Pasar al contenido principal

25 famosos directivos que fallaron estrepitosamente en sus pronósticos tecnológicos

Steve Jobs
Alessia Pierdomenico / Reuters
  • Algunos de los empresarios más famosos del mundo no supieron ver a tiempo la revolución tecnológica.

  • El antiguo CEO de Microsoft dijo que el iPhone era demasiado caro y que no atraería a los clientes empresariales por carecer de teclado físico.

  • "Ni RedBox ni Netflix están siquiera siendo considerados relevantes en términos de competencia", aseveró en 2008 el CEO de Blockbuster.

No siempre los expertos son capaces de ver los grandes cambios que se van a acontecer en su propio campo de trabajo.

La historia está repleta de pequeñas ideas en las que nadie creía que terminaron cambiando el mundo empresarial tal y como lo conocemos. Y es que intentar predecir el curso de la innovación puede hacer quedar mal hasta a las mentes más brillantes, muchos años después.

Entre las más conocidas, destaca la realizada por Bob Metcalfe, el multimillonario inventor de la tecnología Ethernet y fundador de 3Com Corporation, que en una columna para InfoWorld escrita el 4 de diciembre de 1995 vaticinaba la muerte de internet.

Metcalfe llegó a decir que internet se convertiría en una supernova espectacular que "colapsaría catastróficamente" un año más tarde, alegrando entre otras cosas las brechas de seguridad, sobrecargas de capacidad y la demanda de vídeo online.

La consultora CB Insights ha recopilado un puñado de declaraciones de varios CEO de compañías destacadas en diferentes sectores tecnológicos que no supieron ver la importancia de la tecnología disruptiva en su momento. 

Leer más: Los 13 mayores fracasos en la historia de la tecnología

Desde el iPhone hasta el coche autónomo o incluso el potencial de Google, estas citas demuestran cómo algunos de los ejecutivos más importantes del sector tecnológico también se pueden equivocar.

Sobre la revolución del smartphone y el impacto de Apple

ceos que no creyeron en las tecnologías disruptivas
Pixabay

"Hoy Apple va a reinventar el teléfono". Así presentaba Steve Jobs el primer iPhone de Apple, en enero de 2007. Cinco meses después, el 27 de junio, llegaba al mercado para hacer realidad esas palabras. El teléfono móvil jamás volvería a ser lo mismo.

Por aquel entonces los móviles más extendidos en el mercado, de marcas como BlackBerry, Palm Treo o Motorola, tenían teclado físico e incluso los más avanzados utilizaban la configuración de teclado QWERTY que existe en los ordenadores de medio mundo. Eso limitaba la posibilidad de apostar por otras funciones a nivel multimedia, ya que muchos de los terminales se orientaban casi exclusivamente a recibir correos electrónicos. 

Aquella primera versión del iPhone presentada por Apple incluía cámara de fotos de 2 megapíxeles, reproductor de música, conexión wifi, correo electrónico, Safari, y sobre todo un diseño innovador que años después todos querrían imitar. Llegaba la hora de las pantallas, y la posibilidad manejar la web con el dedo facilitó en gran medida la navegación por internet a través de los dispositivos móviles.

Aquel primer iPhone fue elegido invento del año por la revista Time, y más de una década después ha demostrado haber marcado un antes y un después en la historia de la telefonía móvil.

Pero todas aquellas innovaciones hicieron que en su momento no fueran muy bien entendidas por el resto de competidores. Las grandes empresas rivales ni siquiera supieron a qué se enfrentaban.

¿Era un competidor de dispositivos móviles o de desarrolladores de portátiles? Tal era la revolución propuesta por el iPhone que muchos de los CEOs de las principales empresas competidoras ni siquiera tomaron en serio la amenaza.

Ed Colligan, CEO de Palm, sobre los rumores de que Apple iba a desarrollar un teléfono móvil en declaraciones realizadas en 2006

Ed Colligan
Getty Images

"Hemos luchado y sufrido durante unos cuantos años en el sector para intentar descubrir cómo se puede hacer un teléfono decente... los colegas de la industria del PC no van a venir a enseñarnos cómo se hace", llegó a decir Colligan. "No van a meterse así sin más en el sector", dijo. Pero se equivocó.

