Una tienda de apps de Málaga se enfrenta a Apple y a su dominio en la distribución de apps: "La vida de una persona puede depender de que decidan si le publican o no"

Luis Hernández, cofundador de Uptodown
Luis Hernández, cofundador de Uptodown

Uptodown

  • El CEO de Uptodown, una tienda de apps malagueña, carga contra la posición de dominio de Apple en sus iPhone: impide que tiendas ajenas a la App Store ofrezcan sus aplicaciones.
  • Denuncia que esta posición de dominio en el ecosistema iOS ya no tiene razón de ser, y en ámbitos como el ordenador personal se ha permitido descargar e instalar software libremente durante décadas.
  • Desmonta los argumentos sobre seguridad informática, privacidad y garantías uno a uno. Uptodown alcanzó un acuerdo con el motor gráfico Unity para distribuir videojuegos en todo el mundo en abril.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una tienda de aplicaciones creada en Málaga denuncia la posición de dominio de Apple en el ecosistema de iPhone. Su CEO y fundador ha rebatido uno a uno los argumentos de los de Cupertino en defensa de su modelo de distribución de apps. Pero para entender la historia es necesario poner primero un poco de contexto.

Los usuarios de iPhone solo pueden descargar aplicaciones autorizadas por Apple que estén colgadas en su tienda de aplicaciones oficial, la App Store. Pero eso podría cambiar pronto.

Aunque esto es una realidad desde que los de Cupertino presentaron la App Store en 2008, cada vez son más las voces que cuestionan este modelo de ecosistema cerrado. Denuncian que Apple tiene una posición de dominio, de competencia desleal e incluso de monopolio al no permitir que sus usuarios puedan disfrutar de una tienda de apps de terceros.

El debate se volvió a poner sobre la mesa después de que a mediados del año pasado Epic Games, distribuidora del popularísimo videojuego Fortnite, incluyese una pasarela de pagos propia en el título a fin de sortear el método de pago que Apple ofrece en su ecosistema. La razón era evidente: Apple impone una comisión de hasta el 30% para todos los pagos que se efectúen a través de las apps que se  descarguen de su tienda.

Apple respondió eliminando a Fortnite de su App Store al entender que se trataba de una vulneración de los términos y condiciones de servicio, lo que convirtió la polémica en toda una tormenta legal. El pasado mes de mayo se celebró el juicio que enfrentaba al fabricante del iPhone contra Epic, y el asunto está visto para sentencia, aunque ya ha dejado varios titulares.

Histórico acuerdo en la OCDE para reformar la fiscalidad internacional: el impuesto de sociedades de mínimo el 15% en todo el mundo saldrá adelante

Además de esa comisión de hasta el 30%, los abogados de Epic, según recogía The Wall Street Journal, consideraban que el problema es "el monopolio que [Apple] tiene sobre la distribución de aplicaciones en esa plataforma".

El caso llegó a Europa, con una segunda denuncia que Epic interpuso ante las instancias comunitarias. Desde Bruselas son meridianamente claros: la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, avanzó en una reciente entrevista con The New York Times que en un futuro "podría haber una segunda tienda de aplicaciones" para poner fin a esta problemática.

Epic no es la única que ha presentado batalla a Apple por sus comisiones y por su posible posición de monopolio en su plataforma. Otras firmas como Spotify, Tinder o Netflix han hecho lo propio, e incluso han ideado las fórmulas para evitar que los usuarios se suscriban a sus servicios a través de la app en iPhone. En lugar de ello, estas aplicaciones redirigen a la página web del servicio, para poder efectuar el pago sin atenerse a la comisión de Apple. También Tile ha expresado su malestar y temor ante el lanzamiento de los AirTags.

Ante toda esta campaña, Apple ha reivindicado a la App Store como una fuente de riqueza para pequeños desarrolladores. Los propietarios y creadores de aplicaciones que ofrecen sus servicios a través del ecosistema Apple, ateniéndose a sus normas y condiciones, facturaron más de 2.200 millones de euros en España durante el año pasado.

Pero entre Tile, Spotify, Tinder, Netflix o Epic, hay otras compañías que denuncian la postura de Apple e incluso se animan a "desmontar" sus argumentos. Es el caso de una startup española con sede en Málaga. Una tienda de aplicaciones que está creciendo de forma meteórica.

Se llama Uptodown.

Las comisiones pasan a un segundo plano

Tim Cook, CEO de Apple, en una foto de archivo de 2019 fuera de la Apple Store de la Quinta Avenida.
Tim Cook, CEO de Apple, en una foto de archivo de 2019 fuera de la Apple Store de la Quinta Avenida.

Reuters

Luis Hernández es el CEO y uno de los fundadores de Uptodown, una tienda de aplicaciones malagueña que el pasado mes de abril anunció un acuerdo por el que distribuirían videojuegos desarrollados con el motor Unity (precisamente Epic Games es propietaria de un motor que compite con Unity llamado Unreal Engine).

Unity está alcanzando acuerdos de distribución con distintas tiendas alternativas a la Google Play Store y a la App Store (las tiendas de aplicaciones de Android y de iOS, iPhone) en distintos mercados. Claro que no es lo mismo que Unity distribuya con una tiendecita de aplicaciones de Corea del Sur a que alcance un acuerdo con Uptodown, que tiene una proyección global.

