6 consejos para lograr dormir bien cuando estás enfermo

enfermo, tos, gripe, dormir

Es normal pasarse el día tirado en la cama o el sofá cuando estás malo. Pero eso no significa que estés descansando como tu cuerpo merece.

Los síntomas del resfriado o la gripe no serán muy serios. Sin embargo pocos negarán que son   irritantes. La nariz que no cesa de gotear, la cabeza te estalla, y te duele todo el cuerpo.

Para colmo, cuando llega la noche todo eso parece ir a peor. Resultado, dormir cuando estás enfermo se vuelve un desafío mayor. 

Lograr descansar a pesar del malestar es más que conveniente. No solo para evitar el dolor de una noche en vela. 

"El sueño es el entorno más rápido para la curación", asegura en LIVESTRONG el especialista en sueño Michael Breus.

Esto se debe a que mientras duermes tu cuerpo se regenera físicamente y produce la hormona del crecimiento. "Esto ayuda directamente con la reparación celular y con un aumento en la producción de células T , lo que a su vez contribuye a combatir las enfermedades", dice Breus.

La rutina nocturna de Bill Gates para irse a la cama con la mente relajada y lograr dormir bien

Tu cuerpo también puede crear más interleucina-6, que también juega un papel clave en la creación de células T, añade Alexandra Kreps, un médico de atención primaria al medio.

Por todo ello, aquí se recopilan algunos consejos que te ayudarán a dormir mejor cuando estás enfermo.

Cena una sopa caliente o tómate una infusión antes de dormir

Todo lo que esconden las sopas de sobre que compras en los supermercados: "Las apariencias pueden engañar"

Tomarte un caldo o una bebida caliente cuando estás enfermo, puede parecer un remedio de abuela. Pero lo cierto es que algo de ciencia avala este remedio casero para gripes y resfriados.

También lo recomiendan desde la Fundación del Sueño Americana, señalando a algunos de los estudios que encontraron que una bebida caliente ayudó a mejorar la secreción nasal, los estornudos y la tos. Además, las personas que bebieron la bebida caliente informaron sentir menos frío, cansancio, y dolor de garganta.

Date una ducha caliente antes de ir a la cama

Hombre duchándose

Una ducha caliente no solo te ayudará a relajarte, lo que también contribuirá a un mejor descanso.

Además el vapor  que se genera aliviará eficazmente la congestión, "ayudándote a respirar mejor".

Desciende un poco la temperatura de tu cuarto

Termostato

Si quieres dormir bien cuando estás enfermo, empieza por crear un ambiente óptimo para ello. Y esto pasa por darle al termostato.

Pero nada de crear un paraíso tropical en tu cuarto. La mejor temperatura para dormir se coloca en torno a los 19ºC. 

Este ambiente ayuda al metabolismo a funcionar mejor y protege el cerebro del deterioro. Además, promueve un mejor ciclo de sueño REM, según Kreps.

Las temperaturas más cálidas "pueden interferir con tu ritmo circadiano al evitar que el cuerpo reduzca su propio termostato", lo que puede causar interrupciones en los patrones normales de sueño, afirma.

Recurre a la ayuda de un humidificador

humidificador

Algunos estudios apuntaron a que los humidificadores pueden ser una herramienta efectiva para reducir el riesgo de contagio por COVID-19 en espacios cerrados.

Y según un estudio de 2019, una menor humedad disminuye la capacidad del sistema inmune para combatir afecciones como la gripe.

"Un humidificador puede ayudar a mantener las vías respiratorias humedecidas y reducir la irritación en los pulmones, así como reducir la transmisión de infecciones por fosas nasales y garganta secas", añade Kreps.

Al ayudarte a combatir ciertos síntomas como la tos seca, es fácil que te sientas más cómodo y evites molestos despertares.

Revisa tu postura

Dormir boca abajo

En función de cómo duermas deberías escoger un tipo u otro de almohada. También cuando estés enfermo y quieras dormir mejor.

Conseguir una buena noche de sueño puede ser tan simple como dormir en una posición elevada, según Kreps. En horizontal, "el líquido y la mucosidad del goteo posnasal pueden acumularse en los pulmones y el tracto respiratorio y causar irritación y tos en medio de la noche", explica.

Para evitarlo, busca elevar un poco tu tronco colocando bajo este una almohada (a poder ser en forma de cuña).

 "Al levantar todo el torso, y no solo la cabeza, ayudas a abrir las vías respiratorias", lo que te permitirá respirar más fácilmente y dormir más cómodamente.

Cambia tus sábanas más a menudo

Pliegue sábanas plegadas

Deberías cambiar tus sábanas al menos una vez a la semana si no quieres que ciertos microbios proliferen. Pero si estás enfermo este tiempo se acorta.

"Las personas enfermas sudan bastante, por lo que las sábanas estarán llenas de bacterias", asegura Breus.  

Lavar tu cama de ropa de manera frecuente puede que no te ayude como tal a dormir mejor, pero cuando estás malo sí que contribuirá a eliminar cualquier bacteria o virus residual que pueda vivir.

Otros artículos interesantes:

4 estiramientos que hacer antes de irte a la cama con los que conseguirás dormir mejor

Terrores nocturnos: qué son, causas y qué hacer cuando se sufren

Las 4 infusiones que pueden ayudarte a evitar coger un resfriado (o hacerlo más corto si ya lo has pillado)

Te recomendamos