Steve Ballmer, antiguo CEO de Microsoft, dijo lo siguiente en relación a la idea de Apple de lanzar un teléfono móvil inteligente sin teclado físico

Steve Ballmer Microsoft
Microsoft

"¿500 dólares? ¿Subvencionado? ¿Con una tarifa telefónica asociada? Diría que se trata del teléfono más caro del mundo. Y no atrae a los clientes del mundo empresarial porque no tiene teclado. Eso la convierte en una máquina de correo no demasiado buena". dijo. 

Jim Balsillie, uno de los CEO de RIM —germen de lo que hoy es Blackberry—, rechazaba por completo en 2007 todo lo que representaba el iPhone:

Jim Balsillie BlackBerry
Flickr / Nan Palmero

"Es una novedad dentro de un mercado ya saturado con muchas opciones diferentes para los consumidores. Creo que es exagerado decir que puede suponer un cambio radical para BlackBerry", vaticinó.

Incluso el propio fundador de Apple, Steve Jobs, llegó a manifestar públicamente sus dudas sobre los teléfonos con pantallas grandes y su aceptación en el mercado

RE El exCEO de Apple, Steve Jobs, en una imagen de 2001.
El antiguo CEO de Apple, Steve Jobs, en una imagen de 2001. Reuters

"Un teléfono así no resulta nada manejable", sentenció Jobs cuando Samsung y Google presentaron smartphones con pantallas más grandes de las 3,5 pulgadas que tenía el iPhone original. "Nadie va a comprar una cosa así", dijo.

El iPhone X tiene una pantalla de 5,8 pulgadas, un 66% más que el iPhone original. En este caso, Steve Jobs no logró adelantarse a lo que sucedería en el futuro. 

Nathan Myhrvold, CTO de Microsoft en 1997, minimizó Apple en un momento en el que la compañía lo estaba pasando regular

Myhrvold, cofundador de Microsoft
Flickr / JD Lasica

"Apple ya está muerta", dijo Myhrvold sin imaginarse lo que pasaría a lo largo de la siguiente década.

Stan Shih, fundador de Acer, llegó a vaticinar que Apple no conseguiría hacerse con un hueco en la industria de los ordenadores:

Stan Shih
Wikimedia / Tony Tseng

"Apple es como un virus mutante, que intenta escapar de la estructura tradicional de la industria del PC; sin embargo la industria se hará inmune, bloqueando esa tendencia. Creemos que la parte del sector que no es Apple superará a la que lo es porque así es como normalmente evoluciona cualquier industria". 

2. Amazon

Amazon Logo Oficina

Si hay un nombre que ha revolucionado la forma en que el consumidor actual compra sus productos, es sin duda Amazon. Desde que la empresa comenzara su andadura en los 90 vendiendo libros a través de Internet,  su CEO Jeff Bezos, no ha dejado de transformar la industria del comercio minoristas y el ecommerce.

Con una mirada única puesta en el cliente y una obsesión por la eficiencia y la innovación, Amazon se ha convertido en el rey de la venta de internet por un buen número de razones. Las opiniones de clientes, los motores de sugerencia de productos (cross-selling) o la compra en un solo click son algunas de las acciones que han hecho de esta empresa un gigante temido y un ejemplo a imitar.

Hoy su Jeff Bezos es considerado la persona más rica del mundo, cuenta con más de 100 millones de personas en todo el mundo suscritas a su servicio Prime y unos ingresos obtenidos en el primer trimestre del año de 51.000 millones de dólares, que han superando con creces las expectativas realizadas por Wall Street.

Pero no todos fueron capaces de ver el monstruo en el que se convertiría aquella primera librería en línea, y muchos han subestimado a Amazon, incluso recientemente.

Louis V. Gerstner Jr, presidente de IBM en 1999, desdeñó la manera en que Amazon podría transformar las ventas al por menor a través de internet en 1999:

"Amazon.com es un concepto minorista muy interesante, pero espera a ver lo que Wal-Mart está preparando", dijo Gerstner, subrayando que por entonces IBM generaba cinco veces más ingresos que Amazon. I

  • Mike Glenn, vicepresidente ejecutivo de la empresa de mensajería FedEx, minimizaba en 2016 el impacto de la decisión de Amazon de contar con sus propios camiones para ingresar en el negocio de logística:

"A pesar de todas las noticias e informes que hablan de que un nuevo actor está compitiendo contra las tres principales empresas de transporte de los Estados Unidos, la realidad es que parece un gesto que podría resultarle desalentador ya que requeriría miles de millones de dólares y varios años para poder construir una cadena con la densidad suficiente para imitar flotas como las de FedEx", dijo Glenn.

