China retrasó información crucial para detener la propagación del coronavirus a la OMS

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, junto a Xi Jinping, presidente de la República Popular China.
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, junto a Xi Jinping, presidente de la República Popular China.
Naohiko Hatta/Pool vía REUTERS
  • China retrasó informes cruciales para detener la propagación del coronavirus a la OMS, según los avances de la investigación de Associated Press.
  • La agencia ha escuchado conversaciones en las que se evidencia que China tardó al menos 2 semanas en dar a conocer datos sobre pacientes y casos.
  • Desde el día en el que el genoma completo fue decodificado, el 2 de enero, hasta que la OMS declaró la emergencia global, el 30 de enero, el virus podría haberse extendido unas 100 o 200 veces más. 
  • Asímismo, las conversaciones consultadas por AP confirman que los halagos de los funcionarios de la OMS a China tenían como objetivo obtener más información del Gobierno.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

China retrasó a la Organización Mundial de la Salud información crucial para detener la propagación del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 durante al menos 2 semanas, según los avances de la investigación de Associated Press.

La agencia apunta a que las grabaciones son una prueba de las demoras significativas por parte de China y la frustración de los funcionarios de la OMS, que intentaban obtener la información que necesitaban para frenar la propagación. 

Pero los controles estrictos sobre la información y las competencias dentro del sistema de salud pública del país retrasaron gran parte del proceso informativo. Esto dio lugar a que China proporcionase datos sobre pacientes y casos extraños al menos 2 semanas más tarde —cuando ya un laboratorio externo lo había compartido a principios de enero. 

Leer más: China sabía que el coronavirus podía convertirse en una pandemia a mediados de enero, pero durante 6 días aseguró públicamente que no existían pruebas de contagios entre humanos

Sin embargo, los repetidos agradecimientos de la OMS hacia China no han evidenciado ninguno de estos procesos o faltas de acceso a la información.

Aunque, según las cintas a las que ha accedido AP, los funcionarios de la Organización le elogiaban en público porque querían obtener más datos del Gobierno. Mientras, en privado, se quejaban en reuniones de que China no estaba compartiendo suficientes datos durante la semana del 6 de enero.

E investigaciones posteriores han demostrado que el país tenía conocimiento de extraños contagios desde el 17 de noviembre, cuando se internó al primer paciente de COVID-19. 

"Estamos recibiendo información muy limitada. (...) Y claramente no es suficiente para que hagas una planificación adecuada", dice en una de las cintas de reuniones internas, la epidemióloga y líder técnica de la OMS para COVID-19, Maria Van Kerkhove, en transcripciones de AP.

"Nos lo están dando 15 minutos antes de que aparezca en CCTV", reconoce otro de los máximos funcionarios de la OMS en China, el doctor Gauden Galea, refiriéndose a la televisión estatal.

Los miembros de la OMS debatían cómo presionar a China para obtener más información, incluido el máximo responsable de emergencias de la Organización

Mike Ryan, director ejecutivo del Plan de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud.Mike Ryan, director ejecutivo del Plan de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud.
Mike Ryan, director ejecutivo del Plan de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud.
REUTERS/Denis Balibouse

La investigación de Associated Press apunta a que los empleados de la OMS debatieron cómo presionar a China para conseguir las secuencias genéticas y datos detallados de los pacientes, sin comprometer a sus colegas del país y no enfadar a las autoridades.

De hecho, uno de ellos fue Michael Ryan, el máximo responsable de emergencias de la Organización, quien auguró que había que cambiar de estrategia para evitar que se repitiese lo ocurrido con el SARS de 2002 —cuando luego se ha demostrado que el nuevo coronavirus es 4 veces peor

"Este es exactamente el mismo escenario, sin fin, tratando de obtener actualizaciones de China sobre lo que estaba pasando. La OMS apenas salió de esa intacta debido a los problemas que surgieron en torno a la transparencia en el sur de China", recoge AP.

