El 'venture capital' español detecta proyectos cada vez más maduros en el ecosistema emprendedor: por qué la ley de startups dinamizará aún más el mercado

De izquierda a derecha, Antonio Giménez, socio de Seaya; Yovanna Blanco, directora de 'Business Insider España'; y Javier Torremocha, socio de Kibo, en el XXII Smart Business Meeting.
De izquierda a derecha, Antonio Giménez, socio de Seaya; Yovanna Blanco, directora de 'Business Insider España'; y Javier Torremocha, socio de Kibo, en el XXII Smart Business Meeting.

Business Insider España

  • El XXII Smart Business Meeting, organizado este mes de abril por Business Insider España ha servido para que Seaya y Kibo, 2 de los fondos de venture capital más importantes en España, analicen la situación actual del ecosistema emprendedor.
  • La ley de startups, que entrará en vigor en los próximos meses, debe equiparar a España a países del entorno, opinan estos expertos.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España.
Cintillo patrocinio Havas

Los números son elocuentes: las startups españolas nunca captaron más dinero que en 2021. En concreto, según datos de la Fundación Bankinter, los fondos levantados por el ecosistema emprendedor español superaron el año los 4.000 millones de euros.

Se trata de una cifra, como poco, nada desdeñable, teniendo en cuenta que en 2018 y 2019, últimos años no afectados plenamente por la pandemia, apenas superó el umbral de los 1.000 millones.

Solo Clikalia, que batió a finales del año pasado el récord de financiación de una startup española al levantar 460 millones de euros, rozó la mitad de la cantidad total de otros años. El músculo de las startups españolas crece día a día.

Glovo da el salto a Harvard: por qué estudian en EEUU el éxito del unicornio español del reparto de comida a domicilio

A ello contribuyó, claro, una pandemia que retrajo al mínimo el volumen de inversión en 2020

Esto dio lugar a una ingente cantidad de capital embalsado, es decir, dinero que estaba preparado para ser invertido en el año pandémico que finalmente ha sido gastado en 2021 como si quemara en el bolsillo de los inversores.

Sin embargo, expertos en el ecosistema de startups coinciden al señalar que ha habido algo más. Es la opinión, por ejemplo, de Antonio Giménez de Córdoba, socio de Seaya Ventures, uno de los fondos de venture capital más potentes del ecosistema español y europeo. 

Como botón de muestra al respecto, vale por ejemplo el fondo de más de 165 millones de euros levantado por Seaya a finales del año pasado, unos 40 millones por encima del objetivo que se habían propuesto inicialmente, lo que revela una confianza casi ciega de los inversores en su criterio a la hora de escoger proyectos exitosos.

La increíble historia de Elizabeth Holmes, la promesa frustrada de Silicon Valley que consiguió engañar a toda la industria tecnológica

No es para menos después de haber estado detrás de unicornios como Glovo, Cabify o Wallbox.

"El ecosistema ha evolucionado mucho desde que empezamos a invertir en 2013. Llega gente con más experiencia, antes el talento era más tímido. Estamos viendo surgir día a día casos de éxito, los unicornios [empresas que superan los 1.000 millones de dólares de valoración] ya no son una excepción. Se están dando los ingredientes para que cada vez más compañías maduren", explicó Giménez.

Lo hizo en el XXII Smart Business Meeting, un encuentro organizado este mes de abril por Business Insider España que sirvió para reflexionar sobre el pasado, el presente y el futuro del emprendimiento a nivel nacional.

En ello, explicó Giménez, han tenido mucho que ver los inversores extranjeros: "También ha subido algo el nivel de los fondos gracias sobre todo a los fondos internacionales, que cada vez tienen más presente España como fuente de posibles casos de éxito". 

Los números le dan la razón. Según la propia Fundación Bankinter, la inversión extranjera ha canalizado más de 2.100 millones de euros a startups españolas, lo que supone un aumento de más del 300% con respecto a 2020

Con todo, Giménez quiso aprovechar para lanzar una advertencia: el capital riesgo no es imprescindible para que un negocio crezca.

