Pasar al contenido principal

Google saca músculo en plena pandemia por su fortaleza en el sector de la salud: así ha irrumpido la tecnológica en un mercado de 3,5 billones de dólares

El CEO de Google, Sundar Pichai, en una foto de archivo.
El CEO de Google, Sundar Pichai, en una foto de archivo. REUTERS/Jim Young
  • La división de salud de Google, Google Health, ha superado recientemente los 500 empleados. 
  • La cifra revela que la tecnológica refuerza su ambición de abrirse camino en un mercado de 3,6 billones de dólares (3,32 billones de euros) en Estados Unidos. 
  • La crisis del coronavirus no ha hecho más que consolidar el potencial del gigante en el ecosistema sanitario y el gigante estadounidense ha aprovechado la pandemia para sacar músculo de su tecnología. 
  • "El acceso a la información adecuada, en el momento adecuado, puede salvar vidas", ha asegurado el CEO de Google Health, David  Feinberg. 
  • Sin embargo, los proyectos de salud de la compañía de Silicon Valley no surgen solo en Google Health y la dispersión entre las diferentes áreas de la tecnológica no es casual. 
  • Google Cloud concentra una parte muy importante —y polémica— de las ambiciones sanitarias. 
  • Así ha sido la irrupción de la tecnológica en este suculento mercado. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El CEO de Google, Sundar Pichai hizo toda una declaración de intenciones cuando aseguró que la atención sanitaria ofrecía el mayor potencial para que Alphabet utilice la inteligencia artificial para mejorar los resultados en los próximos 5 a 10 años.

Recientemente la división de salud de Google, Google Health, superó los 500 empleados, una cifra que refuerza la ambición de la empresa de situarse como un actor esencial en el sistema sanitario. 

Al frente de la división está David Feinberg, que en la conferencia de la compañía en San Francisco a principios de año aseguró que quería convertir Google en una compañía que salva vidas. 

En declaraciones recientes a Business InsiderFeinberg ha reforzado su idea en el contexto de la pandemia: "El acceso a la información adecuada, en el momento adecuado, puede salvar vidas". 

Y es que la crisis del coronavirus ha provocado que las tecnológicas se apresuren por poner en juego todas sus herramientas para demostrar su capacidad de transformar el ecosistema sanitario. 

Google ha participado en múltiples iniciativas tecnológicas contra la pandemia, entre las que destaca su colaboración con Apple para crear una aplicación que rastree los contactos de un paciente infectado. 

Amazon, por su parte, ha querido posicionarse como un proveedor esencial de productos sanitarios e incluso se ha puesto a fabricar máscaras protectoras con tecnología 3D. Microsoft ha lanzado una iniciativa para animar a los pacientes recuperados de la enfermedad a donar plasma para investigar posibles terapias.

Por su parte, Facebook ha anunciado que trabaja desarrollando herramientas para que las autoridades sanitarias puedan medir el impacto de las medidas de distanciamiento social. 

La fijación de las tecnológicas, y de Google en particular, por el sector de la salud no es nueva. Julio Mayol, director médico del Hospital Clínico San Carlos y director de la Unidad de Innovación del IdISSC, explicaba a Business Insider España en una reciente entrevista que gran parte del PIB de un país se suele destinar al control de la enfermedad y ahora las tecnológicas "quieren participar de ese reparto".

Estados Unidos gasta casi un 14% de su PIB en salud y es uno de los países que más destina a este sector: 3,5 billones de dólares.

Leer más: Laura Soucek, la investigadora que se lanzó a emprender para acabar con el cáncer: "Hay muchos tratamientos que aspiran a cronificar el cáncer, pero yo quiero erradicarlo"

"Las tecnológicas están entrando en el espacio de la salud jugando con sus fortalezas", según un informe de CB Insights. Y la apuesta de Google está en la inteligencia artificial y en la adquisición de empresas menores.

De entre todas las tecnológicas, Google es la que más acuerdos alcanza con startups de salud, según otro informe de la consultora. 

Sin embargo, su incursión en este sector no ha estado plagada de éxitos y ha causado muchos recelos, especialmente en la gestión de los datos. 

