Pasar al contenido principal

15 mapas que muestran qué partido ha ganado las elecciones en cada provincia en los últimos 40 años

Cabina de votación de las Elecciones Generales 2019
REUTERS/Susana Vera
  • El PSOE se ha impuesto en la mayoría de circunscripciones en las elecciones generales de noviembre de 2019, aunque el PP ha vuelto a ser el partido más votado en A Coruña, Zamora, Palencia, Segovia y Cantabria.

  • Vox ha sido el partido más votado en Murcia y la agrupación Teruel Existe también se ha llevado la mayor parte de los votos en su provincia.

  • Sevilla es la única provincia de toda España en la que el mismo partido (PSOE) ha ganado en todas las elecciones generales celebradas hasta la fecha.

  • Los siguientes mapas muestran cuál fue el partido más votado en cada circunscripción desde las elecciones generales de 1977.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mapa de España se ha vuelto a teñir de rojo socialista, aunque no de una manera tan uniforme como sucedió el pasado 26 de abril.

El PSOE de Pedro Sánchez ha sido el partido más votado en 41 de las 50 provincias de España, aunque el PP ha logrado recuperar los feudos de A Coruña, Zamora, Palencia, Segovia y Cantabria.

La mayúscula subida de Vox tanto en número de escaños como en votos también queda reflejada en el mapa por circunscripciones ya que la formación liderada por Santiago Abascal ha sido la más votada en la Región de Murcia.

Por contra, ni Unidas Podemos ni Ciudadanos han logrado imponerse en ninguna provincia. El partido de Albert rivera de hecho ha perdido la representación que tenía en 34 provincias y ni siquiera está entre las tres primeras fuerzas en ninguna circunscripción del territorio nacional.

Leer más: Este gráfico desvela cómo se ha movido el voto de los españoles entre los partidos políticos en los últimos 40 años

A lo largo de los últimos 40 años de historia los españoles el mapa político ha cambiado significativamente, desde los tiempos en los que la UCD de Adolfo Suárez era el partido mayoritario en toda España hasta los tiempos del bipartidismo y, más recientemente, la entrada en escena de otras fuerzas políticas como Podemos, Ciudadanos o, en estas elecciones generales 2019, Vox.

Curiosamente Sevilla es la única provincia de toda España en la que el mismo partido (PSOE) ha ganado en todas las elecciones generales celebradas hasta la fecha. Otras, como Madrid, solo han cambiado una vez de color a lo largo de la historia de nuestra democracia: cambiando únicamente (en este caso) del rojo socialista al azul del PP.

Las elecciones generales de 1977 fueron los primeros comicios en libertad desde febrero de 1936. En aquellas elecciones se eligieron a los diputados para la legislatura constituyente encargada de aprobar la Constitución. La participación superó el 78% con un claro triunfo para la UCD de Adolfo Suárez, que se quedó a solo 11 escaños de la mayoría absoluta.

 
 

 

 

Las Elecciones Generales de 1979 fueron las primeras tras la aprobación de la Constitución. La participación bajo respecto a los anteriores comicios y la UCD se mantuvo al frente en votos, conquistando casi todas las provincias y sumando 168 escaños en el Congreso de los Diputados.

 
 

 

 

El primer gran vuelco democrático se produjo en las elecciones generales de 1982, celebradas anticipadamente por un debilitado Gobierno de la UCD tras la dimisión de Adolfo Suárez. El PSOE de Felipe González superó la barrera de los 10 millones de votos, tiñendo el mapa de rojo para conseguir una amplia mayoría con 202 diputados.

 
 

El PSOE bajó en votos en las elecciones generales de 1986 pero revalidó triunfo y mayoría absoluta con 184 diputados. Coalición Popular arrebató al PSOE en estos comicios las provincias de Zamora y Guadalajara, además de Melilla. El CDS de Adolfo Suárez fue la fuerza más votada en Ávila y CIU se impuso al PSOE en Lleida.

 
 

Felipe González consiguió mantenerse al frente de La Moncloa a pesar de perder más de un millón de votos respecto a los anteriores comicios. El PSOE perdió Navarra, La Rioja, Baleares, Palencia, Valladolid, Salamanca y Madrid pero consiguió sumar 175 escaños que, en la práctica, funcionaron como una ajustada mayoría absoluta. El PP avanzó posiciones conquistando Navarra, La Rioja, Baleares, Palencia, Valladolid, Salamanca, Ávila y Madrid.

 
 

 

 

El PSOE apenas cedió un punto porcentual respecto a las elecciones de 1989, pero el auge del PP se tradujo en una pérdida importante de escaños: el partido liderado por Felipe González se quedó lejos de la mayoría absoluta con 159 diputados frente a los 141 del PP, que ganó 34 asientos respecto a 1989.

