Pasar al contenido principal

Un bono que ofrece más rendimiento si la economía crece: Europa estudia emitir deuda pública ligada al PIB para abaratar el coste de la recuperación del coronavirus

Un hombre con mascarilla pasa ante las pantallas de mercados de la Bolsa de Tokio

Reuters

  • El Tesoro de Italia podrá a la venta el próximo lunes el llamado BTP Futura, un bono a 10 años que ofrecerá mayor o menor rendimiento dependiendo de cómo evolucione el PIB del país.
  • Un informe de Naciones Unidas defiende que este tipo de bono ayudará a hacer más sostenible al sistema de deuda pública y a evitar suspensiones de pagos.
  • Un economista del Banco de Inglaterra, el hispanoargentino Fernando Eguren-Martín, ha defendido que este tipo ayudará a los gobiernos a reducir el peso de la deuda que generen las medidas contra el coronavirus.
  • El premio Nobel de Economía Robert Shiller fue el primero en proponer hace 3 décadas los bonos ligados al PIB, que se han aplicado en Bulgaria, Costa Rica, Bosnia, Grecia o Argentina.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, la mayoría de gobiernos de todo el mundo han preparado planes de estímulo, han reservado fondos para garantizar préstamos a empresas y han desarrollado medidas para apoyar los ingresos de su población. Así, a principios de marzo, el coste total de esos planes ya rondaba los 50.000 millones de euros, y 3 meses después supera los 4,45 billones de euros, según Fitch, lo que equivale al 7% del PIB mundial.

El creciente coste de las medidas para paliar el impacto del coronavirus está provocando que los gobiernos asuman un creciente nivel de deuda pública que no dejará de aumentar en los próximos 2 años, según las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Por ello, la OCDE ha advertido repetidas veces de que el alto nivel de endeudamiento que los Estados y las empresas están asumiendo podría impedir su recuperación.

Leer más: Dura advertencia del FMI: la deuda mundial sigue marcando récords y la economía se enfría

Por ello, algunos gobiernos europeos han rescatado un tipo de deuda que podría ayudar a financiar sus planes de recuperación y, al mismo tiempo, aliviar parte de la carga del endeudamiento. Se trata de los bonos ligados al PIB, un tipo de deuda pública vinculada al crecimiento de la economía y no a un tipo fijo o a la inflación, que Italia prevé comenzar a vender este próximo lunes.

Concretamente, el Tesoro transalpino ofrecerá entre el 6 y el 10 de junio este nuevo tipo de deuda, denominada BTP Futura, que consiste en bonos a 10 años que ofrecerán un rendimiento equivalente al crecimiento anual medio del PIB italiano entre 2020 y 2030, que se cobrará a su vencimiento y que tiene una rentabilidad máxima del 3% y de un mínimo del 1%.

En total, se prevé que Italia ofrezca en torno a 10.000 millones de euros en este tipo de bonos, según estimaciones de Citigroup recogidas por Bloomberg, con una inversión mínima de 1.000 euros. De este modo, las finanzas públicas italianas prevén conseguir fondos para costear las medidas de estímulo, al tiempo que se blindan ante posibles desplomes de su economía a corto y medio plazo.

Así, los bonos vinculados al PIB ofrecen más rentabilidad cuanto más crezca la economía y la recortan si se produce una contracción, lo que reduce los costes del endeudamiento en un momento en el que los bonos soberanos comienzan a abaratar sus costes tras dispararse en marzo y abril en plena incertidumbre sobre la pandemia, cuando se encendieron las alarmas de posibles suspensiones de pagos en Grecia, Italia, Brasil o Sudáfrica.

Precisamente, un economista del Banco de Inglaterra, el hispanoargentino Fernando Eguren-Martín, ha defendido recientemente en un artículo que este tipo ayudará a los gobiernos a reducir el peso de la deuda que generen las medidas contra el coronavirus. "Los tenedores de bonos vinculados al PIB asumirán una mayor parte del riesgo de un bajo crecimiento que los tenedores de bonos convencionales".

Por ese motivo, Eguren-Martín considera que los compradores de bonos vinculados al PIB "requerirán una prima de riesgo como compensación". En Italia, por ejemplo, se ha establecido una prima de lealtad para los tenedores que se queden con estos bonos hasta su vencimiento, vinculada al crecimiento nominal del PIB durante sus 10 años de vida.

Del mismo modo, un informe de Naciones Unidas publicado en abril defendía que este tipo de bono ayudará a hacer más sostenible al sistema de deuda pública y a evitar suspensiones de pagos, al tiempo que respaldaba simplificar la legislación nacional respecto a acreedores y desarrollar los acuerdos internacionales sobre reestructuración de deuda soberana.

No obstante, el concepto de ligar el rendimiento de la deuda pública a la evolución de la economía no es ninguna novedad. Así, el premio Nobel de Economía Robert Shiller fue el primero en proponer los bonos ligados al PIB hace 3 décadas, que, desde entonces, se han aplicado en Bulgaria, Costa Rica, Bosnia, Grecia o Argentina con resultados diversos.

De hecho, el ejemplo de Argentina explica los riesgos de vincular los bonos al PIB, dado que el país ha sido demandado repetidas veces por los compradores de este tipo de deuda bajo la acusación de que está manipulando sus cifras macroeconómicas para reducir el rendimiento que debe pagar a los tenedores de estos bonos.

La propuesta de los bonos ligados al PIB es solo una de las múltiples soluciones propuestas para reducir la carga de deuda que afrontarán la mayoría de países debido al coronavirus. En la Unión Europea, se ha debatido la posibilidad de ofrecer deuda perpetua o eurobonos, propuestas desestimadas por el rechazo de Alemania, Países Bajos o Austria, mientras que en otros ámbitos se apuesta por los bonos verdes o las emisiones sindicadas.

Y además