Pasar al contenido principal

La crisis del 737 MAX cuesta más de 5.000 millones a Boeing y la arrastra a las mayores pérdidas de su historia

Boeing 737 Max 8
Boeing 737 Max 8 REUTERS/Chris Helgren
  • El desplome de pedidos del 737 MAX ha supuesto un impacto de 5.000 millones de dólares en los resultados de Boeing en este segundo trimestre.
  • Los 2 accidentes sufridos por ese modelo, que costaron 346 vidas, y la obligación de mantenerlos en tierra han provocado una caída de las ventas de un 35%.
  • Así, Boeing ha presentado unas pérdidas netas de 2.940 millones de dólares (algo más de 2.600 millones de euros), que suponen el peor resultado trimestral de sus 103 años de historia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

2019 ya es, definitivamente, el peor año de la historia de Boeing, y eso que en sus 103 años de historia ha tenido que lidiar con 2 guerras mundiales, varias crisis económicas y el impacto del recorte presupuestario en EE.UU. a la carrera espacial en los años 70. En lo que llevamos de año, la compañía aeronáutica se ha visto envuelta en una espiral descendente que ha acabado arrastrándola a las peores pérdidas de su historia.

Así, Boeing ha anunciado este miércoles que en el segundo trimestre de 2019 ha registrado unas pérdidas netas de 2.940 millones de dólares (algo más de 2.600 millones de euros), que suponen el peor resultado trimestral de sus 103 años de historia. En concreto, el veto a su modelo 737 MAX ha supuesto una caída del 35% de sus ventas, un impacto peor de lo esperado.

Los 737 MAX podrían volver a volar en octubre

La compañía había anunciado el pasado 18 de julio que había reservado 4.900 millones de dólares (más de 4.345 millones de euros) para cubrir el impacto de esta crisis. Esa cantidad incluye los costes de indemnizaciones a los fallecidos, de la inmovilización de todos los aviones de ese modelo, la aplicación de descuentos para fomentar su futura venta y los retrasos en las entregas y la producción.

Leer más: La respuesta de Boeing ante la crisis del 737 Max ha confundido y asustado tanto a la gente que hace difícil creer sus disculpas, según consideran los expertos

De hecho, el CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, ha reconocido este miércoles que no descartan paralizar la producción del 737 MAX, cuya fabricación se ha reducido de 52 a 42 aviones al mes a consecuencia de esta crisis. Muilenburg, sin embargo, sigue defendiendo que sus aviones volverán a volar en octubre, una vez concluidas las investigaciones pertinentes.

Sin embargo, medios estadounidenses como las cadenas CNN y CNBC o el diario The Washington Post ya especulan abiertamente con la posibilidad de que el 737 MAX deje de fabricarse durante más tiempo del previsto por su CEO o incluso de forma total y definitiva, una posibilidad que supondría un duro golpe financiero para Boeing. 

5 meses de contratiempos y pérdidas

La sucesión de acontecimientos ha sido frenética: en marzo un avión Boeing 737 MAX 8 de la compañía Ethiopian Airlines sufrió un accidente en el que fallecieron 157 personas. Este grave siniestro se producía apenas medio año después de que otro 737 MAX de Lion Air se hundiese en el mar de Java pocos minutos después de su despegue, acabando con la vida de sus 189 ocupantes.

Los accidentes sembraron dudas acerca de la seguridad de los aviones del fabricante estadounidense, hundieron el precio de sus acciones y precipitaron los acontecimientos. Tras el segundo accidente, la UE, China, Australia y otra docena de países cancelaron temporalmente todos los vuelos de este modelo hasta que se investigase el siniestro y 31 aerolíneas anunciaron que dejarían en tierra sus aviones 737 MAX.

Leer más: Las cajas negras de las aerolíneas Ethiopian y Lion Air muestran "claras similitudes" según la representante de transportes de Etiopía

Esta situación dio lugar a un fenómeno insólito en la aviación comercial, cuando Boeing se vio obligada a aparcar sus aviones en el parking de sus empleados ante su incapacidad para gestionar el excedente de aviones sin vender. Y todo ello, después de presentar pérdidas de 1.000 millones de dólares en el primer trimestre, apenas un anticipo de las cuentas que ha presentado 3 meses después.

Pérdidas, escándalos y una demanda de sus propios accionistas

No acaban ahí los problemas para Boeing, dado que reciente mente han salido a la luz las quejas interpuestas por los pilotos de la compañía respecto al 737 MAX, que fueron pasadas por alto, y los detalles de la fabricación y comprobación del software de este modelo, que se encargó a subcontratas indias que derivaron el trabajo a empleados temporales y recién graduados, según Bloomberg.

Estos escándalos provocaron en abril que un grupo de accionistas habían denunciado a Boeing, a su CEO y a su director financiero, Gregory Smith, ante un tribunal de Chicago (EE.UU.) por poner "la rentabilidad y el crecimiento por encima de la seguridad y honestidad en el mantenimiento de los aviones", según informó Reuters.

Y además