"Ellos están haciendo su papel". Hernández se refiere a Apple, y a su campaña por la cual reivindican los ingresos que logran pequeños desarrolladores a través de su ecosistema. "Lo que ha pasado este último mes es bastante significativo y cambiará cómo operan Apple y Google". Hernández mete a Google en el saco. "Es verdad que tienen políticas más flexibles, pero ambas tratan de proteger un privilegio brutal que han tenido durante años".

La pandemia pone en jaque a los ejecutivos de las grandes empresas como Apple: los empleados quieren flexibilidad para decidir desde dónde trabajan

"Uptodown les hace daño", incide Hernández, "porque propone alternativas que ellos no quieren que sucedan". "El derecho a decidir de dónde se descarga una app". El CEO de la plataforma malagueña recuerda que esto es algo que hasta hace poco asumíamos como normal en el ecosistema de los smartphones. "En un PC ninguna empresa privada te puede decir qué puedes consumir o no con él. En el móvil empezó de otra forma porque era una plataforma nueva, y todos lo aceptamos porque había que abarcarla de alguna manera. Ya no tiene sentido".

Al final, la famosa comisión sobre la pasarela de pago pasa a un segundo plano. "No es el motivo, realmente". Uptodown tiene una comisión de en torno al 20% que confían en ir reduciendo paulatinamente. La disputa arranca porque "ellos", en referencia a Apple o a Google, "mantienen su plataforma con unas políticas privadas y unas condiciones determinadas: ellos deciden si algo está en la tienda o no". "Hay unas líneas rojas. Y Uptodown permite cruzar esas líneas rojas".

"La rendija por la que nos hemos colado es que damos soportes en las descargas, un aspecto a dónde Google no llega. Por ejemplo, si yo quiero que sea una empresa europea la que me provea de aplicaciones para mi móvil, ¿por qué no puedo?".

Así puede afectar el monopolio a pequeños desarrolladores

Los equipos de marketing de Apple han enfatizado mucho en los últimos años cómo la compañía y sus productos velan por la privacidad de sus usuarios. De hecho, las nuevas versiones del sistema operativo del iPhone, iOS, incluye una funcionalidad llamada App Transparency Tracker que permite a los usuarios desactivar el código que identifica a sus dispositivos frente a anunciantes, con el que el ecosistema Apple construye los perfiles comerciales de sus clientes.

Esa privacidad y esa ciberseguridad son dos de los argumentos de Apple para defender que su App Store sea la única tienda oficial en iOS. Luis Hernández, de Uptodown, reconoce que "no se puede negar lo evidente". "¿Es más seguro no salir de casa en toda la vida? Evidentemente". 

"Al margen de que tengas que asumir ciertos riesgos, todo esto está más que superado. La seguridad es transversal y no está solo en manos de Apple. Nosotros contamos con los servicios de empresas de seguridad cuyos servicios trascienden las plataformas, y hacen que tanto usuarios como desarrolladores estén protegidos".

Pero el problema va mucho más allá de la ciberseguridad. Es el mero hecho de que sea Apple la que tenga el poder de decidir qué aplicación se puede ofrecer en su tienda o no, y sin contar con la opción de acceder a otras tiendas.

La CNMC investiga a Amazon y Apple por un posible acuerdo entre ambas para imponer restricciones a la competencia

"Entiendo que el público en general no tiene por qué llegar hasta este detalle, pero hay que explicarlo. Es una palanca". Una forma de hacer presión. "Imagínate que vas a publicar una app. Pones un método en tu web para cobrar por tus servicios a los usuarios. O que publicas tu app en otra tienda, además de en la de Apple. Estás en un momento en el que tu vida puede depender de que tú publiques o no, por ejemplo, un juego".

"Ahora imagina que Apple se enfada porque has publicado tu app en otra tienda. Te puede afectar". La disputa entre Epic y Apple, por supuesto, es bastante más compleja. "Pero es una cuestión de tentación. Apple puede pensar y hacer: Epic, si vas a cobrar en tu web saltándote la comisión, te pongo pegas y te expulso de la tienda". "Ya no tiene que ver con que la comisión sea abusiva o no. Es que tienen la llave para decirte cómo puedes ofrecer tus apps incluso fuera de sus ecosistemas".

"Es un factor que hay que limitar", incide el CEO de Uptodown, que recuerda que él no toma ningún partido entre Epic y Apple. "Son empresas multimillonarias", recuerda riendo. Pero "hay que empezar a regular esto". Europa lo ha visto, "pero hasta ahora no se ha metido". "No se atreve nadie porque son empresas estadounidenses y nadie quiere ser acusada de limitar la competencia".

Sobre esas posibles penalizaciones que las gigantes tecnológicas como Apple o Google podrían cargar sobre desarrolladores, desde Uptodown lamentan "la demonización de cualquier alternativa independiente a la distribución de apps, sin excepción, sin más consideración, sin plantear mecanismos para advertir al usuario". En Android (Google), por ejemplo, sí es posible descargar e instalar apps de fuentes de terceros, pero el usuario recibe advertencias de que es menos seguro que descargarse una app de la Play Store.

Esta normalizada circunstancia "obvia que durante más de 60 años, distintos dispositivos y sistemas operativos han funcionado con total normalidad bajo un modelo que permite la instalación de software y aplicaciones libremente".

Otros artículos interesantes:

Las últimas actualizaciones de Microsoft y Apple muestran cómo la pandemia ha cambiado de forma radical nuestra forma de relacionarnos con los ordenadores

La característica clave de iOS 15 que te va a ayudar a tener un mejor control de tu tiempo

Apple se suma a Google, Facebook y Amazon en la pugna por controlar el mercado publicitario a través de sus nuevas herramientas de privacidad