Pasar al contenido principal

Los 100 días que han cambiado Microsoft: cómo ha dirigido Satya Nadella el gigante tecnológico de 1,2 billones de euros durante la pandemia

El CEO de Microsoft, Satya Nadella.
El CEO de Microsoft, Satya Nadella.

Reuters

  • La crisis del coronavirus ha obligado a las empresas de todo el mundo a trasladar su fuerza de trabajo al hogar en apenas días. 
  • Microsoft, el gigante billonario, fue uno de los primeros en reaccionar a la pandemia. Además, su sede de Redmon, Washington, está apenas a 15 kilómetros de donde se originaron los primeros contagios de COVID-19.
  • Había mucho en juego. Una gran cantidad de los ingresos de la compañía provienen de Microsoft Teams, Office 365 y Xbox Live, herramientas que sirven y se han usado también durante el coronavirus para conectarse, hacer tareas o entretenerse. 
  • La rápida respuesta de Microsoft a la crisis no habría sido posible con el liderazgo anterior a Satya Nadella, actual CEO de la compañía, según los expertos consultados.
  • Una de las razones es que entre las prioridades de Nadella está hacer que el negocio de Microsoft se base en la nube. Otras de las claves reside en que el CEO fomenta una cultura positiva, en la que también cabe la posibilidad de equivocarse.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El 6 de marzo, los empleados de Microsoft empezaron a volver inexplicablemente a la sede de la compañía en Redmon (Washington): tan solo 48 horas después de que la tecnológica hubiese mandado a sus empleados a casa por el coronavirus. 

"¿Por qué vuelven?", pensó el director de sistemas de Microsoft, Brett Arsenault. El directivo se preguntaba: "¿Qué está pasando?", como ha contado a Business Insider recientemente. 

Los trabajadores habían dejado sus portátiles en sus mesas, como siempre. Lo que no sabían entonces es que no volverían a la oficina en meses. Sin embargo, Microsoft se arrepiente de esa decisión —de haber mandado a la plantilla a por sus ordenadores—, ya que ahora considera que podría haber sido un riesgo. 

La compañía tuvo que actuar rápido: sin sus equipos, los empleados no podían acceder de forma segura a la red del trabajo. Y, sin esa posibilidad, no habrían podido teletrabajar. Y si eso ocurría, Microsoft no iba a ser la única perjudicada, sino sus millones de consumidores, que ya empezaban a depender de sus servicios para seguir conectados y entretenidos durante la pandemia, como Microsoft Teams, Office 365 y Xbox Live. 

Leer más: Este es el ejercicio de 'mindfulness' que siempre hace el CEO de Microsoft para empezar bien el día

El equipo de sistemas creó 34.000 escritorios remotos, que llevaban los ordenadores corporativos a los del hogar, basándose en el estándar de seguridad de Zero Trust. Esto permitió a la plantilla acceder a su material de trabajo desde casa,  a todos los documentos y programas —incluso a aquellos que no habían podido volver a por sus portátiles—.

Microsoft ya usaba los escritorios virtuales antes de la pandemia, pero no a esa escala. La firma creía que se tardarían 6 meses en hacer algo así, sin embargo, el equipo de Arsenault lo hizo en tan solo 2 días.

Esto es solo un ejemplo de cómo el coronavirus ha acelerado algunos procesos en las empresas, ya que muchas han tenido que apañárselas para operar en remoto. "Hemos ganado 2 años de transformación digital en 2 meses", ha dicho al respecto el CEO de Microsoft, Satya Nadella, en declaraciones a analistas de Wall Street. 

Para ser precisos, el pasado viernes se cumplieron 100 días desde que la firma mandó a la plantilla a casa. Este centenar de días ha estado marcado por una rápida toma de decisiones: la compañía tenía que seguir funcionando para que sus clientes lo hicieran también. Según los expertos, esto se ha conseguido gracias a Nadella, que destaca por su empatía. Y también ha contribuido la capacidad de adaptarse de la empresa.

Microsoft ha superado todas las expectativas del mercado en su último trimestre: 31 millones de usuarios diarios se han dado de alta en menos de 2 meses en su aplicación de teletrabajo, Teams, sumando un total de 75 millones de personas activas en la plataforma. A pesar de ello, el precio de sus acciones cayó al inicio de la crisis del coronavirus. Eso sí, para después remontar y llegar esta semana a su máximo histórico: 168,7 euros por título. Su capitalización actual supera el billón de euros (1,4 billones de dólares). 

