Contrato a jóvenes de la generación Z: muchos confían demasiado en el correo electrónico y piden un salario que no les corresponde

| Traducido por: 
La directora general de la firma de contratación de personal LBF Strategies, Lisa B. Frank.
La directora general de la firma de contratación de personal LBF Strategies, Lisa B. Frank.

LBF Strategies

  • La veterana reclutadora Lisa Frank afirma que a muchos trabajadores de la generación Z les falta experiencia y madurez profesional.
  • Indica que las negociaciones deberían hacerse por teléfono o por videollamada, como muestra de que te importa el trabajo, y recomienda a los jóvenes que no dejen pasar una buena oportunidad por un salario ligeramente inferior al que les gustaría recibir.

Este artículo está basado en una conversación con la directora general de la firma de contratación de personal LBF Strategies, Lisa B. Frank. Sus declaraciones han sido editadas para ofrecer al lector una mayor claridad y comprensión.

Llevo contratando a profesionales del ámbito de la comunicación, las relaciones públicas y el marketing desde el año 2006, y cuento con mi propia empresa de contratación de personal desde hace más de 10 años. También ofrezco servicios de orientación laboral en los que aconsejo a personas en la búsqueda de empleo.

En los últimos 2 años, he empezado a ver cómo los trabajadores de la generación Z se han incorporado al trabajo. Ahora mismo, se está dando el mercado laboral más complicado en el que he trabajado, más difícil incluso que el que había durante la crisis económica del 2008

 

A principios de 2022, el mercado laboral estaba repleto de candidatos, pero en la actualidad hay mucha incertidumbre sobre cómo va a afectar la recesión. Hasta ahora hemos visto que afecta sobre todo al sector tecnológico, pero otros sectores también se están replanteando sus contrataciones.

Es probable que los salarios bajen un poco después de haberse inflado a principios de año en determinados sectores, y es más que probable que esto afecte a los trabajadores de la generación Z, que cuentan con una experiencia laboral que no sobrepasa los 4 años y que tienden a ser los profesionales que menos cobran a día de hoy.

La generación Z se enfrenta a su falta de experiencia en el mercado laboral

El principal problema de los jóvenes de la generación Z no es que pidan demasiado o demasiado poco, sino que no saben cómo pedir ni a quién pedir lo que quieren. Estos jóvenes solo tienen para orientarse lo que les cuentan sus compañeros de piso o lo que les dicen sus padres, porque muchos han acabado de estudiar durante el confinamiento.

Lo que observo una y otra vez es que existe una brecha en la socialización profesional de los jóvenes y, a veces, una falta de madurez. No se han desarrollado en un entorno de oficina, con un jefe que les diga "conoce a este cliente" o "ven a esta reunión". Tampoco han observado a personas más experimentadas que ellos manejar una situación de crisis.

Lo único que les recomiendo a aquellos que quieran encontrar trabajo es que busquen y encuentren a un mentor, alguien que les pueda ayudar a identificar sus cualidades a destacar y que afine un poco su cultura del trabajo.

También existe una falta de conocimiento sobre cómo pedir una subida salarial

A menudo, cuando los clientes de mi firma de contratación piden una determinada cantidad, les pregunto cómo han llegado hasta esa cifra y me responden que su padre les recomendó que pidieran ese dinero o que un influencer aconseja pedir eso. Por ejemplo, un creador de contenido en TikTok enseña a los jóvenes a pedir siempre más de 100.000 dólares anuales (unos 94.000 euros).

Cuando alguien que se presenta a una vacante pide un salario muy por encima de sus posibilidades suele ser porque no tiene claro qué cantidad debería pedir. Además, en determinadas ocasiones (sobre todo con gente que reside en ciudades caras), basan esa cifra en sus propios gastos, pero puede que ese salario no se corresponda con el sector el que buscan empleo.

Prefiero ver las negociaciones previas a la contratación como una oportunidad para plantearse: "¿Cuál es la mejor forma de conseguir más poder?". 

Soy un reclutador senior de Silicon Valley y sé que los mejores candidatos no mencionan datos cuando negocian su sueldo: esto es lo que hacen en su lugar

Tu trabajo debería ser algo más que un salario y los jóvenes deberían cuestionarse primero si la organización se ajusta a sus valores, si buscan teletrabajar o contar con un modelo híbrido o si ese empleo puede servirles de trampolín más adelante para conseguir mejores puestos.

Hace poco traté con una clienta a la que le pareció bien el salario que manejábamos, pero entonces la empresa le hizo una oferta en esa horquilla salarial y ella respondió que se sentía muy ofendida, cuando apenas llevaba 3 años trabajando.

No quiero sonar pesimista: creo de todo corazón que los trabajadores deben recibir una remuneración justa. Sin embargo, a igualdad de condiciones salariales, habría una disparidad entre tu grado de experiencia y habilidades con el salario que percibes, resultándote incluso más difícil avanzar porque tus habilidades no llegan a desarrollarse nunca.

Cuando preparo a una persona para una negociación le recomiendo que deje claro lo entusiasmada que está con la oportunidad que se le ofrece y que ofrezca cierto margen para las condiciones laborales

Si el dinero es el factor que más te importa para aceptar o no la oferta, ¿cuál es la cantidad que buscas o necesitas? Sé directo con la cantidad y averigua el rango en el que se mueve tu sector consultando publicaciones especializadas o asociaciones profesionales. 

Una diferencia salarial de hasta 5.000 euros no debería ser motivo de discusión. "Me gustaría estar lo más cerca posible de los 100.000 euros" o "Si pudiéramos llegar a los 120.000, estaría dispuesto a dimitir de mi actual puesto hoy mismo" son 2 formas de expresarlo.

Si lo que buscas es un cargo en concreto, puedes preguntar: "¿Sería posible hacer una revisión en los próximos 3 o 6 meses con posibilidad de ascenso?". 

Como negociar un mejor salario

Para concretar una fecha de incorporación determinada puedes decir: "Me he dado cuenta de que ha incluido una fecha de inicio dentro de 3 semanas, pero ya tenía planeada una semana de vacaciones para el mes que viene. ¿Estaría dispuesto a que me incorporase antes y me tomara esos días libres el mes que viene?".

A través del correo electrónico se pierden muchos matices. Si realmente te entusiasma un puesto, tienes que hacer todo lo posible por que el director de RRHH escuche tu entusiasmo por teléfono o por videollamada. Una comunicación formal siempre debe reflejar lo acordado durante estas conversaciones, así que asegúrate de verlo todo por escrito antes de firmar.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.