Qué hace falta para que haya más mujeres en lo alto en el sector legal

De izquierda a derecha: Lucía Goy (Goy Gentile), Íñigo del Val (Allen & Overy), y Patricia Leandro (Uría Menéndez).
De izquierda a derecha: Lucía Goy (Goy Gentile), Íñigo del Val (Allen & Overy), y Patricia Leandro (Uría Menéndez).

Business Insider España

En España, más de la mitad de los universitarios son mujeres. En concreto, de los estudiantes matriculados en el curso 2019-2020, un 55,3% fueron alumnas. Estas fueron mayoría en todas las etapas: representaron un 55,6% en los estudios de grado, un 55,6% en los másteres y un 50,1% en el doctorado, según el último informe del Ministerio de Universidades.

También fueron mayoría en las carreras de la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas, esto es, la que se ocupa de las carreras que tienen que ver con la administración de justicia y los negocios, según datos también del Ministerio de Universidades. En realidad, llevan años siéndolo.

Si en 2020 se matricularon en estas carreras más de 375.000 mujeres y 245.000 hombres, el año anterior hicieron lo propio más de 360.000 mujeres y algo menos de 240.000 hombres. 

No fueron cursos extraños. En los 4 años anteriores, mientras los hombres matriculados en esta rama del saber llegó, en su mejor año, a algo menos de 250.000 alumnos, las mujeres se movieron con soltura en cifras superiores a las 360.000 matriculadas en todo el país.

¿Cuáles son las obligaciones de los españoles en caso de guerra? Esto es lo que ocurriría con militares y civiles si se agrava el conflicto entre Ucrania y Rusia

La diferencia no es tan escandalosa como la que se produce en las carreras técnicas, donde ellos son abrumadora mayoría, o como lo que ocurre en la rama de la salud, donde ocurre lo contrario. 

Sí sería suficiente, en cambio, para explicar que la balanza se inclinara ligeramente en favor de ellas, por ejemplo, en el reparto de los puestos de máximo nivel en los grandes bufetes de abogados. Al fin y al cabo, tal como reflejan los datos desde hace años, son más.

La realidad, sin embargo, es justo la contraria. No se trata solo de que, llegado el momento de repartir el poder, ellos sean más que ellas. Es que son muchos más. Muchísimos más.

Según el informe Datos estadísticos de mujeres en puestos directivos en España en el sector jurídico, elaborado en 2020 por Women in Legal World, una asociación que busca la promoción de las mujeres en el ámbito legal, los números hablan por sí solos.

Contabilizados los socios directores de 89 de los principales despachos de abogados de España, el resultado es que 91 hombres, un 94,7%, ocupan puestos directivos, mientras que tan solo 5 mujeres, el 5,3%, lo hacen.

El Tribunal Supremo declara nulo el despido a un trabajador que se encontraba de baja por ansiedad

En el mundo institucional, la situación no es mucho mejor. Aunque los colegios de abogados cuentan con un número de letrados y letradas muy similar ?130.329 (51,7%) y 121.505 (48,3%), respectivamente?, los decanos elegidos, 71 en el caso de los hombres y apenas 12 en el de las mujeres, representan el 85,6% para ellos y el 14,4% para ellas.

En el caso de los procuradores, mientras que ejercen más mujeres, 6.623 (66,9%), que hombres, 3.265 (33,1%), el número de decanos asciende a 39 (58,2%). frente a 28 decanas (41,8%).

Es solo un botón de muestra. Los desequilibrios, detalla el informe, se reproducen en la carrera fiscal y en todos los órganos de gobierno que componen la carrera judicial, incluidos el Tribunal Constitucional, el Supremo y la Audiencia Nacional.

¿Qué hacer para romper la barrera de cristal con la que chocan una y otra vez las letradas?

Ilustración de mujer con capa

"El compromiso de todos es fundamental, de los líderes empresariales facilitando que las mujeres y cualquier otro grupo social específico tenga las mismas oportunidades que el resto e incluso fomentándolo, como las propias personas poniendo de su parte", explica Íñigo del Val, socio del bufete Allen & Overy.