Todo esto ha dado lugar a que muchas de las decisiones que se tomaron y las recomendaciones de la OMS fuesen fruto de análisis independientes en los que se ha llegado a involucrar a la Organización de Naciones Unidas, que acordó una investigación independiente sobre cómo se ha manejado la pandemia a nivel mundial.

"Si la comunidad viróloga hubiera operado con más autonomía, el público habría sido informado del riesgo letal del nuevo virus mucho antes", han señalado también con anterioridad Edward Gu, profesor de la Universidad de Zhejiang, y Li Lantian, un estudiante de doctorado en la Universidad Northwestern, en un artículo publicado en marzo sobre el SARS-CoV-2. 

Que el coronavirus podía propagarse entre humanos fue uno de los últimos datos en darse a conocer 

En los primeros hilos de la investigación de Associated Press, se evidenció que China tardó unos 6 días también en desvelar que el coronavirus podía propagarse entre humanos.

Lo que llevó a la propia OMS a tuitear el 14 de enero: "Las investigaciones preliminares llevadas a cabo por las autoridades chinas no han encontrado pruebas claras de la transmisión de persona a persona".

Mientras, podrían haberse evitado el 66% de los casos reportados y el colapso del propio sistema médico de Wuhan.  

Leer más: No hay evidencias de que el coronavirus se haya debilitado, según la OMS

A pesar que, desde el 6 de diciembre, algunos médicos de Wuhan como Li Wenliang, que falleció por la enfermedad y fue silenciado por la policía obligado a firmar una confesión diciendo que había mentido, advirtió del peligro de propagación.

El 1 de enero, la OMS solicitó oficialmente información sobre el coronavirus que, por el derecho internacional, tenía entre 24 y 48 horas para responder. Dos días más tarde, el 3 de enero, la Comisión Nacional de Salud emitió un aviso confidencial ordenando a los laboratorios con el virus destruir sus muestras o enviarlas a institutos designados para su custodia, cuando ya uno de ellos había descifrado su genoma.

Desde entonces, hasta el 30 de enero cuando la OMS declaró una emergencia global, la ahora considerada pandemia COVID-19 se extendió por un factor de 100 a 200 veces

Leer más: Wuhan podría haber erradicado el coronavirus con las pruebas masivas de COVID-19

Estas primeras indagaciones de AP junto a informes de inteligencia de Estados Unidos, es lo que ha dado lugar a que el presidente estadounidense Donald Trump suspendiese la financiación a la Organización de uno 450 millones de dólares (402 millones de euros al cambio actual). 

El mismo, les ha acusado en repetidas ocasiones por no haber hecho nada en relación a la crisis del coronavirus y no haber verificado lo suficiente la respuesta de China.

"Definitivamente, esto ha dañado la credibilidad de la OMS", ha reconocido Adam Kamradt-Scott, profesor de salud global en la Universidad de Sydney, quien cree que la Organización pudo haber incluso expulsado a China.

Pero, de momento, Xi Jinping, se ha comprometido a aportar 2.000 millones de dólares (casi 1.800 millones de euros) en los próximos 2 años para combatir el coronavirus. Y las afirmaciones de Adhanom siguen sosteniendo que China ha ayudado a prevenir la propagación del coronavirus a otros países.

LEER TAMBIÉN: China ocultó la auténtica magnitud del coronavirus al falsificar el número de muertos y contagiados, según informes de la inteligencia de Estados Unidos

LEER TAMBIÉN: Por qué no baja el importe de tu factura de la luz si ha caído el precio de la electricidad en el mercado mayorista

LEER TAMBIÉN: La carrera por encontrar la cura del coronavirus se acelera: las 12 citas más importantes de junio, desde los datos de las nuevas vacunas a las pruebas de los tratamientos de anticuerpos

VER AHORA: José Miguel Aparicio, CEO de Audi España: “Los vehículos se van a transformar en plataformas de software que nos conectarán con nuestros clientes”

    Más:

  1. Coronavirus
  2. China
  3. Enfermedades
  4. Salud
  5. Trending
  6. Top