importación de petróleo, gas y carbón ruso

Putin y Biden
Mikhail Svetlov/Getty Images, Anna Moneymaker/Getty Images

Joe Biden ha confirmado este martes la prohibición total de Estados Unidos a las importaciones de petróleo, gas y carbón de Rusia, como se había adelantado durante las últimas horas.

Las medidas, ha dicho Biden, significan que el "pueblo estadounidense asestará otro poderoso golpe" al liderazgo de Putin. "No seremos parte de la subvención de la guerra de Putin", ha añadido el presidente de Estados Unidos.

Tras el anuncio, los pecios del petróleo se han disparado. El precio del barril de brent ha subido más de un 5%, llegando hasta los 130 dólares (casi 120 euros al precio actual).

La Casa Blanca ha tomado la decisión tras las conversaciones mantenidas durante las últimas horas con sus aliados europeos, aunque estos países no se sumarán por el momento, como ha adelantado en exclusiva Bloomberg.

Además, en las últimas horas, el gobierno del Reino Unido también ha anunciado que eliminará todas las importaciones de petróleo ruso, según ha adelantado la BBC.

Ambos países, Reino Unido y Estados Unidos, actuarán de forma coordinada y la prohibición, por parte del gobierno británico, se aplicará de forma gradual durante los próximos meses. 

Esta sanción solo aplicará al petróleo, no al gas ruso. 

La UE también ha tomado hoy medidas para reducir la dependencia del continente del gas ruso, afirmando que pretende reducir su demanda en dos tercios para finales de año.

Alerta del ministro de Exteriores de Rusia: una Tercera Guerra Mundial sería nuclear y destructiva

En comparación con Europa, Estados Unidos depende poco del suministro energético ruso. La Unión Europea, sin embargo, obtiene alrededor del 40% de su gas natural de Rusia, que posee las mayores reservas del mundo. Rusia es también el tercer productor mundial de petróleo, con un 12% de la producción mundial.

Sin embargo, Occidente se ha mostrado reticente a dejar de importar energía de Rusia, ya que tendría que buscar otras fuentes y los precios podrían dispararse, perjudicando el bolsillo de los ciudadanos de a pie.

El viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, dijo el lunes en la televisión estatal que una prohibición del petróleo ruso tendría "consecuencias catastróficas" para el mercado mundial y haría que el petróleo se disparara hasta los 300 dólares por barril "si no más".

Los gobiernos internacionales han impuesto sanciones masivas a Rusia, con el objetivo de poner de rodillas a la economía del país y cortar la financiación de su ejército.

Las medidas ya adoptadas han incluido el bloqueo de las transacciones del banco central ruso y la prohibición a algunos bancos de utilizar el sistema SWIFT para las comunicaciones sobre transacciones transfronterizas, pero no han llegado a cortar las importaciones de gas y petróleo.

Los precios del crudo se han disparado tras las últimas noticias. Los futuros del crudo Brent, de referencia para Europa, subieron más de un 9%, hasta los 132,66 dólares (121,93 euros al cambio actual) por barril, y los futuros del WTI subieron un 8,97%, hasta 128,52 dólares (118,13 euros al cambio actual).

Otros artículos interesantes:

"¿Demasiado grande para ser sancionada?" 10 datos clave sobre las exportaciones de petróleo y materias primas de Rusia

El caos energético en Rusia provoca la mayor sacudida del mercado en décadas

El Banco Central de Rusia está sufriendo para sostener la economía del país: todo lo que ha hecho contra las sanciones y cuáles podrían ser sus próximos pasos

Te recomendamos