Esta compañía de patinetes engañó a todo el mundo: infló sus ingresos y llegó a levantar casi 1.000 millones en varias rondas de financiación, ahora lucha por sobrevivir

Patinetes de Bird apilados tras ser decomisados en California (EEUU).
Patinetes de Bird apilados tras ser decomisados en California (EEUU).
  • La compañía de patinetes eléctricos Bird ha compartido que, tras una auditoria interna, había sobrestimado sus ingresos durante los últimos 2 años.
  • Este escándalo se suma a la larga lista de problemas que sufre la empresa de movilidad: desde la salida de mercados europeos al recorte de plantilla o su mala situación en bolsa.

Los últimos años de Bird, una empresa de patinetes eléctricos estadounidense presente en España, han sido un viaje sin frenos.

Tras una expansión acelerada durante el 2021 y protagonizar todo tipo de adquisiciones de empresas rivales, ahora está herida de muerte. Se ha visto obligada a abandonar varios mercados europeos donde operaba, como Alemania, Suecia y Noruega, en verano recortó su plantilla un 23% y un último escándalo esta semana ha sacudido sus acciones en bolsa, que ahora cotizan a apenas 36 céntimos de euro.

La compañía de movilidad con sede en Santa Mónica ha anunciado que tras realizar una auditoria interna, había sobrestimado por error sus ingresos durante los últimos 2 años, al contabilizar como ingresos viajes no pagados por sus clientes.

Según esta auditoría, los estados financieros de la empresa desde el primer trimestre de 2020, hasta el segundo trimestre de 2022, "no deberían seguir siendo fiables", tal y como han señalado en una presentación aportada a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), y reportada primero por TechCrunch.

 

Bird había registrado como ingresos viajes que no habían sido pagados, ya que los clientes carecían de suficientes "saldos de 'cartera' precargados", ha señalado la empresa. La compañía ha asegurado que debería haber consignado los saldos impagados en sus estados financieros como ingresos diferidos.

Según esta investigación interna, los "controles y procedimientos de divulgación de la compañía no son efectivos a un nivel de garantía razonable". La presentación de resultados del tercer trimestre estaba prevista para este lunes, pero ha sido pospuesta.

Bird salió a bolsa mediante una SPAC con una valoración de 2.300 millones de dólares en noviembre de 2021, después de 5 años levantado varias rondas de financiación provenientes de los principales fondos de capital riesgo. 

Gigantes de la talla de Sequoia (Apple, Google o Zoom) y Taget Global (Revolut, Delivery Hero o Cazoo) apostaron por la empresa de movilidad que llegó a tener una valoración de 2.500 millones de dólares después de levantar 965 millones en solo 4 años, según datos de Dealroom.

Sin embargo, este 2022 está siendo complicado para la empresa de patinetes. En el segundo trimestre cerró con unas pérdidas de 310 millones de dólares y registró unos ingresos de 76 millones. Un año antes, las pérdidas en ese segundo trimestre habían sido de 47 millones.

Además, el CEO y fundador, Travis VanderZanden, dio un paso atrás el pasado mes de junio y abandonó la presidencia de la compañía.

Sangría en bolsa

La cotización de Bird hoy roza los 36 céntimos de euro. Tras la noticia de la auditoría interna, las acciones se desplomaron casi un 16%. De enero hasta la fecha, el valor de las acciones de Bird ha caído un 94%, en un año que está siendo especialmente complicado para las empresas de base tecnológica poco rentables.

Las empresas de micromovilidad pasan ahora por un momento difícil. No solo Bird, el sector en general está viviendo un proceso de concentración tras la aparición de cientos de compañías casi idénticas en los últimos 2 años. La previsión es que poco a poco se consoliden 2 o 3 grandes operadores mundiales, aunque la vuelta a la normalidad ha sentado bien a algunos otros operadores.

El fin del dinero fácil tras las recientes subidas de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal de EEUU y el Banco Central Europeo, ha puesto contra las cuerdas a este tipo de negocios que en los últimos años habían visto como los fondos de inversión les regaban con miles de millones de euros.

Ahora, muchas de estas empresas luchan por su supervivencia.

Actualización: Un portavoz de Bird en España se ha puesto en contacto con Business Insider para recalcar que el incidente de los ingresos se debe a un error interno, y que la empresa en el tercer trimestre de este 2022 tuvo un flujo de caja positivo de 38,5 millones de dólares y un ebitda positivo de 200.000 dólares. 

Estas cuentas no han sido auditadas todavía. En el agregado del año, la compañía suma unas pérdidas de 68 millones. 

El portavoz de Bird ha recalcado que no prevén su salida de España y que actualmente mantienen su proceso de expansión. 

En una presentación presentada ante la SEC, Bird ha señalado lo siguiente: "la Compañía planea continuar monitoreando de cerca su pronóstico operativo, reducir sus gastos operativos y buscar fuentes adicionales de capital externo. Junto con este reajuste de la huella global, la Compañía está apuntando a reducciones adicionales en sus gastos operativos".

Otros artículos interesantes:

Estas ideas de emprendedores están ayudando a definir la movilidad del futuro

La Ley de Movilidad Sostenible, a un paso para su aprobación: las empresas tendrán de 6 meses a un año para adaptarse, se impulsará la intermodalidad entre tren y autobús, y no se suprimirán los vuelos cortos

Así será el futuro del transporte: más bicicletas y patinetes y dudas sobre los vuelos cortos y los coches autónomos

Te recomendamos