Aunque Amazon hoy por hoy está bastante lejos de superar el negocio de FedEx y UPS a nivel de logística, desde luego está mucho más cerca de lo que lo estaba hace dos años.

  • Richard Johnson, CEO y presidente de Footlocker, afirmaba en agosto de 2017 que no le preocupaban los proveedores que iban directamente a Amazon a vender zapatillas de deporte:

"No creemos que los fabricantes que venden productos directamente en Amazon sean una amenaza inminente para nosotros. No hay ningún indicativo para pensar que nuestros vendedores tenga la intención de llevar sus  productos deportivos de primera calidad, como zapatillas de más de 100 dólares como las que ofrecemos, directamente a este canal de distribución", sentenció. 

  • Tras la apertura de la primera tienda Amazon Go —una tienda automatizada en Seattle donde los clientes no deben pararse a pagar sino que los productos se les carga directamente en sus cuentas a través de una aplicación— en enero de 2018  el presidente de la cadena de grandes almacenes Saks Fifth Avenue, Marc Matrick, dijo que no estaba preocupado por la amenaza que la automatización de la tienda Amazon representa para los establecimientos tradicionales:

"Cuando piensas en la experiencia online frente a la offline, la verdad es que no necesitamos inteligencia artificial en nuestras tiendas", "Tenemos lo que podríamos llamar  'El Yo': 4.500 asesores de estilo de carne y hueso en nuestras tiendas puestos a disposición de los clientes".
 

3. Airbnb

Airbnb Plus, el nuevo servicio de alojamientos Premium llega a Barcelona.

Los nuevos modelos de negocio basados en plataformas de economía colaborativa que en el sector turístico que llegaban principalmente de la mano de Airbnb han marcado un antes y un después en la manera de viajar desde que esta plataforma naciera en 2008.

Cada vez más turistas deciden alojarse en los apartamentos y casas que encuentran a través de Airbnb lo que está conllevando ciertos cambios en materia de vivienda en las ciudades donde esta plataforma tiene mayor presencia. Incrementos en el precio de las viviendas o movimientos de la población hacia la periferia son solo algunas de las consecuencias del alquiler turístico. Y eso sin contar los efectos sobre el sector hotelero.

Pero no todos supieron ver lo que podría conllevar el nacimiento de Airbnb. En 2016 incluso algunos hoteleros declaraban que este servicio realmente era competencia para portales como Booking o Expedia pero no para ellos.

  • Christopher Norton, EVP de productos y operaciones globales en el Four Seasons subestimaba así el poder de Airbnb:

"Nuestros huéspedes no quieren la sensación y el aroma de Airbnb", y añadía " esperan un nivel de servicio que sea diferente, más sofisticado, detallado y hábil".

  • Richard Jones, vicepresidente senior y director de operaciones de Hospitality Ventures Management Group, en 2014 no veía riesgo en la nueva forma de turismo propuesta:

 "No hemos visto un efecto directo [de Airbnb] en ninguno de nuestros hoteles (...). No creemos que tenga impacto alguno en nuestros resultados o que haya llegado a nuestro mercado hasta el momento", dijo.

4. Netflix

Netflix

Netflix llegaba a Esaña en 2015, pero en Estados Unidos este servicio de contenido multimedia en streaming llevaba operando bajo suscripción desde 1999. Hoy, casi veinte años después de su nacimiento, Netflix no solo se ha convertido en la marca de entretenimiento más valiosa, por encima de nombres como Disney, recientemente la compañía valora la posibilidad de contar con sus propios cines.

Pero durante sus primeros pasos algunos ni siquiera quisieron ver una posible amenaza para los vídeoclubes. Mucho menos se pensó en que esta plataforma de vídeo bajo demanda pudiera plantarle cara y revolucionar la forma de ver televisión como lo está haciendo actualmente.