La mayor ventaja de Google en el campo de la salud, su capacidad para combinar fuentes de datos y aprender de ellas, es también lo que más preocupa a sus críticos, según explica Financial Times

Las recientes colaboraciones de la tecnológica con los hospitales han provocado investigaciones sobre el acceso que tiene Google a los datos clínicos haciendo que una sola cosa se interponga entre la compañía y su objetivo de convertirse en un proveedor de salud: la confianza de los usuarios. 

Y Feinberg lo sabe. "Sería una vergüenza para nosotros si no pudiéramos llevar la tecnología al mundo real porque no actuamos de manera humilde, no actuamos de manera reflexiva", aseguró según recoge Financial Times.

Así ha sido la irrupción de la tecnológica en este suculento mercado, con todos sus fallos y aciertos. 

Leer más: Así van a transformar las grandes tecnológicas el sector de la salud

Los inicios de Google en la salud: ayudar a los pacientes a adueñarse de sus datos

Médico y enfermera consultando datos
Getty

Hace más de una década que Google inició su incursión en el sector de la salud como un servicio de registro de datos personal que quería unificar y facilitar el acceso a los datos médicos y hacer que los pacientes tuvieran más conocimiento sobre su propia información. 

Fuente: Reuters

En 2012, el fracaso del proyecto se hizo tan evidente que fue cancelado

Google
Getty

Hubo varios errores que marcaron el fracaso inicial de Google. 

Por un lado, los usuarios no se fiaban del gigante de las búsquedas y no quisieron cederle sus datos. Por otro, la compañía no había diseñado un sistema eficiente y fácil para la recolección de estos. Fue un error pensar que los pacientes harían el esfuerzo de recopilar manualmente estos registros ellos mismos. 

Además, Google aprendió una importante lección: si quieres sobrevivir en el sector de la salud, necesitas aliados. 

Fuente: CNBC, Forbes

La tecnológica no perdió el interés por la salud y siguió explorando nuevas ideas

Radiografía
Getty

Google pasó varios años desarrollando inteligencia artificial para analizar radiografías y otros documentos de pacientes e identificar enfermedades con la intención de predecir los resultados y reducir costes.

También experimentó con otras ideas, como añadir una opción para que las personas que buscan información médica puedan hablar directamente con un médico.

Fuente: CNBC

David Feinberg vino a poner orden a todas esas iniciativas de salud en noviembre de 2018

David Feinberg, director de Google Health
David Feinberg Reuters

En noviembre de 2018, Google contrató a un nuevo CEO, David Feinberg, para que reuniera todas las iniciativas de salud bajo una única división.  

Entre los proyectos que acabaron bajo el control de Feinberg se incluyeron Google Brain, que utiliza el reconocimiento de voz impulsado por la inteligencia artificial para ayudar a los médicos a tomar notas, y la empresa de dispositivos conectados para el hogar Nest

Feinberg dijo en su momento que uno de sus principales objetivos era prestar atención a cómo se planteaban las búsquedas relacionadas con la salud y trabajar para mejorar eso con el equipo de búsqueda de Google.

Fuente: CNBC, Forbes, Business Insider

Además de consolidar esos equipos, la división exploró alguna idea nueva

Google Home Planta
Google Home (izquierda) se vende por 149,00€; Google Home Mini (derecha) por 59,00€. Google

La nueva unidad de Google Health está explorando algunas ideas nuevas, como ayudar a los médicos a buscar registros médicos y mejorar los resultados de búsqueda de Google relacionados con la salud para los consumidores, pero principalmente consolidar los equipos existentes que han estado trabajando en la salud durante un tiempo.

También, a través de Google Nest está buscando construir las aplicaciones de salud de su tecnología de altavoces inteligentes en un espacio dominado en gran medida por Alexa.

Los proyectos con los que trabaja la división suelen estar en estrecha relación con el equipo de inteligencia artificial de la compañía. 

De hecho, uno de sus mayores movimientos fue la absorción del brazo de salud de DeepMind, la compañía de inteligencia artificial (IA) que compró en 2016 y cuya spin off de salud, DeepMind Health, pasó a formar parte de Google en 2019. 

La aplicación de IA de DeepMind Health ha sido probada para detectar enfermedades oculares, mejorar el tratamiento de cáncer con radioterapia y predecir el deterioro de un paciente, entre otros. 