"Este es un asunto muy complejo y que llevará mucho tiempo solventar. Tengo la esperanza de que países que van más avanzados nos allanen y muestren el camino", concluye.

La justicia avala el despido de una mujer que no utilizó las herramientas informáticas de la empresa mientras teletrabajaba

"Aunque en la última década ha habido un gran avance en la igualdad laboral en posiciones de mando entre hombres y mujeres, es verdad que sigue habiendo un espacio de mejora", comenta Lucía Goy Mastromiechele, socia directora de Goy Gentile Abogados.

"Creo que tiene que haber un cambio de perspectiva que permita valorar verdaderamente a las mujeres por su trabajo y logros. Todos debemos promover la igualdad de oportunidades, en función de los méritos y trayectoria profesional, y olvidar los prejuicios y sesgos de género que hemos escuchado durante mucho tiempo", señala.

Conciliación, fe en las posibilidades y un poco de ayuda

Por otro lado, subraya Goy, es importante impulsar y facilitar la conciliación familiar, tanto para hombres como para mujeres. 

"Las mujeres se ven más afectadas. Aquellas que quieran dedicar más tiempo a la familia deben poder compaginarlo con el trabajo, ya sea pudiendo adaptar su horario laboral o teletrabajando. Además, al impulsarlo para los hombres también, las que prefieran enfocarse en su carrera profesional podrán recibir el apoyo de su pareja de la misma manera", detalla la abogada, que va incluso más allá.

"Es importante acabar con los sesgos y normas sociales que crean patrones psicológicos que terminan volviéndose profecías autocumplidas. Debemos enseñar a las futuras generaciones desde pequeños que la magnitud de su capacidad no está ligada al género y crear una nueva realidad para todos".

Cómo recurrir una multa de tráfico si consideras que es injusta: estos son los pasos que debes seguir para que se anule

Coincide con ella Pablo Rabanal, consejero delegado del portal de servicios jurídicos Reclamador.es.

"Para mí, es también un tema de empoderamiento. Para progresar en la carrera profesional, lo principal es creértelo y actuar en consecuencia, asumiendo que depende de ti. Los límites siempre están más en uno mismo que fuera", explica este letrado y emprendedor.

"Conozco mujeres que han emprendido y llegado a puestos de dirección y a las que no para nada. Es verdad que hay factores externos como la conciliación, decisiones políticas, ciertas ideas anacrónicas que hay en el sector legal... Pero el empoderamiento nace en uno mismo", comenta Rabanal.

Y detalla que en el Reclamador.es el 62% de las trabajadores son mujeres y que la mitad del equipo directivo también lo es, algo que, dice, ha ocurrido de manera natural.

"Es obvio que, tanto para hombres como para mujeres, alcanzar estos puestos directivos requiere mucho esfuerzo, constancia, trabajo y confianza en uno mismo", empieza explicando Patricia Leandro abogada de Uría Menéndez desde hace más de 10 años. 

No obstante, está claro que, para llegar a lo más alto de las empresas, hay un momento en que alguien tiene que apostar por ti.

El Tribunal Supremo avala el despido de un trabajador pese a que las pruebas de sus irregularidades se obtuvieron en un registro en el que no estaba presente

"Hay que contar con el apoyo de las personas correctas. Muy habitualmente, estas personas serán aquellas que ya ocupan puestos directivos y que, en su mayoría, suelen ser hombres", dice la letrada.

"Este apoyo se consigue, en mi opinión, teniendo en cuenta 2 factores. Por un lado, los actuales directivos deben ser conscientes de que un entorno diverso es bueno para las empresas, pues promueve la creatividad, la innovación y el buen ambiente".

"Por otro lado, las abogadas que aspiren a ser directivas deben tomar mayor conciencia de la importancia del networking y de las relaciones personales en el ámbito profesional", afirma Leandro.

Otros artículos interesantes:

Revelados los sueldos en Google: cuánto ganan sus ingenieros de software, diseñadores UX, abogados y otros empleados

Abogados, periodistas, cocineros… trabajos en peligro por la inteligencia artificial

Amazon lanza IP Accelerator en Europa, un programa para ayudar a las pymes a proteger sus marcas mediante una red de despachos de abogados

Te recomendamos