Aceite, legumbres, arroz o carne de cerdo: estos son los productos que incendian la inflación en noviembre mientras la gasolina cae

El ticket de una compra en el supermercado.

Getty Images

Foto del redactor Inma Benedito
  • La inflación se frena gracias al abaratamiento de la gasolina, pero sigue habiendo productos que incendian el bolsillo: comprar aceite cuesta un 66,7% más que hace un año.
  • España llegó a ser la gran economía del euro con la inflación más baja, pero ahora se ha quedado atrás.

La cesta de la compra da algo de tregua en noviembre, aunque está demostrando ser más pegajosa de lo esperado. Los precios se moderan gracias al abaratamiento de la gasolina, pero hay algunos productos que siguen prendiéndole fuego al bolsillo.

La gasolina empieza a abaratarse. Si en octubre el precio subía un 8,6%, en noviembre apenas lo hace un 2,7%. Pero esa moderación no es suficiente para enfriar todo lo demás. Entre otras cosas, porque los alimentos continúan encareciéndose: el aceite, por ejemplo, cuesta ahora un 66,7% más que hace un año. También suben de precio el arroz, las legumbres, las patatas o la carne de porcino.

La inflación subió un 3,2% de precio en noviembre, tres décimas menos que en octubre, según el Índice de Precios al Consumo (IPC), publicado hoy por el INE. Con este dato, la inflación se frena tres décimas respecto a octubre, cuando repuntó un 3,5%.

Además, también se frena la inflación subyacente. Si en octubre subió un 5,2%, ahora apenas lo hace un 4,5%, siete décimas menos. Esta tasa, que no tiene en cuenta los precios energéticos y de los alimentos, es un termómetro que sirve para medir el riesgo de que la inflación se incruste en la economía.

"El dato adelantado del IPC de noviembre es una muy buena noticia. La inflación general baja tres décimas hasta el 3,2%, ayudada por la electricidad, los carburantes y también los alimentos", ha destacado la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Comercio y Empresa, Nadia Calviño.

Con la moderación de su tasa interanual en noviembre, la inflación vuelve a registrar descensos después de haber permanecido anclada en el 3,5% durante los últimos dos meses y cae a su menor nivel desde el pasado mes de agosto, cuando se situó en el 2,6%.

Los últimos datos de inflación empiezan a colocar a España a la cola de Europa. España ha pasado de ser la economía del euro con la inflación más baja al furgón de cola: si los precios subieron un 3,2% en España, la inflación en la eurozona subió un 2,4% en noviembre, 8 décimas menos, según los datos de Eurostat.

Nadia Calviño

La buena noticia es que la inflación subyacente sigue la senda descendente, hasta el 4,5%. "Con ello, los salarios siguen ganando poder adquisitivo y las empresas españolas competitividad aumentando su cuota de mercado, incluso en el difícil contexto internacional", ha añadido Calviño.

El de la inflación subyacente es un dato a destacar. En octubre subió un 5,2%, siete décimas más que en noviembre, cuando se situó en el 4,5%.

La inflación subyacente mide cuánto se han encarecido de media los productos sin tener en cuenta la energía y los alimentos no elaborados, es decir, es el equivalente de sacar ambos elementos de la cesta de la compra para calcular cuánto más cuesta consumir cada mes.

Aunque los alimentos ya no dan la lata como antes, hay algunos productos que siguen inflamando la cesta de la compra

Es el caso del aceite de oliva, cuyo precio subió un 66,7% en noviembre, hace un mes. También se dispara el precio del arroz (17,1%), las legumbres (16,8%) los productos de confitería (16,6%), los zumos (14,5%), las patatas (13,4%) o la carne de cerdo (12,9%).

Junio fue el primer mes en que la inflación daba un respiro. Los precios subieron un 1,9%, el mejor dato desde marzo de 2021. Hacía más de 2 años que no estaba en niveles tan bajos. El dato de junio situó a España como una rara avis en Europa, la primera economía en alcanzar el objetivo de estabilidad monetaria del Banco Central Europeo (BCE), fijado en el 2%. Pero hace meses que esa tendencia cambió, y ahora la inflación de Alemania o Italia está por debajo.

Hace un año que la invasión de Ucrania por parte de Rusia dinamitó los precios, llevando la inflación al 9,8% en marzo de 2022, la mayor subida desde 1985.

Que la inflación volviera a tocar techo en los últimos meses también era de esperar por un mero efecto estadístico. Marzo del año pasado fue el primer mes en que empezó a notarse el impacto de la guerra en Ucrania sobre precios, y la inflación se disparó ese mes.

Eso es básicamente lo que arguyen desde el Ministerio de Economía, que señalan que estos datos "reflejan el efecto base de los precios de la electricidad y, en menor medida, en los carburantes".

A partir de entonces, el IPC registrado es el resultado de una comparativa respecto a los precios del año pasado, en máximos en mucho tiempo, por lo que es normal que parezca que la inflación toca techo. Es el denominado efecto escalón.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.