Pasar al contenido principal

Wuhan podría haber erradicado el coronavirus con las pruebas masivas de COVID-19

Sanitario durante las pruebas masivas en Wuhan, China.
REUTERS/Aly Song
  • Wuhan no ha detectado nuevos casos asintomáticos por primera vez desde hace 2 meses, lo que podría indicar que la capital de Hubei ha controlado la propagación del COVID-19.
  • La ciudad de 11 millones de habitantes, 5 millones más que Madrid, lleva desde el 11 de mayo evaluando a todos los residentes.
  • Hasta el momento, se había identificado unos  206 casos asintomáticos que, según varios estudios, podrían representar el 79% de los infectados con el SARS-CoV-2. 
  • No obstante, las biotecnológicas creen que no son una vía realista para controlar la propagación, aunque la comisión de Salud de Wuhan asegura que las pruebas masivas han dado resultados significativos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

De las 60.000 personas evaluadas este domingo en Wuhan, China, no se identificó ningún caso asintomático por primera vez desde hace 2 meses, según la comisión municipal de salud de la ciudad.

"El trabajo centralizado de pruebas e inspección de ácidos nucleicos de Wuhan ha producido resultados significativos", sostiene la comisión.

La capital de Hubei lleva desde el 11 de mayo realizando pruebas masivas a toda su población de 11 millones de habitantes, 5 millones más que Madrid, y creen haber controlado la propagación de COVID-19 a pesar de los 206 casos asintomáticos detectados las últimas semanas

Leer más: La OMS alerta de un "segundo pico inmediato" a los países que están levantando las restricciones aunque estén disminuyendo los casos de COVID-19

Los contagiados asintomáticos representan una amenaza relevante contra las medidas de control de la pandemia porque no presentan síntomas pero pueden contagiar al resto de la población. 

Hasta ahora, los estudios sostenían que 1 de cada 4 personas contagiadas con coronavirus podían no presentar síntomas y ser el 79% de los infectados con el SARS-CoV-2, según Science.

En Wuhan, en un extremo esfuerzo por evitar un segundo brote en la ciudad donde se identificó al coronavirus, los sanitarios dispararon las pruebas de NAT (que detectan la presencia de material genético del virus en sangre) de 42.000 el 12 de mayo a un máximo de 1,47 millones el viernes 22 de mayo, según Caixin.

Leer más: La primera vacuna para el COVID-19 podría costar 1.800 millones de euros

Sin embargo, expertos consultados por este mismo medio detallan que algunos resultados de las pruebas NAT podrían ser tergiversados porque se realizan de grupos de 10 o 20 personas y ha dado lugar a 2 escenarios muy diferentes: los grupos negativos se estiman que no están contagiados y, para los que daban positivo, había que volver a evaluar a cada uno y analizarlas individualmente. 

Esto, para otros países, es una vía poco realista para controlar la propagación, según la biotecnológica italiana DiaSorin. 

"Las pruebas actuales están vinculadas a tecnologías moleculares complicadas y costosas... Y la demanda es mucho mayor que la oferta", detallaba su CEO Carlo Rosa a Financial Times dado que requieres una movilización masiva de recursos y la plena cooperación de los residentes. 

De momento, en Wuhan, parece que se ha evitado lo que la Organización Mundial de la Salud ha llamado "segundo pico inmediato" tras el pronto levantamiento de las restricciones —que se mantuvieron en Wuhan durante 3 meses. 

Pero algunas ciudades de China siguen implementando medidas de control como Heilongjiang, que reportó 5 casos asintomáticos y detuvo su servicio de trenes, y Jilin y Liaoning, según Bloomberg, que tras detectar 40 infecciones sin origen conocido se aplicaron medidas en una región de 100 millones de personas. 

Y además