¿Dónde sube más el salario mínimo en 2023? La carrera de los países europeos por aliviar el mordisco de la inflación

Un camarero en Venecia

REUTERS/Manuel Silvestri

Foto del redactor Inma Benedito
  • 8 países europeos ya han anunciado o aprobado subidas del salario mínimo: Lituania, Alemania, Polonia, Bélgica, Países Bajos, Grecia, Portugal o Francia. España también ha avisado de que lo subirá.
  • Cuanto más aumenta la inflación, mayor es la subida anunciada: en Lituania casi alcanza el 20%.
Primero en Upday Cintillo

Con la inflación incendiando las economías hasta cotas nunca vistas en el Viejo Continente, el bolsillo de los europeos se resiente, especialmente el de las rentas más bajas, que son las que más sufren las consecuencias de la pérdida de poder adquisitivo. 

Por eso no es de extrañar que ya sean varios los países europeos que han anunciado o aprobado subidas sustanciales del salario mínimo. Es el caso de Alemania, Francia, Portugal, Grecia y otros 4 estados comunitarios. 

A juzgar por los anuncios realizados hasta ahora, cuanto más sube la inflación en el país, mayor es el incremento. En total, 8 economías han anunciado ya estas subidas, con Lituania como la economía donde más suben (un 18,9%) y Francia donde menos (5,6%).

En el caso de España, también habrá subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). El Gobierno encargó a un comité de expertos la elaboración de un informe para definir el porcentaje de subida, teniendo en cuenta para ello 4 factores: la inflación, la productividad, la participación de las rentas salariales y la coyuntura económica. 

Los expertos concluyeron que, para que el SMI de España alcance el 60% del salario medio (que es la meta marcada por la Comisión Europea), la subida debería estar entre un 4,6% y un 8,2%, es decir, que el salario mínimo de 2023 debería alcanzar los 1.046 euros o los 1.082 euros.

"No hay duda de que el aumento del SMI es una medida útil para reducir la desigualdad y luchar contra la pobreza", dijo la coordinadora de esta comisión de expertos, la profesora Inmaculada Cebrián.

Los trabajadores sufren un doble estrangulamiento: por un lado, la erosión en el poder adquisitivo derivada de la inflación. Por otro, la respuesta a esa crisis de precios, en forma de subida de tipos de interés, que ha encarecido los préstamos. 

Teniendo en cuenta que lo que más sube de precio son precisamente productos básicos, como la energía, el transporte o los alimentos, que tienen un peso mayor en la cesta de la compra de los hogares con menores ingresos, una subida del salario mínimo puede ayudar a aliviar esa pérdida de ingresos.

En Europa hay 3 tipos de países en función del salario mínimo que se cobra: los del Este, donde no llega a 1.000 euros al mes; los del centro, donde supera los 1.500 euros mensuales, y España, a caballo entre unos y otros. Ahora, con la inflación apretando a diferentes velocidades en unos y otros países, esa brecha podría agrandarse.

Un camarero de la chocolatería San Ginés de Madrid

Lituania, la más afectada por la inflación, sube el SMI un 19%

Lituania se ha convertido en el país en anunciar la mayor subida del salario mínimo en Europa para 2023. Pero no es de extrañar. También encarna una de las economías comunitarias más golpeadas por las consecuencias de la guerra de Ucrania y su impacto en la crisis de precios. 

En octubre, la inflación se disparó un 23,6%. Con este incremento, que viene sucediéndose mes tras mes, el Gobierno ha optado por anunciar una subida del SMI de nada menos que el 18,9% en 2023.

Alemania, Bélgica y Polonia: subidas de hasta el 15%

Un empleado coloca una placa de VW en una línea de producción en la planta de Zwickau.

En Polonia, otro de los países más dependientes de Rusia y Ucrania, la inflación se disparó en noviembre un 17,5%. En consecuencia, el Gobierno anunció una subida del salario mínimo del 14,6%. 

Alemania es uno de los pocos casos donde el Gobierno ha decidido que la subida del SMI supere la inflación. La locomotora europea, donde la crisis de precios ha alcanzado niveles nunca vistos desde la Segunda Guerra Mundial, ha anunciado un incremento para el salario mínimo del 15%, mientras que la subida del IPC fue del 10,1% en noviembre.

En junio, Alemania incrementó la retribución mínima de sus trabajadores un 6,5%, hasta los 1.744 euros mensuales (20.928 euros al año), por encima del IPC del 2022 (del 5,3 %), y ahora lo hará más del doble para absorber el impacto inflacionista.

En el caso de Bélgica, la inflación lleva también varios meses disparada, y en noviembre alcanzó un incremento del 10,6% que el gobierno belga ha querido acompañar de un aumento del salario mínimo del 13%.

¿Cuánto tarda España en resfriarse si Alemania estornuda?: El riesgo de recesión para la economía

Países Bajos y Grecia rondan el 10%

Países Bajos, que en 2022 aprobó una subida del 2,4%, para 2023 ha apretado tuercas, anunciando un incremento del 10%, en línea con la inflación que está sufriendo, y que en noviembre llegó al 9,9%, aunque moderándose.

Le sigue Grecia, con un incremento del 2% en 2022, que se ha convertido en un alza del 9,7% para 2023, superior a la subida de precios de noviembre, que fue del 8,6%.

Cuánto gana Pedro Sánchez en comparación con el resto de líderes europeos

Portugal y Francia, por encima del 5%

A la cola de las subidas aprobadas están Portugal y Francia, aunque también son 2 de las economías que menos han sufrido las presiones inflacionistas, especialmente Francia. 

En Francia, donde los precios crecieron un 6,2% en noviembre, el gobierno aumentará el salario mínimo un 5,6%, mientras que en Portugal, donde la cesta de consumo se encareció un 8,5%, la subida del SMI será del 6%.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.