Los 10 mejores superalimentos de 2022, según más de 1.100 nutricionistas

Kimchi

Getty Images

Si quieres comer sano y prevenir múltiples enfermedades crónicas, la dieta mediterránea lleva siendo la mejor valorada del mundo 5 años consecutivos. Siguiéndola, tu despensa deberá estar repleta de verduras, legumbres, granos integrales, fuentes de grasa saludable como el aceite de oliva y proteínas magras como las procedentes del huevo o del pescado. 

Por otro lado, nunca está de más echar un vistazo a los ingredientes de moda, apodados como superalimentos y cargados con una mayor cantidad de fitonutrientes y antioxidantes. En los últimos tiempos se han puesto de moda los edamames, las algas, el aguacate o las semillas de chía.

¿De qué alimentos saludables se hablará este ejercicio? La interesante encuesta de Pollock Communications and Today's Dietitian titulada What's Trending in Nutrition aporta las claves, señalando las tendencias de nutrición más destacadas para 2022 según 1.173 nutricionistas y dietistas registrados (RDN).

11 alimentos para cuidar de tu hígado y proteger a tu cuerpo del daño hepático

Así, más de un millar de expertos analizaron aspectos como los hábitos de compra de alimentos, las dietas de moda y, tema que hoy nos ocupa, los 10 mejores superalimentos del año, enfatizando en aquellos de origen vegetal. 

"Con el enfoque en la salud y la inmunidad en la próxima década, y la creciente popularidad de la alimentación basada en plantas, las opciones ricas en nutrientes serán una parte importante de las dietas de los consumidores, ya que aceptan los alimentos como medicina para ayudar a prevenir enfermedades", dice Louise Pollock en el comunicado. 

Estos son los triunfadores de la lista: hay hueco para alimentos ricos en probióticos como el kimchi cereales ancestrales, o las siempre nutritivas verduras de hoja verde. No pierdas ocasión de incluirlos en tu cesta de la compra para gozar de un mejor bienestar físico y mental. 

Alimentos fermentados

Kimchi

Los alimentos fermentados como el kimchi, el kéfir, la kombucha, el yogur o el tempeh tienen la llave para enriquecer tu microbiota intestinal y apoyar el sistema inmunológico. La fermentación también se relaciona con una buena digestión, pérdida de peso o prevención de infecciones. 

Según investigadores de la Escuela de Medicina de Stanford, una dieta rica en alimentos fermentados aumenta la diversidad de bacterias intestinales beneficiosas y mejora la respuesta inmunitaria. 

Arándanos

Arándanos

Un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Southampton, la Universidad de East Anglia y la Universidad de Surrey revela que tomar 150 gramos de arándanos al día mejora con creces la salud cardiovascular.

Esta pequeña fruta es rica en antioxidantes que combaten el daño de los radicales libres a las células, previniendo el envejecimiento y reduciendo el riesgo de enfermedades como el cáncer. También te ayudarán a tener una piel, un pelo y unas uñas más fuertes y sanas. 

Además, el arándano es de las frutas con menor cantidad de azúcar que puedes incorporar a tu dieta.

Semillas

Semillas de sésamo

Las semillas son el complemento idóneo para completar sopas, ensaladas, aderezos, cremas o salsas. Son antiinflamatorias, ricas en minerales y antioxidantes, aportan fibra y grasas saludables, previenen enfermedades y brindan fibra a tu organismo.

Puedes combinar alternativas como el sésamo, las semillas de cáñamo o las de chía. Según un estudio de 2016, estas últimas destacan por sus propiedades anticancerígenas y efectos protectores en el corazón y el hígado. También aportan calcio, fósforo y magnesio, mejorando la salud de tus huesos. 

Para obtener todos los beneficios de las semillas de chía no olvides ponerlas a remojo para activarlas, así como consumirlas en una dieta rica en otras fuentes de ácidos grasos omega-3. 

Frutas exóticas

Bayas de Acai

Los especialistas consultados para esta encuesta vaticinan que 2022 será un año estrella para las frutas exóticas como las uchuvas y el açaí, un fruto de color morado cultivado en las zonas húmedas de la selva tropical brasileña. 

