China aumenta un 40% su producción de chips, pero no está claro si el país está atendiendo la demanda global o trabajando en su soberanía tecnológica

Chips semiconductores

Reuters

  • China ha aumentado su producción de chips, pero no se sabe si es para atender la demanda global o para garantizar su soberanía tecnológica.
  • El gigante asiático refleja a través de su Oficina Nacional de Estadística el espectacular crecimiento en la producción de semiconductores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mundo vive desde hace meses una escasez de semiconductores que está impactando en sectores tan diversos como el del automóvil, las videoconsolas, la informática e incluso los pequeños electrodomésticos.

En medio de esta situación, firmas como Intel han advertido que estas dificultades de stock se mantendrán durante los próximos meses, aunque han vaticinado una buena década en cuanto se supere este impasse. La propia firma tiene planes para abrir nuevas plantas de semiconductores, y ha diseñado un programa de inversiones para ello.

Los errores de cálculo por la pandemia agravaron la escasez de semiconductores: "Redujimos las proyecciones con la crisis financiera como modelo, pero la demanda fue muy resistente"

Este contexto se ha agravado no solo por la pandemia, sino por la guerra comercial que protagonizaron EEUU y China durante los últimos meses. Las restricciones que la anterior Administración Trump impuso a firmas como Huawei ha afectado a la producción de sus semiconductores.

Ahora, China parece estar recuperándose.

Soberanía tecnológica o demanda global

Según los datos de julio de la Oficina Nacional de Estadística del gigante asiático, la producción de estos chips ha crecido en más de un 40%. Así lo recogen medios como The Register.

La producción de circuitos integrados se ha disparado concretamente hasta un 41,3% con respecto a los datos del mismo mes del año pasado. En julio se produjeron en China un total de 31.000 millones de estos semiconductores.

Los números de producción tanto de ordenadores como de móviles también están creciendo. Se han fabricado 36 millones de PC, lo que supone un incremento del 37,9%, y 127 millones de terminales móviles, que sí refleja un ligero descenso del 2,1% con respecto a los datos de 2020.

Julio de 2020 fue un año difícil a causa de la pandemia. Aunque la demanda de dispositivos electrónicos tendió a crecer a causa de los confinamientos generalizados que se vivieron en todo el planeta a principios del año pasado, la cadena de producción se vio afectada precisamente por la misma razón.

Silicon Valley está acabada: en vez de construir tecnología transformadora, la industria se ha vuelto aburrida, repetitiva y codiciosa

Ahora, The Register compara los datos que entonces ofreció la Oficina Nacional Estadística china entonces y concluye que el crecimiento que se ha registrado en julio de 2021 es mucho mayor que el que se detectó hace un año.

Lo que no está todavía claro, según abunda el propio medio, es si el incremento de la producción de semiconductores en china afectará de forma determinante a la carestía global de estos procesadores. China podría estar produciendo más chips para atender la demanda en todo el planeta, o bien para incrementar su soberanía tecnológica, reduciendo su dependencia de importaciones extranjeras.

El papel de Europa

La pandemia ha puesto sobre la mesa el concepto de soberanía tecnológica. Europa está trabajando intensamente para garantizarla a medida que los gigantes de la innovación (EEUU y precisamente China y toda Asia) siguen moviendo fichas.

José Antonio Gil Celedonio es el director de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) y en una reciente entrevista con Business Insider España puso en valor la necesidad de proteger la innovación nacional y europea mediante patentes.

Incluso la exministra de Educación bajo el Gobierno de José María Aznar, Pilar del Castillo, hoy eurodiputada especializada en temas de digitalización y tecnología, puso de relieve en otra entrevista con este medio hace unos meses la necesidad de que la Unión Europea impulse su soberanía tecnológica y reduzca su dependencia de las importaciones e invenciones extranjeras.

Fruto de ello, la Unión Europea diseñó su 'brújula digital' con el horizonte puesto en 2030: el propósito del Viejo Continente es que para entonces el 20% de la producción global de semiconductores se fabrique en Europa.

Otros artículos interesantes:

La guerra por las patentes de las vacunas se recrudece mientras las regiones más pobres siguen clamando por su liberación

Elon Musk asegura que antes de 2024 el ser humano habrá pisado la Luna de nuevo, aunque la NASA tiene un problema con los trajes espaciales

El nuevo y sencillo método para tener las aplicaciones de Google en móviles Huawei