¿Estás siempre cansado aunque duermas o descanses? Estos son los síntomas de que tienes síndrome de fatiga crónica

Los síntomas del síndrome de fatiga crónica incluyen fatiga severa, confusión mental, insomnio y dolor.
Los síntomas del síndrome de fatiga crónica incluyen fatiga severa, confusión mental, insomnio y dolor.

Westend61/Getty Images

El síndrome de fatiga crónica (CFS, por sus siglas en inglés) es una enfermedad grave caracterizada por agotamiento intenso que no mejora con el descanso o el sueño.

La enfermedad, también conocida como encefalomielitis miálgica (EM), no se comprende bien, pero los médicos creen que involucra tanto al sistema inmunológico como al neurológico, y a menudo se desencadena por una infección bacteriana o viral aparentemente no relacionada que dificulta el diagnóstico.

5 alimentos para mejorar los síntomas de fatiga crónica

Actualmente no hay tratamientos aprobados por la FDA para el SFC, pero existen algunos protocolos que pueden mejorar la calidad de vida, tal y como explica Emily Taylor, vicepresidenta de defensa y compromiso de Solve ME/CFS.

En este artículo podrás obtener más información sobre el síndrome de fatiga crónica y cómo saber si es posible que tenga la afección.

Síntomas

Muchas personas con síndrome de fatiga crónica no pueden realizar actividades diarias como trabajar o cocinar debido a su intensa fatiga y alrededor del 25% están confinados en casa. Esto se traduce en una baja calidad de vida.

Además, las personas con SFC experimentan síntomas más allá del cansancio, dice Medhat Mikhael, MD, especialista en manejo del dolor y director médico del programa no operativo en el Spine Health Center en el MemorialCare Orange Coast Medical Center.

Los siguientes síntomas pueden aparecer y desaparecer, o empeorar con el tiempo:

  • Fatiga severa, incluso cuando duerme lo suficiente
  • Problemas para dormir, incluido el insomnio, sin importar lo cansado que estés
  • Niebla mental y dificultad para concentrarse o pensar
  • Dolor, incluidos dolores de cabeza y dolor en las articulaciones de todo el cuerpo
  • Mareo
  • Síntomas que empeoran después de la actividad física o mental

Diagnóstico

Las investigaciones sugieren que hasta 2,5 millones de estadounidenses pueden sufrir este problema, pero están infradiagnosticados. Es más, se estima que menos del 10 % de las personas con fatiga crónica han sido diagnosticadas.

Eso se debe, al menos en parte, a que no existe una prueba para detectar la enfermedad. Además, estos síntomas pueden confundirse con otras afecciones autoinmunes y del sistema nervioso, o con enfermedades mentales, que incluyen:

  • Fibromialgia
  • Disautonomía
  • Endometriosis
  • Artritis
  • Depresión
  • Ansiedad

Además, los médicos a menudo no están familiarizados con el síndrome de fatiga crónica, lo que dificulta que los pacientes obtengan un diagnóstico, dice Jacob Teitelbaum, MD, internista de Vitality101.

"El SFC no es más una enfermedad mental que el cáncer", dice. "Desafortunadamente, algunos médicos durante el último siglo han tenido la costumbre de insinuar a las personas que 'no sé qué te pasa, así que estás loco'".

Teitelbaum agrega que esto puede "retrasar el tratamiento y causar una profunda angustia".

Causas

Debido a que el SFC está subdiagnosticado, es difícil saber quién se ve más afectado. Algunas investigaciones indican que la afección es más común entre los 40 y los 60 años, mientras que otras investigaciones muestran que es más común entre los 20 y los 40 años.

El síndrome de fatiga crónica se diagnostica más en personas de raza blanca y 4 veces más en mujeres que en hombres. Muchas personas a las que se les ha diagnosticado SFC han tenido una infección reciente y se están explorando las infecciones como posible causa. Otro factor de riesgo es el trauma infantil.

7 consejos para estudiar cuando estás cansado y con sueño

Aunque todavía no se comprende la causa o el mecanismo definitivo del síndrome de fatiga crónica, Teitelbaum dice que la investigación indica que las personas con la afección pueden haber "disparado un interruptor automático", por así decirlo, en el hipotálamo. 

Dicha área del cerebro produce hormonas que controlan las funciones vitales del cuerpo, que van desde la frecuencia cardíaca y el hambre hasta el deseo sexual y el sueño.

