La crisis de la cadena de suministro va a crear aún más caos en los próximos años, y esta vez podrás culpar al cambio climático de la subida de los precios

camión hundido suministros cadena
Rebecca Zisser

iStock / Business Insider

En los últimos dos años, hemos sido testigos de una escasez pandémica de todo tipo de productos, desde la madera hasta los fertilizantes y los semiconductores, lo que ha provocado un aumento de los precios de todo tipo de productos, desde las casas hasta los coches o las alitas de pollo

La guerra en Ucrania no ha hecho más que agravar estas deficiencias de suministro, agitando los mercados mundiales de petróleo y trigo. Y a pesar de las promesas en 2021 de expertos como el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, de que las interrupciones de la cadena de suministro y la inflación que provocaban serían "transitorias", los problemas del sistema aún no se han resuelto por sí solos, y esos mismos expertos se afanan ahora en atajar unas subidas de precios al rojo vivo

No se sabe cuándo se aliviará la pandemia de la escasez de suministros, pero incluso cuando suceda, la era de la escasez y el desabastecimiento no habrá terminado. Ello se debe a que el cambio climático ha comenzado a perturbar la cadena de suministro, haciendo más difícil la producción de productos básicos y más peligroso su transporte por el mundo.

Ya estamos viendo que desastres climáticos como las precipitaciones extremas, la sequía y el calor se suman a la inflación de los últimos años. Estos trastornos climáticos han pasado desapercibidos gracias a la pandemia, pero no permanecerán invisibles para siempre. A medida que los cataclismos más graves empeoren y más partes del mundo se vean sometidas a un estrés climático crónico, los consumidores verán más interrupciones y aumentos de precios como los que nos hemos acostumbrado a ver durante la pandemia.

Aumento de la escasez de alimentos

La industria más sensible al cambio climático es la agricultura, en gran parte porque la mayoría de los cultivos tienen poca tolerancia al clima extremo. Los desastres a corto plazo, como los tornados y las inundaciones, pueden acabar con toda una cosecha anual y fenómenos como la sequía y las temperaturas más altas pueden causar daños a largo plazo al reducir el rendimiento de los cultivos en unos pocos puntos porcentuales cada año. 

compra estantes vacíos

La industria cafetera brasileña sufrió el año pasado las dos caras de esta moneda climática. La peor sequía del siglo perjudicó el crecimiento de la cosecha en otoño, y unos meses más tarde una serie de fuertes lluvias acabó con muchas de las plantas que habían sobrevivido. Este clima extremo, junto con fenómenos meteorológicos comparables en otras regiones productoras de café como América Central, hicieron que los precios del café alcanzaran sus niveles más altos en más de una década.

En algunas partes del mundo, los cambios de temperatura a largo plazo ya han comenzado a afectar lo que podemos cultivar, según me dijo Deepak Ray, científico principal del Instituto sobre el Medio Ambiente de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos). En Europa, Australia y el sur de África, Ray explica que los efectos del clima ya están erradicando suficientes alimentos para alimentar a unas 50 millones de personas cada año. 

Elon Musk habla de la guerra en Ucrania, de la importancia de la energía nuclear, y explica por qué Benjamin Franklin sería la persona "más divertida en una cena"

Las regiones más ricas como Europa y Australia tienen excedentes de alimentos que pueden aprovechar si los rendimientos no son suficientes, según él, pero el sur de África ha luchado para reemplazar los cultivos que no han crecido, lo que obliga a los países de la región a recurrir al Programa Mundial de Alimentos y a costosas importaciones internacionales para llenar ese vacío. 

Esto conducirá inevitablemente a un aumento del hambre crónica en las regiones más afectadas.

Ray también ha comprobado que el calentamiento de las temperaturas aumentará la capacidad de cultivar alimentos en algunas regiones del norte, como Minnesota, donde él vive. Aun así, la industria agrícola tardará décadas en migrar al norte, a nuevos puntos idóneos para la producción de cultivos, lo que significa que, mientras tanto, habrá escasez de suministro de cultivos sensibles al calor, como el trigo y la soja.

