Así han resistido los hogares españoles a la mayor crisis de precios de los últimos 40 años

Ilustración dinero tormenta crisis económica

Getty

  • Durante meses, los economistas se han preguntado por qué en la mayor crisis de precios de los últimos 40 años el consumo seguía creciendo. 
  • No era magia: comprar más barato, tirar de horas extra o buscar un segundo empleo para compensar gastos han sido el cóctel estrella para aguantar el chaparrón de la inflación.

Las cuentas no salían. Los economistas miraban con sorpresa los datos... ¿Cómo podía ser que en la mayor crisis de precios en 40 años los hogares españoles siguieran consumiendo como si nada

Pues misterio resuelto: recortando un poquito por aquí, comprando más barato por allá. Pura ingeniería contable... O picaresca patria.

El Banco de España resolvió el pasado mes de marzo la paradoja de la inflación, que durante meses ha extrañado a tantos: por qué si en momentos de crisis el consumo tiende a apretarse el cinturón, las terrazas de bares y restaurantes seguían llenas o el turismo batía nuevos récords.

"Ante el reciente episodio inflacionista, los hogares han adoptado diferentes estrategias para ajustar sus decisiones de consumo", observó el organismo en su informe La reacción de los hogares ante el repunte de los precios en España y en la Unión Europea.

¿Qué estrategias? Pues se ha tirado de clásicos: comprar más barato, tirar de horas extra o buscar un segundo empleo para compensar gastos han sido el cóctel estrella para aguantar el chaparrón de la inflación.

Ilustración inflación

El Banco de España cita concretamente buscar alternativas más baratas para algunos productos de la cesta de la compra, ampliar la oferta laboral para incrementar su nivel de renta, y recurrir a otras fuentes de recursos (como ahorros previos o crédito).

"Ello ha permitido que el consumo de los hogares se haya mantenido en una senda de recuperación en los últimos trimestres y haya alcanzado, a finales de 2023, los registros previos a la pandemia", destaca el informe.

Hace ya casi 3 años que la inflación prendió fuego a la economía y los hogares ven cómo la vida es cada vez más cara. A ello se han sumado las 10 subidas de tipos de interés aprobadas por el BCE, un movimiento inédito en el que la financiación se ha encarecido a toda velocidad. 

Todo apuntaba a que con la inflación estrangulando bolsillos de un lado y las subidas de tipos del otro, los hogares terminarían cediendo a la presión, y esa debilidad terminaría por verse en la economía, básicamente a través de una caída en el consumo. 

Pero el tiempo pasa, y el consumo ha mantenido el pulso. En 2023 la economía española cerró la brecha de PIB abierta por la crisis.

"Hace año y pico yo decía: cuidado, que vienen vacas flacas y hay partidas donde los hogares se apretarán el cinturón. Hoy nos damos cuenta de que estábamos muy lejos de ese pronóstico", explicaba María Romero, socia directora de Analistas Financieros Internacionales (Afi), en este reportaje de Business Insider España en el que detectamos esa tendencia anómala en el consumo.

Ilustración subida de precios e inflación

Según el informe, en España los hogares tiraron más de préstamos que sus homólogos europeos. El porcentaje de personas que recurrieron a créditos bancarios para hacer frente a la subida de precios fue 2,3 puntos porcentuales mayor en España que en el resto de la UE.

También se optó por buscar un segundo trabajo o trabajando más horas como vías para amortiguar el impacto del incremento de los precios sobre el consumo. Los datos de Eurostat apuntan a que la proporción de personas en situación de pluriempleo en España aumentó un 6,8% entre septiembre de 2022 y septiembre de 2023, frente a un aumento de solo un 1% en la UE.

Los hogares españoles tuvieron que tirar de más horas trabajando (con horas extra o un segundo empleo) básicamente porque muchas empresas no subieron salarios para compensar la pérdida de poder adquisitivo. 

Eso, y comprar barato o apretarse el cinturón. "La proporción de hogares que, con el fin de ajustarse a la evolución de los precios, preveían retrasar la compra de bienes duraderos y reducir su nivel de gasto se eleva", destaca el informe.

Ilustración de un empleado buscando su salario

El Banco de España saca sus datos de la encuesta del BCE sobre las expectativas de los consumidores (CES, por sus siglas en inglés), y analiza los ajustes que llevan a cabo ahora y también en los próximos 12 meses a nivel de ahorro, gasto y consumo.

El informe considera varias características de las personas encuestadas (el sexo, el nivel educativo, su edad y la inflación percibida) y del hogar en el que reside (el quintil de renta, la disponibilidad de un colchón de liquidez holgado, el número de miembros del hogar y el régimen de tenencia de la vivienda en la que reside —alquiler o propiedad con o sin hipoteca—). 

Esto permite saber a quiénes afecta más la crisis de precios. Y ¿a quiénes afecta más? Pues sorpresa para nadie: a hogares con un colchón de liquidez reducido o que viven alquiler, los de menor edad y menor nivel educativo, y las mujeres. De hecho, todos ellos han optado, con más frecuencia que el resto, por aumentar el número de horas trabajadas para compensar el incremento en el coste de la vida. 

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.