  • Jim Keyes, CEO de Blockbuster, hablando sobre Netflix en 2008.

"Ni RedBox ni Netflix están siquiera siendo considerados relevantes en términos de competencia."

  • Jeffrey L Bewkes, CEO de Time Warner, hablaba así en 2010 al preguntarle por el giro de Netflix hacia contenido con licencia:

"Es como si se me preguntara, ¿el ejército albanés se va a apoderar del mundo? No, no lo creo."

"La verdadera amenaza para la televisión convencional no es tanto Netflix como la llegada de Movistar+ ya que se está diluyendo la frontera entre la televisión gratuita y la televisión de pago".

5. Bitcoin

países que consumen menos energía que Bitcoin
Pixabay

Bitcoin actualmente no se encuentra en sus mejores momentos. Pero la criptomoneda logró a alcanzar tal valor que no solo se hizo conocida a nivel mundial, sino que numerosas personas alejadas del mundo de las divisas digitales comenzaron a invertir en ella a gran escala.

Por ello muchos especialistas del mundo de la banca y la economía saltaron a los titulares para alertar del peligro del Bitcoin, su alta volatilidad y la burbuja que suponía. A pesar de que aún existe poca regulación sobre ella, y alguna desconfianza por parte de los bancos, lo cierto es que Bitcoin sigue ahí y esta divisa junto a su tecnología Blockhain despiertan cada vez más la atención de las industrias.

  • Jamie Dimon, CEO de JPMorgan,  opinaba claramente a finales de 2015 que el Bitcoin no sobreviviría:

"En mi opinión personal, no existirá en el mundo una moneda asumida como válida que no tenga un control. No existe ningún gobierno que vaya a permitir esto durante mucho tiempo... por lo que no habrá una divisa que se permita evitar los controles del gobierno", dijo Dimon.

  • Lloyd Blankfein, CEO de Goldman Sachs se refería en estos términos sobre la famosa criptomoneda en 2017:

“Algo que modifica su valor en un 20%, de la noche a la mañana no parece que pueda ser tomado como una divisa. Es un vehículo para perpetrar fraudes”. En mayo de 2018, llegaba a los medios la noticia de que Goldman Sachs podría convertirse en el primer banco de Wall street en comenzar a operar con bitcoins.

    "Hoy en día con Bitcoin no se pueden hacer muchas transacciones. No se puede gastar fácilmente y no es un almacén efectivo de riqueza porque tiene volatilidad, a diferencia del oro. Por lo que Bitcoin es un mercado altamente especulativo. Bitcoin es una burbuja ".

6. Google

Buscador de Google
Pixabay/Simon Steinberger

Google nacía como motor de búsquedas en 1998 de la mano de  Larry Page y Sergey Brin, unos jóvenes estudiantes de Stanford que con tan solo veinte años y en el garaje de una casa dieron vida a la que más tarde se convertiría en una de las empresas más poderosas a nivel mundial.

Pero por aquellos años pocos podían imaginar el poder que llegaría a ostentar la empresa californiana en el futuro. Incluido el CEO de Yahoo, Terry Semel, quien tuvo la oportunidad de comprar Google en 2002, y acabar con uno de sus grandes competidores.

Por aquel entonces los fundadores de Google solicitaban 3 mil millones de dólares por la compra y Semel tan solo estaba dispuesto a pagar mil millones de dólares. Si subestimó el poder de Google o no, es algo que no sabemos, pero está claro que visto donde el futuro ha posicionado a cada empresa es posible que se arrepienta de no haber querido pagar aquel precio.

Semel no fue el único CEO tecnológico incapaz de intuir que Google aspiraba a lo más alto. Steve Ballmer quien fuera director ejecutivo de Microsoft ni siquiera consideró al gigante de internet como un proyecto a tener en cuenta.

    "Google no es una compañía real. Es un castillo de naipes".

7. Videojuegos móviles

Los dispositivos móviles llevan años transformando la dinámica de la industria del videojuego.

En la actualidad ya existen más de 2.300 millones de jugadores activos en el mundo, y se espera que el mercado de los videojuegos alcanzará los 137.900 millones de dólares en 2018, según el último informe de Newzoo Por primera vez, los juegos móviles contribuirán con más de la mitad de todos los ingresos, con un crecimiento de estos videojuegos para smartphones y tabletas creciendo  un 25,5% año tras año.