Aunque la compañía no ha dado muchos detalles de su estrategia a largo plazo, Eric Topol, autor de Deep Medicine, asegura que busca construir un asistente de Google para la salud que combine los datos de los historiales médicos con los recogidos por el smartphone del usuario. 

Fuente: CNBC, Business Insider, Google, Financial Times

Google Health no es la única división desde la que la tecnológica extiende su dominio por el mercado, también cuenta con la ayuda de Google Cloud

Toby Cosgrove, asesor de Google Cloud
Toby Cosgrove. Reuters

Google contrató al ex director general de la Clínica Cleveland, Toby Cosgrove, como asesor ejecutivo de su división de salud y ciencias de la vida en la nube, áreas de la compañía que no parecen chocar con el papel de Feinberg.

"Google planea transformar la atención sanitaria y utilizar datos e inteligencia artificial", dijo en su momento Toby Cosgrove. 

Feinberg trabaja en estrecha colaboración con el director general de Google Cloud, Thomas Kurian, que ha asegurado que la atención sanitaria es uno de los mayores verticales para el negocio, ya que intenta ponerse al día con los líderes de la nube, Amazon y Microsoft.

Además, la compañía también apuesta por la compra de empresas pequeñas como, en 2017, Senosis Health, que construye aplicaciones para teléfonos inteligentes que rastrean información como la función pulmonar usando el micrófono como un medidor; y Knit Health, que fabrica un monitor inteligente para bebés que también podría usarse para controlar los patrones de sueño de los adultos.

Fuente: CNBC, Forbes, Financial Times 

Google Cloud consigue cerrar acuerdos con las clínicas...y con sus datos

Cris Ross, director de información de la Clínica Mayo. 
Cris Ross, director de información de la Clínica Mayo.  Youtube

La primera colaboración de Google con un hospital fue con la Clínica Mayo, que quiso que el gigante se convirtiera en su aliado para los servicios en la nube y de inteligencia artificial. 

El proyecto implicaba mover la información que almacenaba, como los registros de pacientes y datos de imágenes en la nube, y la colaboración con Google en otras iniciativas.

"Lo que queremos hacer es tener datos avanzados almacenados de manera que apoyen el análisis y la toma de decisiones clínicas", explicó Cris Ross, director de información de la Clínica Mayo. 

Ross aseguró que habían impuesto límites estrictos al acceso de Google a los datos que el gigante de la tecnología está manejando como parte del acuerdo.

"Google no tiene acceso a nuestros datos fuera de esos acuerdos específicos", señaló Ross.

Al establecer la colaboración, la Clínica Mayo dejó claro que la empresa no tendría acceso independiente a los datos y no podría combinar los datos a los que accede a través de su trabajo con la Clínica Mayo con otros conjuntos de datos. 

Fuente: Business Insider

Más problemático fue la revelación de que Google Cloud trabajaba en secreto con el segundo sistema de salud más grande en Estados Unidos

oficinas google Nueva York
La entrada de las oficinas de Google en Nueva York. Reuters

A finales de 2019, salió a la luz una colaboración que el gigante de la tecnología mantenía en secreto con Ascension, un gigante de la sanidad privada en Estados Unidos. 

El proyecto, conocido con el nombre de Project Nightingale, movía la información personal y médica de 50 millones de pacientes a la nube de Google sin que los pacientes ni los médicos tuvieran conocimiento de ello. 

La información apuntaba a que el gigante estaba usando los datos de estos pacientes para afinar el desarrollo de un programa de inteligencia artificial que podría ayudar a mejorar el cuidado de pacientes. 

Fuente: Business Insider España

El acuerdo con Ascension motivó una investigación que obligó a la compañía a dar explicaciones

Médicos observando un escáner
Getty

Posteriormente, Google Health publicó más información sobre los proyectos en los que trabajaban las dos organizaciones.

Según dijo, el equipo había estado construyendo una herramienta de búsqueda de datos de los pacientes para ayudar a los proveedores médicos a examinar la información de los pacientes.