Leer más: Microsoft va camino de convertirse en una de las grandes triunfadoras en tiempos de pandemia, pero también muestra dos señales de precaución a medida que la economía se aproxima a un futuro incierto

El gigante tecnológico ha ampliado el acceso gratuito a Microsoft Teams, así como de otros servicios clave de la marca. También ha dado soporte gratis a las organizaciones sanitarias, colapsadas durante el COVID-19. Por otra parte, la decisión de la compañía de congelar las contrataciones desde el principio, para casi todos los puestos, se ha valorado como algo positivo.

Y, en este tiempo, las soluciones de Microsoft han estado en los lugares más inesperados: en el programa La Voz (en EEUU) con actuaciones en remoto y en un evento de la liga de fútbol americano NFL. Los gastos en publicidad se han mantenido más o menos estables, a diferencia de otros competidores como Google. Según trabajadores de la firma, han desembolsado 142 millones de euros en anuncios, solo en mayo, lo que refleja la buena posisión de la firma.

Ahora, Microsoft y su CEO se enfrentan a un nuevo reto. Las protestas en EEUU contra la brutalidad policial y el racismo han dado lugar a un debate sobre cómo hacer frente a la intolerancia estructural. La plantilla de Microsoft, como ocurre en muchas otras tecnológicas, no refleja la diversidad de la sociedad. Solo un 2,7% de personas negras ocupan puestos de liderazgo en la compañía. En ese porcentaje no se incluyen otras firmas de la matriz, como LinkedIn, donde esa tasa es del 4,5%. 

Varios trabajadores de la red social profesional difundieron comentarios racistas en una reunión de la compañía, de forma anónima. Este suceso causó bastante revuelo. Unos días después, un directivo de Microsoft, Chris Capossela, tuvo que pedir disculpas a un artista negro por el lenguaje "poco inclusivo" que usaba una de las agencias de publicidad que trabajaban con la empresa en el pasado.

Leer más: El director de ciberseguridad de Microsoft revela cómo quiere proteger a las compañías de una amenaza casi mayor que los hackers: sus propios empleados

Por otra parte, los empleados de la tecnológica han estado debatiendo sobre las protestas antirracismo de estos días y han compartido sus experiencias en un chat interno, pidiendo a los líderes que se impliquen en el problema. En consecuencia, Microsoft canceló todas las reuniones y eventos del 19 de junio para crear una jornada de "escucha, aprendizaje y compromiso".

Nadella se ha dedicado durante los últimos 6 años a forjar una cultura corporativa más empática y comprensiva. Ese cambio de mentalidad también ha ayudado a pagar dividendos, no solo durante la pandemia, sino antes, cuando la valoración de Microsoft ya tendía al alza.

Ahora, esa cultura se va a probar de una forma distinta, conjugando la gestión de la pandemia y una progresiva incorporación de una plantilla más diversa. 

El epicentro de la pandemia se produjo al lado de la sede de Microsoft en EEUU, así que esta fue una de las primeras compañías en reaccionar a la crisis

El epicentro de la pandemia en EEUU se produjo a tan solo 15 kilómetros de la puerta principal de Microsoft. La primera muerte por COVID-19 tuvo lugar en un centro sanitario el 29 de febrero en Kirkland, Washington.

Entonces, a Microsoft le preocupaba tomar decisiones demasiado precipitadas y que el resto del sector siguiera sus pasos, ya que la compañía es un gigante billonario y todo lo que hace se analiza y se copia. 

La responsable de recursos humanos y de comunicación interna de la firma, Letty Cherry, dijo que no querían hacer nada que pudiera repercutir negativamente en el mercado global hasta tener una visión completa de la situación. "Cuando Microsoft se cae, muchos le siguen", dijo Cherry a Business Insider en marzo. 

Leer más: "Nuestra industria no respeta la tradición, solo respeta la innovación": el email que envió Satya Nadella a los empleados de Microsoft en su primer día como CEO

Ya el 4 de marzo la compañía mandó a casa a la mayoría de sus empleados de Seattle y San Francisco.

El equipo de Arsenault —el responsable del protocolo de teletrabajo— tenía una hoja de ruta para emergencias. La última vez que se usó fue para gestionar una helada en Redmon este invierno. Sin embargo, no había nada para hacer frente al COVID-19.

Tampoco podían consultar los planes de contingencia de otras compañías: ninguna empresa en EEUU había atravesado una situación similar. Y Microsoft tuvo que gestionar la crisis sin que ello afectara a los 200 millones de usuarios que usan su nube empresarial, lo que ponía las cosas aún más difíciles. 

"Esto nunca ha pasado antes", sostiene Arsenault, que trabaja en la compañía desde hace 30 años. "Tampoco nunca hemos intentado algo así a nivel global. Es decir, si hubiésemos planteado antes esto de alguna forma, jamás lo hubiéramos conseguido. Los niños con el colegio virtual. Los médicos de atención primaria trabajando en remoto. Yo llevo años a cargo del teletrabajo y nunca había visto esto", asegura.

