Cuando una mañana se me durmieron todas las extremidades, fui a urgencias aterrada: resultó ser un déficit de vitamina B12

Kelly Rissman, autora del artículo.
Kelly Rissman, autora del artículo.
Courtesy Kelly Rissman

Una mañana de miércoles, en mayo, salí a correr por el bajo Manhattan. Disfruté de la brisa, comí como siempre y me fui a trabajar. Después, mientras me acomodaba para dormir, sucedió algo inusual.

Estaba acostada sobre mi lado derecho en la cama cuando sentí como si alfileres y agujas me recorrieran el brazo izquierdo. No estaba ejerciendo presión sobre él, así que ¿por qué se me había dormido?  En ese momento agité y retorcí mi cuerpo, tratando de estirar el brazo para deshacerme de la sensación, pero no sentí ningún alivio.

Entonces se me adormeció la mano izquierda. Después de 30 minutos de pánico, me convencí de que todo estaba en mi cabeza y finalmente me quedé dormida. Cuando me desperté por la mañana, la misma sensación de hormigueo se había extendido a ambos brazos, manos, piernas y pies. 

Estaba muy asustada.

Tenía pánico y buscaba respuestas

Fui cojeando a un centro de urgencias cercano, donde la doctora me dijo que el hormigueo podría deberse a una infección viral, aunque no me hizo ninguna prueba ni me dio ninguna receta. Me fui sintiéndome aún más desesperada, y con más hormigueo.

Sin cambios en mis síntomas, vi a mi médico, que enseguida me hizo un extenso análisis de sangre. Mientras esperaba los resultados durante cinco días, me sentía tan débil que no podía ni dar una vuelta a la manzana. 

Finalmente, el análisis habló: tenía una deficiencia severa de vitamina B12.

Cómo es tener una déficit grave de vitamina B12 

Según el doctor Edwin Serrano, médico residente de neurología en el Hospital Universitario MedStar Georgetown, los niveles de B12 de alrededor de 300 picogramos por mililitro se consideran normales, y por debajo de 200 pg/ml se considera bajo. El mío rondaba los 175 pg/ml. Mis niveles probablemente no cayeron en picado de la noche a la mañana.

"Por lo general, los síntomas ocurren cuando la deficiencia de vitamina B12 no ha sido tratada durante años", opina Brad Kamitaki, profesor asistente de neurología en la Escuela de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson.

Muchas personas son inicialmente asintomáticas. Añade que la deficiencia de vitamina B12 "puede no ser diagnosticada o ser infradiagnosticada, ya que los síntomas pueden ser inespecíficos", como lentitud cognitiva, fatiga, hinchazón de la lengua, hormigueo en brazos o piernas y dificultad para caminar.

17 signos de que tienes un déficit de vitaminas, según expertos

El déficit de vitamina B12 generalmente tiene 2 causas: malabsorción o ingesta inadecuada

Algunas enfermedades, como la gastritis atrófica o la enfermedad celíaca, pueden bloquear la absorción de B12, mientras que las dietas veganas y vegetarianas pueden provocar una ingesta insuficiente, ya que los productos animales son una fuente principal de B12.

Los síntomas no desaparecieron inmediatamente con el tratamiento

Al menos el tratamiento parecía fácil: inyecciones de vitamina B12 durante un mes, luego suplementos diarios. Supuse que mis síntomas desaparecerían tras una semana de inyecciones; estaba equivocada. Tu cuerpo tarda un tiempo en reponer su B12, matiza Serrano: "Si hay síntomas neurológicos, pueden durar entre 3 meses y un año".

Ese fue mi caso. A pesar de que estaba recibiendo tratamiento, mis síntomas empeoraron antes de mejorar, y no se puede subestimar la forma en que estos afectaron mi vida. 

Persistía el entumecimiento de las piernas. También me encontré sin apetito y me saltaba comidas frecuentemente. Mi niebla mental era abrumadora. Los dolores de cabeza se hicieron tan insoportables que ya no podía dormir. Mi visión se volvió borrosa. 

Alarmada, mi médico pensó que los 2 últimos síntomas justificaban una resonancia magnética del cerebro para descartar un tumor o esclerosis múltiple; un neurólogo me dijo más tarde que el déficit de B12 podía explicar ambos síntomas.

Es importante tener en cuenta que hay algunas personas que pueden tener más riesgo de tener un déficit de vitamina B12 que otras, incluidas aquellas que siguen dietas basadas en plantas, asegura Kamitaki.

 

"También me gustaría que la gente fuera consciente de que una ingesta adecuada de vitamina B12 es esencial durante el embarazo y si hace lactancia exclusiva, ya que los efectos de la deficiencia de vitamina B12 en el feto en desarrollo y el bebé pueden ser significativos", explica Kamitaki.

Serrano añade que los grupos de mayor edad también están en mayor riesgo, ya que los casos de déficit aumentan con la edad.

Tuve mucha suerte de haber actuado tan rápido como lo hice. Serrano afirma que si los síntomas no se tratan, podría causar un "daño irreversible" al sistema nervioso y conducir a incapacidad permanente para caminar de forma normal, tensión muscular y pérdida de la función motora en las piernas. 

Asimismo, asegura que los síntomas que no se tratan podrían alterar la capacidad de producir glóbulos rojos, lo que aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca e incluso puede aumentar el riesgo de demencia de una persona.

Casi 5 meses después de mi pánico inicial en mayo, mis síntomas prácticamente habían desaparecido. Mi fuerza y energía han regresado, mi niebla mental se ha disipado, mi entumecimiento ha disminuido y puedo volver a correr por las mañanas.

Otros artículos interesantes:

¿Cuál es la mejor vitamina para proteger tu cerebro a medida que envejece? Una nutricionista de Harvard revela los alimentos que come cada día para asegurar su ingesta

10 signos que podrían indicar que tienes un déficit nutricional

¿Cuáles son los mejores alimentos con vitamina B12? Su carencia puede provocar enfermedades neurológicas

Te recomendamos