¿Puede España seguir creando empleo a pesar de la recesión mundial que se avecina?

Ilustración sobre crisis económica y recesión

Getty

"Volvemos a confirmar que, en un entorno de incertidumbre a nivel internacional, la resistencia y resiliencia del mercado de trabajo español es extraordinariamente notable". Lo decía el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, hace apenas unos días.

Escrivá acababa de avanzar que el mercado laboral sumaría 102.000 empleos más en octubre (15.000 en términos desestacionalizados). No es un dato notable si se compara con otros meses de este año, pero sí que está en línea con los meses de octubre de años anteriores, cuando ni la inflación galopante ni las consecuencias económicas de la guerra ensombrecían el horizonte.

No son datos espectaculares, reconocía Escrivá. Sin embargo, sí insistía en que, por ahora, no se está viendo ningún enfriamiento en el ritmo de creación de empleo: "Yo creo que esto es un motivo de reflexión y de búsqueda de las causas...".

Pero el panorama de la economía mundial pinta cada día más negro, los analistas no dejan de empeorar sus perspectivas y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya ha avisado de que "lo peor está por llegar", avanzando que al menos un tercio de las economías del mundo entrarán en recesión en 2023, incluidos vecinos de España, como Alemania o Italia.

Así las cosas, ¿puede España seguir creando empleo sin inmutarse, mientras la economía mundial se contrae? 

"Históricamente se nos ha dicho que, con crecimientos escasos de Producto Interior Bruto (PIB), prácticamente no se crea empleo", explica Octavio Granado, analista de la Fundación Alternativas y ex secretario de Estado de Seguridad Social. 

Pero en los últimos 3 o 4 años, el mercado laboral sí se ha comportado mejor que como auguraban las previsiones macroeconómicas. No hace falta ir muy lejos: en 2021, España creó más empleo que nunca y el paro cayó a niveles de 2008. Paralelamente, el Banco de España, el FMI, la UE y hasta la OCDE recortaron sus previsiones de crecimiento para la economía española. 

España creaba más empleo que nunca, mientras la economía se enfriaba. ¿Es eso posible? 

Granado dice que sí, al menos a la vista de lo que ha pasado hasta ahora: "Pero, en un entorno de recesión global, lo veo más difícil".

Por lo pronto, España se libra de esa recesión, pero no del estancamiento. Quien no descuenta una ligera contracción de la economía en la última mitad del año, da por hecho un crecimiento prácticamente nulo. Y así, es difícil crear empleo.

"En un entorno de estancamiento será difícil la creación de empleo. Lo más destacable puede ser el mantenimiento de la tasa de paro alrededor de los actuales niveles (en promedio un 13% para 2023)", coincide Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research. 

En su último World Economic Outlook, el organismo vaticina que Alemania e Italia entrarán en recesión en 2023. La locomotora germana se contraerá un 0,3% interanual, mientras que Italia lo hará un 0,2%. 

"Si nuestros principales socios se debilitan, nosotros acusaremos la ralentización. Podemos ralentizarlo, compensarlo... Pero, de alguna forma, acaba llegando", apunta Granado.

"Cuando Alemania se resfría, España puede coger una pulmonía", coincide Fernando Castelló Sirvent, economista, profesor e investigador en ESIC Business & Marketing School.

¿Cuánto tarda España en resfriarse si Alemania estornuda?: El riesgo de recesión para la economía

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez

Castelló Sirvent comenta que, igual que se habla de esa conexión entre PIB y empleo, hay otro vínculo entre empleo e inflación, y que se explica con la llamada curva de Phillips

Básicamente, "cuando aumenta el desempleo, la inflación cae, y viceversa; cuando el paro cae, la inflación sube". Esa relación, explica Castelló Sirvent, se rompió en la década de los 80-90 y en el 2000: "Ahora el debate es si volverá a tener sentido".

Gripe y elecciones: la explicación detrás del buen dato de octubre

¿De dónde viene entonces el optimismo de cara a octubre? Para Granado, hay 2 causas. La primera tiene que ver con el aumento de las bajas por enfermedad: "Los meses en que crece la enfermedad común a veces se observa un repunte artificial de la afiliación, porque la persona con incapacidad temporal es sustituida, y su sustituto es contratado".

