Pasar al contenido principal

El Gobierno también tendrá que convencer a los turistas para que instalen la app de rastreo contra el coronavirus si vienen de países con aplicaciones incompatibles

Rastreadores del Ministerio de Salud turco.
Rastreadores del Ministerio de Salud turco. REUTERS/Tuvan Gumrukcu
  • El Gobierno tendrá que convencer a los ciudadanos de que usen esta app, pero también a los turistas.
  • La ministra Nadia Calviño aseguró que las aplicaciones de rastreo serán útiles para garantizar un turismo seguro en España.
  • El Ejecutivo ha insistido durante meses en la necesidad de que esta app sea interoperable por varios países.
  • Sin embargo, la propuesta de Apple y Google que el Gobierno también ha criticado solo será compatible con las apps que usen este protocolo.
  • Esto quiere decir que la app de Reino Unido, Francia o países como Estados Unidos y China podrían ser incompatibles.
  • El uso de este tipo de aplicaciones deberá ser voluntario, tal y como planteó la Comisión Europea en abril.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

España espera enseñar en junio su app piloto para ayudar en el rastreo de contactos y prevenir nuevos contagios de coronavirus. Comenzará probándose en las Islas Canarias, según adelantó la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, es muy posible que esta app acabe siendo incompatible con las aplicaciones de países ajenos a la Unión Europea.

Esto es clave. Para el Gobierno, este tipo de apps son muy útiles, y no solo para el proceso de desescalada. Calviño advertía en la tribuna de la Cámara Baja que este instrumento será esencial también para garantizar un turismo seguro. La industria turística es una de las más importantes en el archipiélago canario.

La razón no es otra que la app que utilizará España usará, previsiblemente, el protocolo tecnológico desarrollado por Apple y Google. Las dos gigantes tecnológicas presentaron a mediados de mayo su solución, un sistema de rastreo que gestiona los datos de forma descentralizada. Los móviles de los ciudadanos se comunicarán mediante códigos encriptados, por lo que al salir a la calle, tu terminal tendrá un historial de claves, o personas con las que te habrás cruzado. 

Así, si alguien notifica que ha sido contagiado de coronavirus y te has cruzado con él o ella, lo sabrás gracias a tu teléfono.

Apple y Google anunciaron que una veintena de países europeos habían adoptado este protocolo. Para desarrollar esta tecnología, en toda Europa hubo un importante debate sobre ética y tecnología. Y cuando parecía que este debate se había cerrado con este manotazo de las tecnológicas —que el propio Gobierno de España ha criticado recientemente—, resurge.

Leer más: España intenta que su app de rastreo contra el coronavirus sea compatible con la del resto de Europa: qué diferencia a Reino Unido y Francia del modelo de Alemania, Austria o Italia

España tendrá una app descentralizada como Alemania, Italia, Austria o Eslovenia. Pero en el seno de la Unión Europea hay países como Francia que están ya probando una aplicación que, al contrario que la de Apple y Google, es centralizada. Una app que, por otro lado, ya ha recibido muchísimas críticas. Algunos han pedido que el CNIL —la AEPD francesa— actúe de oficio.

Pero fuera de la Unión Europea, la situación no mejora. Reino Unido lleva desde principios de mayo probando en Isle of Wight, una isla cercana a Southampton, una app también centralizada. Aunque el Ejecutivo de Boris Johnson no descartó en su día cambiar el protocolo usado, lo cierto es que hoy por hoy la herramienta ha acabado retrasándose varias semanas, hasta finales de junio.

En Estados Unidos cada estado está planteando una app distinta. Lo preocupante es que algunas soluciones tecnológicas han registrado vulneraciones a la privacidad de sus usuarios. En el debate entre un sistema centralizado y uno descentralizado, lo que subyace en realidad es un debate sobre la privacidad y la protección de los datos, de hecho.

Leer más: Todo lo que debes saber sobre las apps que preparan los gobiernos para desescalar la cuarentena: cómo funcionan y cómo afectarán a tu privacidad

Por un lado, los defensores de los sistemas centralizados entienden que las autoridades sanitarias tienen más fácil el acceder a la información en bruto de los contactos rastreados, a fin de poder prevenir nuevos contagios e imponer cuarentenas selectivas a grupos de la población.

Por otro lado, está el planteamiento descentralizado: mantener los datos de los contactos en los móviles de cada usuario —y no en un servidor— ayuda a minimizar riesgos frente a ciberataques o filtraciones.

