Pasar al contenido principal

3 pruebas de detección para saber si has pasado el COVID-19 y ninguna de ellas asegura que seas inmune ante el coronavirus

Prueba de coronavirus
Reuters
  • Algunos de los síntomas del coronavirus se pueden confundir con los de una gripe, e incluso con los de un catarro si lo has pasado de forma leve.
  • También puedes haber padecido el COVID-19 de forma asintomática, en cuyo caso ni siquiera tendrías la sospecha de haber superado la infección.
  • Existen pruebas diagnósticas para determinar que estás contagiado de coronavirus, y también pruebas serológicas que buscan anticuerpos en tu organismo, aunque el desarrollo de estos no significa necesariamente que seas inmune.
  • A continuación, se explica cómo puedes saber que estás pasando o has pasado el coronavirus, y se muestran las dudas que existen sobre el desarrollo de la inmunidad aunque te hayas curado.
  • A pesar de que cualquier persona haya pasado la enfermedad y pueda haber desarrollado anticuerpos esto no significa necesariamente ser inmune al COVID-19.
  • Los pacientes recuperados podrían volver a reinfectarse, y no se sabe durante cuánto tiempo funcionaría la supuesta inmunidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No todos aquellos que han pasado el coronavirus han tenido un diagnóstico. Un estudio del Imperial College publicado en el mes de marzo advertía que en España había alrededor de 7 millones de contagiados, entre los que no son diagnosticados y los asintomáticos.

Todavía no se ha confirmado que la cifra sea tan alta, y sólo se trata de una hipótesis. Sin embargo, parece evidente que el número de contagiados reales es mayor que el de los datos oficiales, entre otras cuestiones por lo complicado que resulta localizar y contabilizar a los asintomáticos.

De todos modos, que el número real de contagios sea elevado no significa que existan muchas personas que hayan desarrollado anticuerpos. The Guardian publica un informe en el que se advierte que la inmunidad de rebaño está más lejos de lo esperado, ya que sólo un 3% de la población mundial habría desarrollado anticuerpos. Son datos preliminares, pero no resultan para nada esperanzadores.

Leer más: Esta sería la fecha final del confinamiento en España si se siguiese la misma cuarentena que en China

A continuación, se muestran las diferentes pruebas con las que se puede diagnosticar la infección.

Cómo saber que has pasado el coronavirus

Existe la posibilidad de que hayas pasado el COVID-19 sin enterarte, o con algunos síntomas que no hayan sido suficientes para establecer un diagnóstico. La forma más clara de saber que has enfermado de coronavirus es a través de las pruebas PCR o los test de detección rápida.

Una de las muchas dificultades del COVID-19 es lo complicado que resulta, en la mayoría de casos, diferenciar los síntomas de los de una gripe común: tos, fiebre, dolor muscular y dificultad respiratoria. Aunque algunos pacientes experimentan afecciones más distintivas como la pérdida de gusto y olftato.

Por tanto, presentar alguna de estas manifestaciones no quiere decir que hayas pasado el coronavirus, y mucho menos que estés inmunizado.

Por ello, en España ya se ha anunciado que se harán pruebas serológicas. Es decir, test de detección de anticuerpos para tener una estimación de cuántas personas has superado el COVID-19, incluyendo aquí a los asintomáticos.

Estas pruebas de anticuerpos funcionan con un rápido pinchazo en el dedo. En cuestión de 10 o 15 minutos, el test arroja el resultado, después de haber analizado las gotitas de sangre de tu dedo. Es muy parecido al funcionamiento de un test de embarazo.

En todo caso hay que guardar cautela, ya que no existen evidencias de que las pruebas de anticuerpos puedan demostrar que eres totalmente inmune al COVID-19. Los pacientes recuperados podrían volver a reinfectarse, y no se sabe durante cuánto tiempo funcionaría la supuesta inmunidad.

Leer más: Cuánto tiempo puede tardar una persona recuperarse de coronavirus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también guarda dudas al respecto. En una reciente rueda de prensa advirtieron que desarrollar anticuerpos no significa necesariamente ser inmune al COVID-19.

Otros tipos de coronavirus sí han generado inmunidad

Para conocer mejor al COVID-19 hay que fijarse detenidamente en otros coronavirus que ya han afectado a los humanos, pues su comportamiento podría ser muy parecido.

Uno de los ejemplos más claros es el virus del SARS. Los pacientes que se recuperaban de este coronavirus desarrollaban inmunidad en un periodo de 2 a 3 años. Es decir, si ocurriese lo mismo con el COVID-19, una persona que se haya curado no podría reinfectarse hasta pasado este tiempo; sería el mejor escenario.

Uno de los aspectos a tener en cuenta es la mutación. Si el COVID-19 muta demasiadas veces podría ocurrir como con el VIH, que no posibilita generar inmunidad y por tanto se convierte en una enfermedad crónica, aunque tenga tratamientos que alivien sus efectos. De este modo, tampoco sería posible desarrollar una vacuna. Por suerte, parece que este coronavirus no muta con tanta frecuencia.

Hay escenarios también muy optimistas si se presta atención a otros virus: la varicela genera inmunidad para toda la vida, y en el caso de la tos ferina, el paciente estará protegido durante 20 años.

Habrá que esperar a nuevos hallazgos científicos para conocer cómo funciona la inmunidad del COVID-19.

Y además