La segunda está relacionada con la cercanía de elecciones municipales, en mayo de 2023. "Los 6 meses previos a unas elecciones municipales siempre se produce un incremento de la obra pública y los programas públicos contratados por los ayuntamientos y esto recala en una mayor afiliación", observa Granado.

Este gráfico refleja el 'boom' de los trabajadores indefinidos en España: se disparan un 225% por encima de la última década

Un trabajador coloca paquetes con una carretilla montacargas en un almacén logístico

3 causas que explicarían que no vaya a haber destrucción de empleo y una que lo cuestiona

Además de los factores temporales, hay otras causas que explican la mayor estabilidad del empleo más allá del mes de octubre. "La estabilidad del empleo podría darse como consecuencia de la reducción de la temporalidad, del uso que puedan dar las empresas de los ERTE y de la elevada liquidez que hay ahora mismo", resume Cardoso. 

Antes, cuando el contrato temporal era el pan de cada día del mercado laboral, las empresas optaban por no renovar contratos temporales para capear periodos de caída de la demanda. 

Pero, después de la reforma laboral, el peso de los indefinidos se ha disparado y su coste de despido es superior, añade Cardoso. "Las empresas esperarán a confirmar que la demanda se mantiene débil por un período prolongado antes de tomar decisiones drásticas". 

En tercer lugar, los ERTE permiten el mantenimiento del vínculo entre la empresa y el trabajador: "Esto hará que, si la recesión es corta, las empresas puedan volver a producir cuando la demanda se recupere".

¿Qué pasará con el empleo si España entra en recesión? Los despachos alertan del riesgo de aluvión de despidos colectivos

Dimisión o despido

Aún así, no será tan sencillo. Durante el año que viene, las empresas seguirán sufriendo incrementos en los costes de producción, con el encarecimiento continuado de la energía, pero también laborales, derivados de las subidas salariales y de las cotizaciones.

"En un entorno en el que el empleo crece en tasas muy moderadas y hay un encarecimiento de las cotizaciones, no podemos descartar que en el 2023 ese crecimiento del empleo no sea negativo si no se produce una moderación de los costes laborales", explican desde el Instituto de Estudios Económicos.

Fondos europeos, artillería fiscal y subidas de sueldo: por qué no está todo perdido

Pero no todo está perdido. Para empezar, la incertidumbre que sobrevuela el escenario internacional es tal que es prácticamente imposible hacer predicciones. Pero hay otros factores que podrían explicar una mejor evolución de los datos del mercado de trabajo, al margen de lo que ocurra con la economía mundial.

"Creo que la mayoría de las previsiones económicas están infravalorando el uso de los fondos Next Generation", resume Granado. Es cierto, reconoce, "que el nivel de gestión de los fondos en España está dejando mucho que desear. Pero nunca se ha invertido tanto dinero con fondos extrapresupuestarios y eso tiene que tener algún impacto".

Para Granado, la inyección multimillonaria de fondos europeos se traducirá en un impacto de más de un millón de trabajadores

A ello se suma que la inflación, aunque siga dando la lata, cada vez va a ir a menos, mientras los recursos disponibles de los hogares van a ir a más: "El año que viene veremos una inyección fuerte de rentas para los pensionistas y para los funcionarios". Estamos hablando de alrededor de 13 millones de personas consumiendo.

Paralelamente, Alemania no se va a quedar de brazos cruzados mientras su economía se hunde. El Gobierno alemán ha sacado toda la artillería fiscal, aumentando en 200.000 millones de euros su paquete de medidas para reflotar la economía. "Es una inyección descomunal. Esto tiene que tener un impacto también", añade Granado.

En su opinión, lo razonable sería que economía y mercado de trabajo se sitúen en un punto intermedio entre las previsiones del FMI y las del Gobierno, "a no ser que haya un desastre sideral con la ejecución de los fondos europeos...".

Otros artículos interesantes:

¿Por qué no hay una 'Gran Renuncia' española? 4 razones que explican por qué 50 millones de estadounidenses han dejado su trabajo pero los españoles no dimiten

Una recesión 'light' y provocada: por qué la crisis de 2023 será la más pequeña de los últimos 40 años

La profecía 'maldita' de los 20 millones de empleos: en España hay más personas trabajando, pero somos más pobres que antes

Te recomendamos