Nota: Las personas con COVID persistente pueden desarrollar síntomas similares al SFC y hasta un 46 % cumple los criterios para ello. Los investigadores aún están trabajando para comprender la conexión.

Manejo de los síntomas

No existe una cura para el síndrome de fatiga crónica, pero algunas personas controlan sus síntomas a través de cambios en el estilo de vida, medicamentos y protocolos respaldados por investigaciones.

Es importante estar preparado: el tratamiento del SFC a menudo implica prueba y error. Los médicos generalmente tratan los síntomas que causan la mayor interrupción en la vida de una persona, que incluyen:

Malestar post-esfuerzo

El malestar post-esfuerzo (PEM, por sus siglas en inglés) ocurre cuando los síntomas empeoran incluso con un esfuerzo físico o mental menor.

Para combatir la PEM, los médicos recomiendan un enfoque en el que una persona mide cuidadosamente su esfuerzo a lo largo del día para controlar los síntomas.

Puedes hacer esto con la ayuda de su médico, que puede ayudarte a rastrear patrones entre ciertos esfuerzos y síntomas. Si bien el enfoque es imperfecto en el día a día, ayuda a muchas personas a largo plazo, dice Taylor.

Problemas de sueño

Las dificultades para dormir son comunes con el SFC. El primer paso para tratar los problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido es establecer una buena higiene del sueño, con prácticas como acostarse a la misma hora todos los días y evitar las pantallas antes y en la cama.

Los tratamientos para el insomnio, incluyendo la terapia conductual cognitiva, medicamentos para dormir a corto plazo y el mindfulness también puede ayudar. Abordar otros síntomas, como el dolor, puede ayudar a las personas a conciliar el sueño y permanecer dormidas.

Dolor

Las personas con SFC a menudo experimentan dolor generalizado en todo el cuerpo, especialmente en las articulaciones.

Los médicos trabajan con personas con SFC para controlar el malestar y el dolor con ejercicios ligeros como yoga o estiramientos y medicina complementaria como acupuntura o masajes. Los analgésicos de venta libre, como la aspirina o el ibuprofeno, también pueden ayudar.

Si el dolor persiste, tu médico puede recomendarte trabajar con un especialista en control del dolor, quien puede ayudar a desarrollar un plan de control del dolor mediante cambios en el estilo de vida, terapia conductual y posibles recetas.

Estrés, ansiedad y salud mental

Las personas con SFC son más propensas que la población general a tener trastornos del estado de ánimo, como ansiedad y depresión-

Los investigadores todavía están investigando si existe un mecanismo biológico en juego, o si los desafíos diarios de vivir con SFC y no poder realizar actividades normales conducen a un mayor riesgo de depresión.

El tratamiento para las condiciones de salud mental relacionadas con el síndrome de fatiga crónica incluye terapias de atención y relajación, así como medicamentos para tratar la depresión o la ansiedad.

El bienestar general

Las personas con síndrome de fatiga crónica se benefician particularmente de un estilo de vida saludable, que incluye una dieta equilibrada y atención de la salud mental.

Teitelbaum recomienda el protocolo SHINE, que desarrolló para tratar a personas con SFC y fibromialgia. Es un conjunto integral de ajustes de estilo de vida e intervenciones médicas que aborda:

  • Sueño: El protocolo recomienda dormir entre 8 y 9 horas y usar tratamientos contra el insomnio, si es necesario, para lograrlo.
  • Hormonas: El objetivo es estabilizar los niveles hormonales a través de medicamentos que se dirigen a la tiroides y las glándulas suprarrenales.
  • Infecciones: SHINE identifica, aborda y previene infecciones, que van desde infecciones por levaduras hasta enfermedades virales.
  • Nutrición: El protocolo requiere un plan de alimentación bien balanceado para abordar cualquier tipo de deficiencia nutricional.
  • Ejercicio: Después de 10 semanas de seguir el programa, se les dice a los pacientes que aumenten su ejercicio lentamente y con supervisión médica.

Nota: Un pequeño estudio de 2011, supervisado por Teitelbaum, encontró que las personas con SFC y fibromialgia experimentaron mejores resultados después de seguir el protocolo. Los resultados habían perdurado cuando los investigadores hicieron un seguimiento casi dos años después.

Otros artículos interesantes:

Tener diabetes tipo 2 incrementa el peligro de sufrir 57 enfermedades distintas

Artritis, lupus o colitis ulcerosa: un nuevo estudio relaciona la contaminación del aire con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes

5 alimentos para mejorar los síntomas de la fatiga crónica

Te recomendamos