"El venture capital es necesario dependiendo del modelo de negocio. Se puede construir una empresa muy grande sin necesidad de financiación".

Coincide con él Javier Torremocha, socio y cofundador de Kibo Ventures, un fondo de inversión que a principios de este mismo año ha levantado unos 155 millones de euros.

La vida después de un 'exit': los fundadores de Promofarma, Ducksboard y Ticketbis explican cómo es vender una startup a una multinacional

"No todos los emprendedores pueden ser casos de éxito tan claros ni tienen por qué requerir financiación pública o privada".

Ejemplos hay de ello en España, algunos particularmente célebres

Tal vez uno de los más conocidos sea Milanuncios, un portal de internet de aspecto algo básico que, creado a mediados de los años 2000 por el emprendedor Ricardo García, se hizo sin comerlo ni beberlo con el sector de los anuncios clasificados antes de vender la compañía hace apenas unos años por 150 millones de euros.

No han sido los únicos. Marcas reconocidas como Hawkers o Pompeii saben también lo que es empezar a vender antes de lanzarse a conseguir financiación.

VIDEO

Retos y futuro del ecosistema emprendedor | XXII Smart Business Meeting

La digitalización y la ley de startups marcan el camino

"Surgimos con la idea de que en España podían darse casos de éxito y no nos hemos movido mucho. Ahora ponemos énfasis a la capacidad de los equipos de expandirse internacionalmente. Hemos crecido como fondo igual que nuestras empresas: ahora ya contemplamos Europa como lugar donde invertir", explicó Giménez sobre la evolución de Seaya.

El fondo contempla ahora, en palabras de Giménez, un futuro digital: "El sector tecnológico es imparable, la digitalización ocurre de manera independiente al ciclo económico. Además, esta viene con viento de cola del coronavirus. Nuestro ecosistema está preparado, además, para los problemas de suministro y la guerra de Ucrania. Ya hemos pasado antes por problemas grandes".

"Nosotros invertimos en equipos más que en tecnologías. Uno de los síntomas de mayor madurez es que se ha pasado de modelos B2B, en que unas startups prestan servicios a otros a startups, con modelos B2C, en que se presta servicio a clientes y compradores", apuntó Torremocha. 

El colapso de la OPV de WeWork, al detalle: así se esfumaron sus 40.000 millones de valoración por una asociación caótica entre Adam Neumann y Wall Street

Desde Kibo ven un futuro despejado para todo el ecosistema: "Los emprendedores tienen más experiencia y los modelos son mucho más digitales. Claramente, cada vez más personas emprenden. Ha aumentado de forma exponencial las propuestas que recibimos".

A ojos de ambos, que esto siga siendo así dependerá en buena medida de la ley de startups, que se encuentra en proceso de tramitación.

"La ley es un primer paso muy positivo", explicó Giménez. "Ha habido una evolución respecto al primer boceto. Debería mejorar la burocracia, que no debe apartar a los emprendedores de su camino. Además, los incentivos fiscales son necesarios y estamos lejos de otros ecosistemas de países del entorno".

Para Torremocha, la ley es un paso fundamental para convertir España en un país competitivo: "Por lo que competimos es por el talento y ese talento puede estar en cualquier sitio. Si las condiciones no son comparables con países cercanos, nuestras startups estarán siempre en una posición de debilidad".

Otros artículos interesantes:

Esta startup cultiva corazones en miniatura que laten en frascos: ¿para qué sirven?

Capchase, la startup que ayuda a financiarse a otras startups, capta más de 70 millones de euros para seguir impulsando proyectos de emprendedores

Cómo los más ricos del mundo están invirtiendo en criptomonedas, desde el 'trading' en Coinbase hasta la compra de participaciones en startups de activos digitales

Te recomendamos