4 señales que podrían indicar que estás comiendo demasiadas proteínas

Come suficientes proteínas.
Getty Images
  • Las proteínas son básicas para la vida. Este macronutriente participa en numerosas funciones vitales del cuerpo, forma parte de músculos, huesos y piel y aporta los aminoácidos esenciales.
  • Un déficit de proteínas conlleva serios problemas de desnutrición.
  • Pero excederse en su consumo también tiene consecuencias para tu cuerpo.
  • Ya sea que te guste demasiado la carne, sigas una dieta alta en proteínas para adelgazar o las consumas para aumentar tu masa muscular, aquí algunos signos que pueden indicar que estás comiendo demasiadas proteínas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Asegurarte de tomar la cantidad necesaria de proteínas que necesita tu cuerpo es esencial. Pues se trata de uno de los macronutrientes de nuestro organismo. Es decir, sin ellas este no podrá funcionar correctamente.

Son fuente esencial de aminoácidos y nitrógeno. Ayudan a reparar y desarrollar músculo, huesos y en general cualquier tejido corporal. Por si esto fuera poco, participan de un enorme número de funciones vitales para la vida. Por lo que un déficit tendrá serias consecuencias de desnutrición.

Además de todo esto, en los últimos años las dietas altas en proteínas han experimentado un gran resurgimiento. Prometen grandes resultados, ya sea que quieras perder peso (pues entre otras cosas favorecen la sensación de saciedad) o ganar musculatura.  

El problema, es que llevar a cabo una alimentación altamente proteíca también puede poner en riesgo tu salud.

Entre las afecciones vinculadas a este exceso está un mayor riesgo de padecer cálculos renales. Asimismo una dieta rica en carne roja y grasas saturadas se ha vinculado con mayor probabilidad de enfermedades cardíacas o incluso cáncer de colon.

Leer más: 7 errores típicos que se comenten al comenzar una dieta alta en proteínas

Un aporte adecuado para un adulto activo supone que el 10% de las calorías consumidas debe provenir de las proteínas, de acuerdo a las directrices indicadas por la escuela de Medicina de Harvard. Lo recomendable: que este consumo venga derivado de fuentes saludables como legumbres, carnes magras, lácteos o pescados.

A continuación algunos síntomas leves que podrían estar indicando que estás comiendo demasiadas proteínas.

1. Ganancia de peso

Las proteínas favorecen la sensación de saciedad en el cuerpo e incluso dietas ricas en este macronutriente pueden ayudarte a adelgazar.

Dicho esto, si tomas demasiadas proteínas sin control alguno sobre el resto de calorías, si además llevas una vida sedentaria, esto puede llevarte a ganar peso.

"Si consumes más de lo que necesitas para la síntesis de proteínas, el macronutriente se descompondrá y la almacenará para el consumo de energía. Dicho de otra forma, se convertirán en grasa, de manera similar a cómo se descomponen y almacenan los carbohidratos", advirtió previamente a Insider Helen Mullen, dietista y supervisora de nutrición clínica en el New York-Presbyterian Hospital.

Intenta compensar esto primando el consumo de carnes más magras como las de ave y conejo. Otros alimentos ricos en proteínas más saludables los puedes encontrar en los frutos secos, legumbres o el pescado.

2. Problemas de estreñimiento

Consumir muchas proteínas puede llevarte a desechar de tu dieta alimentos tales como frutas, verduras o cereales, lo que a la larga se traduzca en una carencia de fibra. Entre los muchos beneficios de este elemento en tu cuerpo está ayudarte en la digestión y el tránsito intestinal.

De ahí que si los alimentos ricos en fibra han sido sustituidos en tu dieta por proteínas, puedas terminar teniendo ciertos problemas de estreñimiento.

3. Mal aliento

Si estás notando que tu aliento ha empeorado quizá se deba a que te estás excediendo en el consumo de proteínas. Sobre todo si para ello has desechado de tu dieta la ingesta de carbohidratos. 

Esto puede suceder por ejemplo al seguir algún tipo de dieta cetogénica. En este tipo de alimentación se reduce drásticamente el consumo de hidratos de carbono, lo que hace que tu cuerpo tenga un bajo nivel de glucosa y deba empezar a consumir grasa como combustible. 

Esto pone en marcha un proceso fisiológico denominado cetosis a través del cual el organismo produce cuerpos cetogénicos (ácido acetoacético, ácido betahidroxibutíricose y acetona) causantes del olor desagradable que sale de tu boca.

4. Estás deshidratado

Demasiadas proteínas también puede conllevar deshidratación en tu cuerpo.

Así lo recoge entre sus conclusiones un estudio de 2002 centrado en atletas en el que los investigadores encontraron que una mayor ingesta de proteínas se correspondía con menores niveles de hidratación.

Al eliminar el exceso de proteínas se produce un aumento de amonio, una sustancia tóxica que el hígado transforma en urea. A su vez el riñón trabajará de manera extra para deshacerse de este exceso de urea aumentando el volumen de orina, para lo cual retendrá más agua. Lo que puede derivar en una deshidratación ligera.

Por lo que si estás siguiendo una alimentación rica en proteínas asegúrate de estar consumiendo los niveles óptimos de agua que necesita tu cuerpo.

Fuente: Harvard, Healthline, The Healthy

LEER TAMBIÉN: 3 beneficios de hacer sentadillas y cómo hacerlas correctamente

LEER TAMBIÉN: ¿Habrá confinamiento el 18 de septiembre? La verdad sobre el rumor que circula en internet

LEER TAMBIÉN: Estas son las profesiones con más psicópatas del mundo, según la ciencia

VER AHORA: Así va la carrera por las vacunas contra el coronavirus: cuándo estarán las primeras y en qué fase está la investigación en España

    Más:

  1. Alimentación
  2. Salud
  3. Dietas
  4. Top
  5. Listas