Fabricación interrumpida

El sector manufacturero también se enfrenta a los riesgos del cambio climático. Por un lado, muchas explotaciones mineras que se abastecen de las materias primas necesarias al inicio del proceso de fabricación se concentran en lugares sensibles al cambio climático. Muchos productos electrónicos requieren minerales como el níquel y el cobalto, que son componentes clave de las baterías. 

Alrededor del 70% del cobalto se extrae de la República Democrática del Congo, y cerca del 30% del níquel se extrae de Indonesia, naciones ambas en las que las inundaciones y el calor pueden hacer inseguras las condiciones de trabajo o imposibilitar el transporte del mineral en bruto.

Por su parte, muchas de las refinerías de petróleo y productos químicos de Estados Unidos están situadas en el Golfo de México, lo que las hace vulnerables a los huracanes. Cuando el catastrófico huracán Ida tocó tierra en Luisiana el verano pasado, obligó a cerrar al menos nueve refinerías y provocó la paralización de casi toda la producción de petróleo y gas en el Golfo. 

Incluso la escasez de semiconductores, quizá el ejemplo más famoso de interrupción de la cadena de suministro causada por la pandemia, tuvo un componente climático. La tormenta de hielo que azotó Texas durante el invierno de 2021 provocó el cierre de tres importantes fábricas de semiconductores. La escasez de recursos como el agua también afectará a la producción de chips. 

transporte

"Para la fabricación de chips, al ser un proceso tan intensivo en calor, hay que inyectar agua continuamente para mantener un nivel adecuado de temperatura", explica Abhijeet Ghadge, profesor de gestión de la cadena de suministro en la Universidad de Cranfield (Inglaterra). El uso de agua requerido para la producción ha empezado a crear problemas de escasez de agua, afirma. A esto se suman las sequías en puntos fuertes de la fabricación de chips, como Taiwán. 

El estrés térmico también podría ralentizar la producción al hacer inseguro el trabajo al aire libre o en las fábricas. Las olas de calor extremas podrían tener el mismo impacto que la escasez de mano de obra que surgió durante la pandemia, obligando a los centros de trabajo a cerrar durante unos días o semanas, interrumpiendo el flujo de mercancías en todo el mundo. 

Retrasos en el transporte de mercancías

La compleja red de barcos, aviones, camiones y trenes que transporta las mercancías de un lado a otro del mundo sufrirá frecuentes interrupciones como consecuencia de fenómenos meteorológicos graves, que podrían eliminar carreteras y enlaces ferroviarios clave o hacer imposible la navegación en alta mar.

Esto sucedió el año pasado en la provincia canadiense de Columbia Británica, cuando las inundaciones repentinas cortaron las dos principales vías férreas que conectan Vancouver con el resto del país, provocando subidas de precios de diversas mercancías en todo Canadá. La infraestructura tardó semanas en volver a funcionar. 

El transporte por carretera en Estados Unidos también ha sufrido interrupciones similares pero menos catastróficas, como cuando un corrimiento de tierras en Colorado destruyó un tramo de la Interestatal 70 y privó a los camioneros de una ruta clave de este a oeste del país. La tormenta de hielo de Texas también bloqueó durante tres días vías férreas cruciales, cortando un enlace que conectaba el Estado de la Estrella Solitaria con el noroeste del Pacífico.

niña

Las amenazas a largo plazo, como la subida del nivel del mar, también provocarán frecuentes ralentizaciones en los puertos y las ciudades costeras, explica Ghadge, que destaca el riesgo de inundaciones más frecuentes en las carreteras y los muelles de carga. Yakarta, explica, suele sufrir interminables atascos en las carreteras principales durante las inundaciones, lo que dificulta a los camioneros el transporte de mercancías hacia y desde el puerto de la ciudad.

El cambio climático amenaza no solo los bienes que producimos, sino también las formas en que los transportamos por el mundo. Dado lo entrelazada que se ha vuelto la economía global, es una apuesta segura que estas amenazas duales se agravarán a medida que empeoren los efectos del cambio climático. 