Perol los juegos para móviles son otro legado de la industria que los ejecutivos no vieron venir. Si bien los éxitos de aplicaciones como Pokémon Go, Fortnite o mucho antes Angry Birds se han vuelto enormes, –y ya los dispositivos móviles permiten mejorar la experiencia de usuario ofreciendo juegos que van más allá de arrastrar elementos con el dedo o construir estructuras,–  durante mucho tiempo los líderes del mundo de las videoconsolas no creyeron que eso fuera a convertirse en una moda de ocio a tener en cuenta.

  • Reggie Fils-Aime, presidente de Nintendo, se refería así a los videojuegos móviles, en 2011.

    "Estos videojuegos para móviles son 'ácilmente descartables desde el punto de vista del consumidor".

8. El coche autónomo

¿Cómo pagar menos en la factura de telefonía móvil? - KillMyBill
JasonDoiy/Getty Images

El coche autónomo está lejos aún de alcanzar el nivel 5 o lo que es lo mismo la autonomía total. Pero mientras que este sueño de ir leyendo en el coche mientras tu vehículo te lleva al destino solicitado se hace realidad, lo cierto es que ya son muchos los pasos que numerosas compañías están dando en este camino. En este punto muchas firmas de coches comienzan a pensar más como tecnológicas que como meros fabricantes.

A medida que los coches estén cada vez más conectados y sean más autónomos, se producirá una revolución en el sector que alejará a estas industrias de lo que hasta ahora se suponía era fabricar y comercializar vehículos. Pero aunque desde Tesla a los experimentos de coche autónomo de empresas tecnológicas como Google o Apple son ya un hecho, lo cierto es que hace ta solo unos años, no todos los CEOs de grandes firmas automovilísticas creían en este cambio.

  • Dieter Zetsche, CEO de Daimler hablaba así sobre la noticia de que Apple estaba interesada en formar parte en el desarrollo de los coches autónomos:

"Si hubiera un rumor de que Mercedes o Daimler planean comenzar a fabricar teléfonos inteligentes, Apple no perdería el sueño. Lo mismo puede decirse en mi caso". 

  • Oliver Blume CEO de Porsche no parecía interesado en involucrar su marca con el coche del futuro. Así hablaba en 2016 a Business Insider USA:

“El terreno de acción de un iPhone es el bolsillo, no la carretera"

  • Wolfgang Epple,cabeza de R&D for Jaguar Land Rover, no consideraba en 2015  la opción de que su empresa alguna vez fuera a construir coches autónomos.

 “No queremos construir un robot que pueda llevar un cargamento de un punto A a un punto B. Nuestros clientes no son cargas a transportar.”

Tres años después de estas declaraciones, Juaguar ha llegado a un acuerdo con la empresa Waymo para la construcción del primer coche autónomo de lujo.

 9. El ordenador personal

ceos que no creyeron en las tecnologías disruptivas
Pixabay

Las predicciones en torno al futuro del PC, sin duda son unas de las más conocidas por su poca previsión. El ordenador personal, más conocido como PC, hace referencia a una computadora diseñada para ser utilizada por una única persona. Este tipo de ordenadores se opone a las computadoras centrales que fueron diseñadas para procesar un elevado número de datos por parte de las empresas.

Aunque los primeros PCs datan de los años sesenta, no fue hasta los 80 que su uso comenzó a normalizarse hasta popularizarse durante los 90. Previamente a este éxito algunos importantes directivos del sector no fueron capaces de vislumbrar el enorme uso que llegaría a alcanzar el PC:

  • Ken Olsen, fundador de Digital Equipment Corporation, 1977 esperaba poco del PC a nivel doméstico:

"No hay ninguna razón para que alguien vaya a querer un ordenador en su hogar"

  • Thomas Watson, a pesar de ser el presidente de IBM, estuvo lejos de acertar en sus predicción. En su defensa cabe señalar que fue dicha en 1943, cuando el término "computadora" estaba lejos de referir al mismo dispositivo que hoy en día.

    "Creo que existe un mercado mundial para tal vez cinco computadoras."

Y además