Por qué hoy por hoy la app española no será compatible con la de algunos países

Usuaria de la app de rastreo en el Reino Unido.
Usuaria de la app de rastreo en el Reino Unido. REUTERS/Isla Binnie

El dilema existe y se ha explicado ya en varias ocasiones, pero en realidad la premisa del funcionamiento es muy parecida. Teléfonos enviándose 'fogonazos' Bluetooth con códigos encriptados para registrar un contacto, y así prevenir un contagio. Bien, ¿por qué no son compatibles ambos sistemas?

El catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad Carlos III de Madrid Juan Manuel Estévez Tapiador lo explica así: "Tanto Google como Apple han dejado patente su deseo de vetar qué aplicaciones oficiales son las que podrán acceder a su tecnología, y no parece que soluciones como la británica o la francesa sean compatibles".

Aunque han optado por modelos distintos, el Gobierno español se sumó al francés —y al alemán, italiano y portugués— para denunciar en una reciente tribuna publicada en varios medios que el imponer una tecnología de este modo era una "oportunidad perdida" para la colaboración entre lo público y el sector privado.

Carmela Troncoso, ingeniera de Telecomunicaciones de la Escuela Politécnica de Lausana (Suiza) y una de las líderes del colectivo de desarrolladores que trabajó en el protocolo DP-3T —en el que se han inspirado Google y Apple para desarrollar su API— no cierra la puerta a que las apps inspiradas en esta tecnología sean compatibles con otro sistema. "Ya se verá".

Leer más: Por qué es importante que el Gobierno prepare su app de rastreo "interoperable", según una investigadora clave en el desarrollo de esta tecnología

El problema, hoy por hoy, es que la app española será compatible con la app de muchos países, pero no con la británica o con la francesa si estos no cambian su protocolo.

"La OMS debería liderar este tipo de soluciones para que sean lo más universales posibles"

Antonio López de Ávila es el CEO de Tourism Data Driven Solutions (TDDS) y expresidente de SEGGITUR, el organismo dependiente del Ministerio de Turismo encargado del I+D en el sector. Desde TDDS, López de Avila está proponiendo una tecnología que también ayudará a reactivar el entramado turístico de Canarias.

Se trata de hi+Card, una app que basándose en tecnología blockchain permitirá contar con un registro sanitario seguro y privado en el móvil, esencial para garantizar la seguridad de visitantes y de personal aeroportuario. Esta iniciativa también comenzará probándose en Canarias.

Leer más: La AEPD no ha recibido "ninguna consulta" del Gobierno sobre apps de rastreo e iniciará una investigación para saber cómo afecta esta tecnología a la privacidad

Sobre las apps de rastreo de contactos, López de Ávila explica a Business Insider España que las aplicaciones basadas en la tecnología de Apple y Google "podrán hablar" entre sí. El problema es cuando un usuario cuenta con una app que no está basada en este modelo y viene a España, como es el caso de turistas procedentes de países asiáticos —China—, americanos —Estados Unidos— o incluso europeos —Reino Unido—.

"Al final es como tener Uber e ir a un país en el que no usan Uber, sino que usan Cabify. De nada te sirve tener Uber", sintetiza. Es por esta razón por la que el CEO de TDDS plantea que sea la propia Organización Mundial de la Salud la que lidere este tipo de soluciones "para que sean lo más universales posibles".

A fin de cuentas, el uso de estas apps de rastreo de contacto no podrá ser, bajo ningún concepto, obligatorio. "Pero la gente podrá usarla y coger la que le dé la gana; al final le interesará usar la que más gente esté usando".

El Gobierno no solo tendrá que animar a los ciudadanos a usar su app: también tendrá que convencer a los turistas

Si hoy por hoy las apps europeas que sí son compatibles —como la suiza, austriaca, alemana, italiana, española, eslovena...— no darán ningún problema, el contar con visitantes de Reino Unido podría hacer que llegasen turistas que no usasen esta app aunque sí estuviesen dispuesto a emplearla.

El catedrático de la Carlos III, Juan Tapiador, remacha: "Esta no será una decisión técnica, sino política". "Será la autoridad española competente la que establezca las condiciones de uso para españoles o para turistas. Entiendo que la cuestión no afectará solo a ciudadanos de países como Reino Unido y Francia, donde la app es incompatible", apunta.

"Incluso en países con apps basadas en Google y Apple, el uso de esta será voluntario". "¿Será obligatorio su uso en España?".

Todo parece indicar que no. El protocolo desarrollado por las dos tecnológicas no invita a ello, y de hecho la Comisión Europea ya marcó el 16 de abril cuáles debían ser los requisitos para que una app de rastreo de contactos pudiese operar en Europa. Ya entonces, la institución animó a crear una app paneuropea —no ha sido así—, y de uso voluntario.

Y además