La tecnología de coches eléctricos de Renault "no tiene nada que envidiar" a la de Volkswagen, según su presidente

El CEO de Renault, Luca de Meo, en una presentación en octubre de 2019.
El CEO de Renault, Luca de Meo, en una presentación en octubre de 2019.

Reuters/Benoit Tessier

  • El CEO de Renault, el italiano Luca de Meo, asegura que la tecnología de coches eléctricos de la marca francesa "no tiene nada que envidiar" a la de la alemana Volkswagen, que conoce bien tras una década en ella, los últimos cinco años dirigiendo Seat.
  • De Meo afronta un importante desafío en el fabricante galo, muy tocado tras el despido del brasileño Carlos Ghosn, prófugo de la justicia japonesa por delitos financieros.
  • Los planes de Renault pasan por fabricar un millón de vehículos menos para 2025 y aumentar su oferta eléctrica, con al menos diez nuevos modelos antes de ese año.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La plataforma para coches eléctricos de la compañía francesa Renault "no tiene nada que envidiar" a la de líderes del mercado mundial como Volkswagen, asegura el italiano Luca de Meo, presidente de la marca francesa desde hace un año. Que el ejecutivo italiano diga esto no es baladí, ya que ha trabajado prácticamente una década en Volkswagen, desde 2009, y los últimos cinco años al frente de Seat, a la que ha llevado a sus cuotas más altas. En su último año en la compañía, 2019, la enseña de origen español batió su récord histórico con más de medio millón de vehículos vendidos (542.800 entregas).

Renault recurrió al ejecutivo italiano a principios de 2020 con el objetivo de reflotar su camino errático —en 2019 matriculó unos 3,75 millones de vehículos un 3,4% menos que el año anterior— desde la tortuosa salida de su consejero delegado Carlos Ghosn, arrestado en Japón en noviembre de 2018 por graves delitos financieros, y fugado del arresto domiciliario al Líbano, donde reapareció ante los medios a principios de 2020.

Luca de Meo es el responsable de reflotar a la compañía francesa y su alianza con la japonesa Nissan-Mitsubishi, y una parte importante de ese proceso será la estrategia de vehículos eléctricos de la compañía, sobre la cual es optimista. "He conducido el Renault y conozco el Volkswagen, y puedo decir que nuestra tecnología es la mejor", aseguró en una entrevista al Financial Times.

Carlos Ghosn carga contra Nissan en una repentina rueda de prensa, pero se niega a contar detalles de su fuga a Líbano

El máximo responsable del fabricante galo desde hace un año tiene ante sí un reto mayúsculo, para el cual ha acuñado un término: Renaulution, que encabeza su plan estratégico para los próximos años. Entre las claves de este plan está la reducción de su fabricación, de 4 millones de vehículos anuales a 3,1 en 2025, una reducción de costes de 3.000 millones de euros para 2025 y el lanzamiento de hasta 24 modelos nuevos en los próximos cinco años, de los cuales al menos 10 serán vehículos eléctricos puros.

"El contexto es difícil, el punto de partida de Renault es bastante bajo, venimos del infierno", admitió sin paliativos De Meo al FT, al que reiteró que su objetivo es pasar "del volumen al valor", a diferencia de la estrategia de su predecesor, que optó por una táctica agresiva de precios.

Los planes del italiano son que el 70% de las ventas de la enseña gala sean eléctricas o híbridas para mediados de esta década, y espera que Renault venda su último vehículo de combustión interna en Europa entre 2030 y 2035. También descartó cerrar las fábricas francesas de la compañía, aún siendo las que menor productividad presentan. "No quiero ser recordado como el tipo que despidió a 50.000 personas de Renault", afirmó.

Recuperar las relaciones con Nissan, el gran reto de De Meo

Otro de los grandes frentes del CEO de Renault es recuperar las relaciones con Nissan, muy tocadas después de que la compañía japonesa denunciara que Ghosn había hecho un uso personal de su capital, lo que llevó a su detención y posterior fuga. La marca japonesa, de la que Renault tiene un 43% de las acciones, llegó a trazar planes para separarse de la compañía gala después de 20 años de alianza.

De Meo aseguró que todavía no ha podido reunirse con los ejecutivos de Nissan. "Con el COVID, no he tenido la oportunidad de sentarme con ellos, comer sushi y beber sake", dijo al FT, que aseguró que espera hablar con la marca japonesa "de cosas prácticas". "Solo hablo de negocio, y les diré las cosas claras", agregó.

Una planta de baterías para salvar el empleo de la fábrica de Nissan en Barcelona: LG y Schneider están interesadas

Nissan anunció a mediados de 2020 el cierre de su fábrica en Barcelona, que tras una negociación con los sindicatos quedó retrasado hasta finales de 2021, así como el despido de sus 2.500 trabajadores. Hace unos meses se especuló con el interés de varias empresas de baterías para coches eléctricos, como LG o Schneider, para reconvertir la fábrica y mantener el empleo.

LEER TAMBIÉN: Renault nombra director general al expresidente de Seat Luca de Meo

LEER TAMBIÉN: Renault recortará un 8% de su plantilla en todo el mundo para reducir costes: suprimirá 15.000 empleos en un plan que no afectará a sus fábricas en España

LEER TAMBIÉN: Carlos Ghosn carga contra Nissan en una repentina rueda de prensa, pero se niega a contar detalles de su fuga a Líbano

VER AHORA: 10 años de Instagram: qué le espera a la red social en el futuro