Nadella ha construido un ambiente corporativo basado en la empatía y la pandemia ha dado lugar a situaciones que permiten comprobarlo

Microsoft siempre ha tenido fama de empresa hostil; de ser un competidor agresivo que hace todo lo posible para ganar, incluso si unos equipos tienen que pasar por encima de otros. Esto ocurrió, por ejemplo, con el proyecto Courier de Microsoft, que iba a comercializar una tableta como el actual iPad, una innovación que nunca salió a la luz porque podía perjudicar a la supremacía del sistema operativo de la firma, Windows. 

Nadella ha conseguido sacar de esa dinámica a la compañía, desde que empezó como CEO en 2014. Ahora Microsoft es una empresa más amable y colaborativa, tanto a nivel interno como externo.

"Ahora conformamos un liderazgo muchísimo más empático", dice Arsenault a Business Insider, a lo que añade: "y ni te cuento cuán mejor...".

La pandemia ha reflejado y ha permitido comprobar cómo ha cambiado la empresa bajo la dirección de Nadella.

Leer más: Microsoft se suma a IBM y Amazon y no venderá tecnología de reconocimiento facial a la policía en EEUU hasta que no haya una "profunda legislación basada en los derechos humanos"

Microsoft ha seguido pagando por horas a sus empleados durante la pandemia. También ha extendido los permisos parentales debido al cierre de colegios. Se ha visto cómo la compañía está lejos de lo que era: desde el primer momento ha ofrecido su ayuda, aparentemente ilimitada y con un cheque en blanco para asistir a la plantilla, según los analistas y competidores.

Microsoft ha ofrecido sus productos, servicios y soporte de muchas maneras durante el COVID-19. Por ejemplo, intervendría si algún hospital era hackeado. Además, puso a disposición de la población un documento que ayudara a identificar casos de phising o de ransomware.

La tecnológica también ha ofrecido parte de sus productos gratis para ayudar a otras empresas durante la pandemia. Por ejemplo, una versión gratuita de Teams —aunque esta no incluía todas las prestaciones del paquete premium—. A principios de marzo, dio 6 meses de prueba de la versión más completa de su app.

El 'boom' de la plataforma también supuso algunos retos, como la capacidad de la nube de soportar tantos usuarios en ese nivel. Entonces, Microsoft avisó de que priorizaría el funcionamiento de su servicio a los sectores críticos, como el público o el sanitario. 

La actual cultura de la compañía ha ayudado a Microsoft a actuar más rápido durante la pandemia, algo que también ha generado bienestar

Una de las pruebas de la buena gestión de Microsoft durante la pandemia es que ha sumado más clientes y ha mantenido el bienestar de sus empleados. 

"Este es el Microsoft de Satya Nadella" dice Daniel Newman, analista y socio de la firma de análisis Futurum Research. "Los mejores líderes han entendido que la solidaridad es una apuesta por viabilidad a largo plazo. La verdad es que ahora mismo Microsoft quiere se le recuerde como una empresa que ha contribuido a la sociedad, cuando se necesitaban sus recursos". 

Jean Atelsek, analista en 451 Research, considera que el hecho de que la tecnológica ofreciera una versión gratuita de Teams es un ejemplo de su capacidad de adaptación. "Está claro el acierto de Microsoft al crear una plataforma online colaborativa y ofrecerla después a cualquiera y a gran escala, de forma gratuita". "Eso refleja que han tomado decisiones muy rápidamente, algo que antes no eran capaces de hacer".

Además, Microsoft ha sido muy ágil a la hora de mandar a sus trabajadores a casa o al ampliar sus servicios, lo que se ha podido hacer gracias a la apuesta de Nadella por la nube.

"La antigua Microsoft no hubiera respondido así", sostiene Patrick Moorhead, consultor en Moor Insights and Strategy. "Todavía seguiría adaptándose a la situación". 

El gasto de la tecnológica en publicidad son un indicador de su fortaleza financiera. Estos se han mantenido estables durante la pandemia, a diferencia de sus competidores

La buena gestión de la firma se ha visto reflejada en sus gastos de publicidad, un indicador de la salud de la compañía. 

Ese presupuesto se ha mantenido estable durante la pandemia —a diferencia de competidores como Google—., han contado a Business Insider 3 empleados de la firma, que han optado por permanecer en el anonimato.