Uno de los principales rasgos de esta superfruta es su riqueza en antioxidantes, su capacidad para mejorar los niveles de colesterol y la protección del cerebro ante el envejecimiento, un dato avalado por esta investigación de 2014. 

Aguacates

Aguacate a la parrilla

Los aguacates han vivido un crecimiento exponencial en su consumo durante los últimos años. Ricos en fibra, grasas sanas, proteína, vitaminas y minerales como el potasio, el calcio, el hierro o el magnesio, los expertos recomiendan tomar medio al día para recibir todos sus beneficios.

Si comes aguacate con frecuencia tendrás mejores digestiones, un corazón más sano, huesos más fuertes, una vista protegida por fitoquímicos como la luteína y la zeaxantina, mejor sueño y mayor control de peso. 

Además, la fruta tropical puede proteger contra el cáncer, la osteoartritis, la depresión o los problemas cardiovasculares.

Té verde

te verde

La colorida bebida famosa en Japón es conocida por sus propiedades antiinflamatorias y estimulantes del sistema inmunológico. Son varios los estudios que confirman que puede aumentar la tasa metabólica y estimular la quema de grasas, ayudando a controlar el peso. 

El té verde también contribuye a regular los niveles de azúcar y la presión arterial, prevenir gropes y resfriados, retrasar el envejecimiento celular y cuidar el corazón, así como mantener niveles óptimos de colesterol. 

Frutos secos

Nueces

Los frutos secos son una gran fuente de nutrientes como las grasas sanas, la fibra y la proteína. 

Las almendras te darán un extra de calcio, las avellanas vitamina E, las nueces cuidan tu corazón y cerebro y las castañas son las más energéticas y ricas en hidratos. Lo ideal es comer una pequeña porción de frutos secos a diario e inclinarte por la variedad. 

De este modo, cuidarás tu salud cardiovascular, ocular o capilar y podrás prevenir numerosas enfermedades. 

Quinoa y otros granos antiguos

Quinoa

Los granos antiguos son un grupo de granos y pseudocereales que han permanecido prácticamente sin cambios a lo largo de miles de años, como el amaranto o la quinoa.

Esta última puede proporcionar un gran impulso a tu dieta, ya que contiene los 9 aminoácidos esenciales y es rica en fibra, vitaminas como la C y la B6 o minerales como el calcio o el hierro. 

Otro punto clave es su versatilidad, puesto que existen múltiples recetas que puedes hacer con quinoa.

Verduras de hoja verde

Verduras de hoja verde

Las verduras de hojas verdes oscuras, como la col rizada y las espinacas destacan por su densidad nutricional. Brilla la presencia de flavonoides, claves a la hora de prevenir el daño de los radicales libres, el cáncer y la inflamación dañina. 

Estos vegetales te proporcionan altas dosis de vitamina K, A o C, potasio y ácido fólico. Son idóneas para reducir los niveles de presión arterial y disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, tal y como avalan diferentes estudios

Col rizada

Col kale

La conocida como col kale o col rizada está repleta de proteínas y flavonoides. También tiene muchas vitaminas A, K y C, y es una fuente sólida de fibra para controlar tu apetito y mejorar el tránsito intestinal. 

Incorpora la col a tus platos de invierno de inmediato: una sola ración te aporta el 206% del valor diario recomendado de vitamina A, un 684% del valor recomendado de vitamina K y un 134% del valor recomendado de vitamina C. 

No en vano está considerada uno de los alimentos más ricos en nutrientes del planeta.

Otros artículos interesantes:

¿Qué alimentos se pueden comer con moho? Estas son las 3 excepciones, según la OCU

Lidl lanza más de 100 artículos 'veggies' reinventando productos como la sobrasada, la mayonesa, el queso feta o la mozzarella

Por qué una taza diaria de espinacas es el ingrediente ideal para adelgazar más rápido y perder grasa abdominal, según la ciencia

Te recomendamos