Putin ha iniciado una guerra en Ucrania que amenaza a Xi Jinping y a los grandes planes económicos de China

Los consumidores acabarán pagando

Para los consumidores, los efectos de este caos variarán según la naturaleza de la interrupción relacionada con el clima y la cadena de suministro de la industria que se está interrumpiendo, según Christy Slay, directora ejecutiva interina de The Sustainability Consortium, una organización sin ánimo de lucro que lucha por desarrollar la resiliencia climática en la industria de bienes de consumo. 

En el caso de una tormenta repentina que corte un ferrocarril o arruine los vuelos transcontinentales, el efecto podría limitarse a una breve escasez de productos específicos, pero en el peor de los casos, los consumidores podrían enfrentarse a estantes completamente vacíos o a períodos prolongados de desabastecimiento como los que hemos tenido.  

Las catástrofes a largo plazo, como las sequías y el calor extremo, provocarán subidas de precios lentas pero constantes que se trasladarán a los compradores en el supermercado o los grandes almacenes. 

"Los impactos a corto plazo van a causar algunas de las cosas que hemos visto, que es solo la interrupción de la cadena de suministro, donde tu producto favorito no estará en el estante", asegura Slay. 

"O se producen retrasos; compras algo online y tienes que esperar dos semanas para recibirlo. Pero lo que va a ocurrir a largo plazo van a ser unos costes muy elevados. A medida que estas interrupciones se produzcan con más frecuencia, será más difícil para las empresas gestionar sus costes. Y por eso preveo que se trasladarán al consumidor".

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Hay formas de proteger las cadenas de suministro de estas interrupciones, según Slay, pero no son baratas. Las empresas que compran productos en el extranjero pueden empezar por establecer relaciones más estrechas con sus proveedores y transportistas, y por planificar las contingencias. 

También pueden suavizar el golpe de futuros desastres al invertir en capacidad adicional en cada eslabón de la cadena, lo que significa almacenar un suministro adicional de sus productos, incorporar tiempo adicional al cronograma de entrega y considerar rutas alternativas en caso de que una se interrumpa. 

Este sistema, al que Slay se refiere como "amortiguación", no tiene mucho en común con nuestro actual sistema logístico "justo a tiempo", pero Slay piensa que la escala de la posible catástrofe climática hace que la inversión inicial valga la pena para la mayoría de las empresas. 

"La naturaleza de las empresas se centra en los informes trimestrales y en los beneficios, y en ese tipo de mentalidad a corto plazo, pero el cambio climático y la previsión de perturbaciones crónicas o incluso más frecuentes a corto plazo requieren una mentalidad diferente. Eso es lo que hay que hacer", afirma Slay.

Lo que es más importante, lo que pueden hacer los productores y los operadores de logística para reducir el impacto de los efectos climáticos es reducir sus propios perfiles de carbono

La agricultura representa alrededor de una quinta parte de las emisiones globales, la industria manufacturera otra cuarta parte, y el transporte marítimo y de mercancías unos pocos puntos porcentuales cada uno. A medida que la crisis climática continúa desarrollándose, los inversores querrán poner su dinero no solo en empresas que puedan protegerse de los impactos climáticos, sino también en empresas que estén trabajando para resolver la causa raíz del caos en la cadena de suministro. 

En cualquier caso, todo el mundo debería estar preparado para que la crisis de la cadena de suministro siga existiendo mucho después de que desaparezca la pandemia.

Otros artículos interesantes:

Rusia advierte a Occidente de que el petróleo podría costar 300 dólares por barril y amenaza con cortar el suministro de gas a la UE

El racionamiento energético está a las puertas de Europa, debido a que Rusia podría cortar el suministro de gas por la guerra en Ucrania

Rivian, la apuesta automovilística de Amazon, sigue sufriendo por la crisis de suministros: después de subir precios, ahora recorta su objetivo de producción a la mitad

Te recomendamos