"Microsoft va como un tiro", dice uno de los 3 trabajadores. Según el mismo, el presupuesto para anuncios de la compañía ha sido de 95,9 millones en marzo, de 39 en abril, y de 142 millones en mayo, tras una subida del 400%. 

Según una fuente cercana a la firma, la drástica reducción de abril se debe a que no querían promocionar la nube, Azure, por sus problemas de capacidad. 

Leer más: Detectan 2 vulnerabilidades críticas en Azure: por qué la ciberseguridad sigue siendo uno de los grandes desafíos para el 'cloud computing'

El desembolso en anuncios se destinó a Temas, según los datos de Media Radar, ya que millones de personas en el mundo empezaron a teletrabajar. De hecho, ha habido una competición por las videollamadas entre empresas, como ha ocurrido con Zoom.

Una portavoz de Carat, la agencia que gestiona anuncios de Microsoft, no ha querido hacer comentarios al respecto a Business Insider.

El gasto anual de Microsoft en anuncios, incluida la televisión, redes sociales y paneles publicitarios, ha superado cifras multimillonarias, entre 1 billón y 1,7 billones de euros, según las cuentas de la empresa.

Newman, en consultor de Futurum Research, considera que Microsoft se encuentra en una posición privilegiada, ya que muchos de sus productos, como los de gaming, las herramientas de trabajo en remoto o los servicios de sguridad probablemente crecerán debido a la pandemia.

Ahora Microsoft tiene que abordar el debate sobre cómo abordar el racismo dentro de la compañía

El liderazgo de Nadella está ahora a prueba, de una forma distinta.

Las protestas en todo el mundo por la muerte de George Floyd, un hombre negro al que mató un policía de Mineápolis el 25 de mayo, han creado una brecha en las corporaciones estadounidenses. Los debates se extienden dentro y fuera de las compañías y, uno de los temas de actualidad se centra en cómo combatir el racismo en las empresas. 

La firma de Microsoft, LinkedIn, promovió un debate en un chat interno sobre el asunto y algunos empleados, de forma anónima, llenaron el chat de opiniones intolerantes. Ryan Roslansky, CEO de la red social profesional desde hace apenas unos días, calificó esos comentarios como "deplorables". Roslansky ha admitido que la compañía tiene que trabajar para construir un equipo más diverso; actualmente solo un 3,5 de sus trabajadores son negros. "Necesitamos dejar de decir que somo una empresa diversa", lamenta un empleado.

En Microsoft, solo el 2,7% de los altos cargos son negros, sin incluir LinkedIn, donde esa tasa es del 4,5%, ni otras de sus firmas. A finales de 2019, se publicó una guía oficial corporativa de "Diversidad y Racismo", detallando las medidas que se tomarán para mejorar ese aspecto.

Leer más: Esto es lo que debes hacer (y lo que no) para encontrar trabajo durante la crisis del coronavirus, según uno de los fundadores de LinkedIn

Días después de lo que pasó en LinkedIn, otro directivo del grupo, Chris Capossela tuvo que pedir perdón en Twitter a un artista negro por el lenguaje "poco inclusivo" de una de sus agencias de relaciones públicas, McCann. 

Y el martes, más de 250 empleados de Microsoft pidieron a la marca que rescindieran sus contratos con la policía. La plantilla compartió experiencias propias en situaciones de racismo y ha pedido a la empresa que tome medidas. Como resultado, la tecnológica no venderá sus sistemas de reconocimiento facial a los cuerpos policiales de EEUU hasta que haya una regulación a nivel nacional. 

En Microsoft también ha pedido que se cancelen todas las reuniones y eventos del 19 de junio para conmenorar el fin de la esclavitud en EEUU. 

Leer más: El último plan de Microsoft: descubrir cómo el sistema inmune reacciona al COVID-19, gracias a su alianza con una firma de biotecnología valorada en 4.500 millones

Antes de estos últimos acontecimientos, Nadella ya trabajaba para hacer frente a la falta de equidad de la compañía. De hecho, desde el año pasado, da beneficios a los responsables que consigan objetivos de diversidad. Microsoft también ha lanzado un programa de formación en ese ámbito. Sin embargo, el último informe al respecto de la firma, muestra que aún están lejos de llegar a los objetivos de doversidad. 

A principios de junio, la empresa dijo que "no tenía nada que decir" sobre los planes de Microsoft en relación al debate sobre el racismo, surgido en todo el país. 

Lo que se está claro, es que la cultura abierta de Microsoft ayudará a abordar esa cuestión, aunque también se necesitan planes concretos, algo que ya sabe su CEO, como dijo en una reunión con la plantilla.

"Sé que no es suficiente con ser empático", afirmó entonces.

Este artículo fue originalmente publicado en BI Prime

Y además