La propia clínica emitió un comunicado explicando que la colaboración exploraba las aplicaciones de inteligencia artificial/aprendizaje de máquinas que tendrán el potencial de apoyar mejoras en la calidad y efectividad clínica

Los analistas consultados por Business Insider señalaron que Google podría intentar estar usando la experiencia para construir en un futuro su propia base de historias médicas electrónicas, para la cual tienen adquirida una patente. 

Fuente: Wall Street Journal, Business Insider

Google compró FitBit, otra mina de datos, por 2.000 millones de euros a finales de 2019

Google compra FitBit
Reuters

En su momento, la compañía de relojes inteligentes emitió un comunicado asegurando que la privacidad de los usuarios se respetaría. "Los datos de salud y bienestar de Fitbit no se utilizarán para los anuncios de Google", declararon. 

Los dispositivos Fitbit han estado monitorizando los indicadores de salud de los usuarios desde hace más de una década, como las calorías quemadas y los ejercicios realizados. 

El analista de Gartner, Alan Antin, explica a la revista TIME que Google podría beneficiarse de la experiencia de Fitbit en el trabajo junto a socios corporativos del mundo de la salud. "Existe el lado menos conocido de Fitbit, que son sus alianzas con las compañías de seguros de salud y su actividad en salud y bienestar corporativo", señala el analista. "Esas son cosas que son un poco más difíciles de hacer para una compañía como Google".

Fuente: Business Insider España, TIME

Alphabet, la matriz de Google, también controla Verily, desde la que se desarrollan más productos de salud

Sundar Pichai, CEO de Google
Sundar Pichai, CEO de Google. REUTERS/Yves Herman

Mientras tanto, Verily ha seguido colaborando en investigaciones, como por ejemplo, trabajando con la empresa farmacéutica Gilead para estudiar los trastornos inmunológicos y desarrollando algoritmos que pueden predecir las enfermedades cardíacas mirando a los ojos de un paciente.

También ha seguido buscando socios comerciales, como revela su alianza con la empresa ResMed para hacer frente a la apnea del sueño, y tiene un programa para erradicar los mosquitos en California. 

Algunos de sus proyectos más conocidos, sin embargo, han sido paralizados, como sus lentillas para detectar la diabetes

Recientemente, Verily anunció que se aliaría con Walgreens para utilizar la tecnología para detectar si los pacientes no estaban cumpliendo con las indicaciones de los médicos y no tomaban su medicación. 

La disgregación de los proyectos de salud entre las distintas áreas de Alphabet puede parecer confusa, pero es algo totalmente intencionado, según aseguró Sundar Pichai durante una presentación de resultados. 

Todo apunta a que no espera unir todos sus esfuerzos por transformar la industria de la salud bajo un solo mando. 

Fuente: CNBC, The Verge 

Google saca músculo en plena pandemia: "El acceso a la información adecuada, en el momento adecuado, puede salvar vidas"

Una mujer con mascarilla mira su móvil en plena crisis de coronavirus.
Una mujer con mascarilla mira su móvil en plena crisis de coronavirus. REUTERS/Aly Song

Durante la pandemia de coronavirus, Google ha aprovechado para poner todas sus herramientas al servicio de la crisis sanitaria y sacar músculo de su posicionamiento en la industria de la salud. 

"El acceso a la información adecuada, en el momento adecuado, puede salvar vidas", ha asegurado David Feinberg a Business Insider.

El responsable de la división saca pecho del papel jugado por Google Cloud para facilitar el intercambio de datos de médicos y pacientes y sus "nuevas iniciativas para ayudar a los funcionarios de salud pública a responder a COVID-19".

"Estoy particularmente orgulloso de nuestros Informes de Movilidad Comunitaria de COVID-19, que utilizan datos de ubicación agregados y anónimos para ayudar a los funcionarios a tomar decisiones a prevenir una mayor propagación del virus", ha señalado.

Además, Apple y Google están preparándose para lanzar su tecnología de rastreo de contactos con la que sabrás si te has cruzado con un contagiado por coronavirus gracias a los códigos que intercambiará por Bluetooth tu smartphone.

Las tecnológicas han insistido en que serán los usuarios los que tendrán que activar la opción para permitir que se comparta su estado de salud: los gobiernos no podrán obligar a nadie a usar esta tecnología. 

Y además