El metaverso se libra de mirones: el volumen de negociación de tierras cae un 90% en el último trimestre, pero las adquisiciones apenas lo hacen un 37%

Entretenimiento en el metaverso

Getty Images

  • Tras la explosión inicial, el volumen de negociación en el metaverso ha caído un 90% en el último trimestre, pero las ventas solo lo hacen un 37%, según Dappradar.
  • Esto está convirtiendo el negocio de la compraventa de terrenos virtuales en un lugar solo apto para quienes de verdad ven en ellos el futuro de la economía.

Como una tienda de ropa en plena época de rebajas, en el último año el metaverso ha ido librándose de quienes entraban en él solamente para curiosear. Al menos, así lo indica el último informe de Dappradar, una plataforma de análisis y seguimiento de finanzas descentralizadas.

En concreto, este dice que el volumen de negociación en mundos virtuales cayó un 91,61%, hasta los 90 millones de dólares en el tercer trimestre. 

Sin embargo, el número de ventas de terrenos no se redujo tanto ni mucho menos: apenas se ha retraído un 37,54% de un trimestre a otro, lo que quiere decir que quienes se están quedando lo hacen con la firme idea de seguir metiendo dinero a este tipo de proyectos.

Ello, a pesar de un contexto macroeconómico que invita más bien a muchos inversores a alejarse del mundo tecnológico.

Facebook lo apuesta todo a la realidad virtual, pero los expertos tienen dudas: 6 inventos que fracasaron por llegar antes de tiempo

Las cifras son parecidas si se centra la vista en los 10 principales proyectos relacionados con el metaverso: las negociaciones han disminuido un 80% de media con respecto al segundo trimestre, pero el número de ventas solo ha caído un 11%.

Son números que arrojan una sola idea: la compraventa de terrenos en el metaverso es territorio para lo que en inglés se conoce como hard players, hombres y mujeres dispuestos a jugar duro, a apostar de verdad por una tecnología que, entienden, será el centro de buena parte de la vida de la gente en no muchos años.

Nada de curiosos, nada de advenedizos, nada de mirones que acceden al metaverso con la cartera vacía tan solo para averiguar qué es eso de lo que hablan constantemente tipos como Mark Zuckerberg. En otras palabras, café para los muy cafeteros.

Una de estas personas que están apostando de verdad por las tierras virtuales es la artista Angie Taylor, que en un amplio reportaje que la CNBC dedica a hacer un repaso de lo que ha sido el último año del metaverso reconoce que utiliza la plataforma sobre todo como medio de promoción para sus últimas creaciones.

Una sola persona ya posee los terrenos digitales de la Alhambra y los grandes monumentos de Málaga: así es el 'mercado inmobiliario' en la España de los metaversos

Otro de estos firmes defensores del metaverso es la marca de ropa de lujo Philipp Plein, que en el mismo artículo de la CNBC reconoce que es propietaria de una parcela del tamaño de 4 campos de fútbol. En ella espera albergar, con el tiempo, una tienda y una galería.

No todo el mundo entiende la apuesta. Phillip Plein, dueño de la firma, explica a la CNBC: "Mi madre me llamó y me dijo: '¿Qué has hecho? ¿Por qué? ¿Estás loco, por qué gastas tanto dinero, qué es esto?".

Pero Plein es un absoluto convencido de las bondades de las finanzas descentralizadas.Lleva más de un año vendiendo productos en 24 criptodivisas diferentes por Internet, y a principios de este año abrió una nueva tienda en la londinense Old Bond Street en la que vende ropa aceptando a cambio, además de las libras convencionales, bitcoins y ethereum.

La empresa de moda digital The Fabricant, con sede en Ámsterdam, solo fabrica ropa para avatares, representaciones digitales del usuario del metaverso. Diseñan colecciones y prendas a medida para los usuarios de Decentraland y Sandbox, entre otros metaversos.

Los 10 metaversos con los que más dinero puedes ganar en 2022, según un 'gamer' que gana 130 euros al día en juegos 'play-to-earn'

Amber Jae Slooten, diseñadora de The Fabricant, cuenta a la CNBC que la moda para avatares llegará a ser una industria gigantesca.

"Cuando empezamos, todo el mundo nos decía que estábamos locos y nos preguntaban que qué necesidad teníamos de algo así. Pero nosotros creemos firmemente en la idea de que en el futuro la gente llevará ropa digital", dice Slooten.

La apuesta se está saldando por ahora con algunos interesantes resultados. Fabricant, cuenta la CNBC, ha vendido como NFT un atuendo digital por valor de 19.000 dólares, y acaba de levantar una ronda de 14 millones de euros. 

Hay que recordar que no todos los expertos en el mundo de la tecnología comparten este entusiasmo por el metaverso.

Personalidades tan poco sospechosas de ser escépticas ante los posibles avances del mundo tecnológico como Tim Cook, CEO de Apple, han cuestionado en los últimos meses la viabilidad del proyecto

En concreto, Cook se ha descolgado recordado una verdad evidente: más allá de ciertos nichos, no mucha gente sabe bien no ya qué es el metaverso, sino que es la tecnología blockchain

Esta rige todo el universo de las finanzas descentralizadas, que incluyen criptodivisas, NFT y una manera de entender internet que, sobre el papel, debería restar poder a las grandes corporaciones para fomentar que cada uno de los nódulos de una inmensa cadena de usuarios se vigilen entre sí.

La gente está pagando millones por terrenos en el metaverso, ¿deberías hacerlo tú? 10 preguntas y respuestas sobre la inversión inmobiliaria virtual

La propuesta, sin embargo, está tardando en calar

Aunque se trata de cifras que van en aumento, el portal de datos Statista afirma que quienes más están apostando por las criptomonedas son los indios. Allí, apenas algo menos de 2 de cada 10 personas han manejado criptomonedas.

Por detrás, economías tan importantes como China, Alemania y México rondan el 10%, y España anda por el 15% tras dar un importante salto en los últimos 2 años. 

No está claro que esta cifra haya podido aumentar mucho en el último año. El enfriamiento de la economía, con una inflación desbocada y unos elevados tipos de interés que han encarecido el precio del dinero han llevado a muchos inversores a salirse del complejo mundo de las finanzas descentralizadas en busca de refugio en los valores de siempre: oro y deuda soberana.

Con todo y con eso, a la espera de que llegue el resto, los creyentes en el metaverso siguen comprando y vendiendo terrenos como si la crisis no fuera con ellos. 

Si la apuesta les sale bien y el metaverso triunfa, siempre podrán decir con orgullo que ellos fueron los primeros colonos de las tierras digitales. 

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: CriptomonedasMetaverso, Macroeconomía, Blockchain, Moda, Marketing, Tecnología, Empresa