 
 

 

 

Por provincias el PSOE perdió La Coruña, León, Cuenca, Castellón, Valencia, Alicante, Murcia, Las Palmas y la ciudad autónoma de Ceuta, que pasaron a manos del Partido Popular. En el País Vasco consiguió arrebatar Guipúzcoa a HB.

La investidura de Felipe González salió adelante con los votos de PSOE (159 diputados), CiU (17 diputados) y PNV (5 diputados).

En 1996 el PP consiguió por primera vez ganar las elecciones generales en unos comicios tremendamente disputados: superaron al PSOE por menos de 300.000 votos (un 1,16% en aquellas elecciones).

 
 

 

Respecto a 1993 el PP ganó al PSOE en las provincias de Asturias, Cantabria, Álava, Huesca, Zaragoza, Teruel, Albacete, Toledo y en la ciudad autónoma de Melilla.

José María Aznar fue investido presidente del Gobierno con los votos de PP (156 escaños), CiU (16 escaños), PNV (5 escaños) y Coalición Canaria (4 escaños).

El mapa se tiñó de azul en las elecciones generales de 2000: el PP superó la barrera de los 10 millones de votos y superó la mayoría absoluta al cosechar 183 escaños. Las elecciones marcaron además un fuerte retroceso de Izquierda Unida, que perdió casi la mitad de los votos respecto a los anteriores comicios.

 
 

 

El PP ganó al PSOE las provincias de Ciudad Real, Cáceres, Badajoz, Córdoba, Almería, Málaga, Cádiz y Santa Cruz de Tenerife.

El PSOE ganó las elecciones del 2004, celebradas tres días después de los atentados terroristas del 11 de marzo en Madrid, con más de 11 millones de votos que se tradujeron en 164 escaños y la recuperación de varias provincias históricamente socialistas.

 
 

 

El PSOE recuperó Córdoba, Málaga, Cádiz y Almería para hacer pleno en Andalucía, además de arrebatar al PP Álava, León, Santa Cruz de Tenerife, Cáceres, Badajoz, Ciudad Real, Huesca, Zaragoza y Teruel. Los socialistas además recuperaron Lleida y Gerona. Solo Vizcaya y Guipúzcoa (donde ganó el PNV) esquivaron el bipartidismo.

José Luis Rodríguez Zapatero fue investido presidente con los votos de PSOE (164 diputados), Izquierda Unida (5 diputados), ERC (8 diputados), Coalición Canaria (3 diputados), BNG (2 diputados) y Chunta Aragonesista (1 diputado).

Las elecciones generales de 2008 volvieron a dar como vencedor al PSOE de Zapatero que consiguió mejorar tanto en votos como en escaños. A pesar de que no fueron las elecciones más reñidas de la democracia sí que tradujeron en una mayor igualdad entre las fuerzas políticas de izquierda y derecha, con cuatro escaños de diferencia a favor de las primeras.

 
 

 

El mapa de España se rindió al bipartidismo: PP o PSOE fueron la fuerza más votada en todas las circunscripciones. Respecto a 2004, el PSOE perdió la mayoría en Almería y Ciudad Real, el PP en Asturias, Las Palmas y Baleares, y el PNV en Vizcaya y Guipúzcoa.

José Luis Rodríguez Zapatero fue investido presidente en segunda votación con los votos del PSOE (169 diputados) gracias a las abstenciones de Izquierda Unida (2 diputados), CiU (10 diputados), PNV (6 diputados), BNG (2 diputados), Coalición Canaria (2 diputados) y Nafarroa Bai (1 diputado).

El PP volvió a ser el partido más votado en las elecciones generales de 2011, que supusieron el desplome del PSOE: se quedó en los 7 millones de votos y perdió 59 diputados, con una mayoría absoluta holgada para el PP de Mariano Rajoy, que sumó 186 diputados.

 
 

 

 

 

El mapa de España volvió a teñirse de azul. El PP recuperó las provincias de Álava, Asturias, León, Huesca, Zaragoza, Teruel, Baleares, Cáceres, Badajoz, Jaén, Córdoba, Granada, Málaga, Cádiz, Huelva, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. CiU se impuso en Lleida, Tarragona y Girona por delante del PSOE; en Vizcaya ganó el PNV y en Guipúzcoa Amaiur fue la formación más votada.

Las elecciones generales de 2015 cambiaron significativamente el mapa del congreso con la entrada de Ciudadanos y Podemos. El vencedor de las elecciones fue el Partido Popular, a pesar de perder 3,6 millones de votos y 63 diputados.

 
 

 

Ciudadanos obtuvo más de 3,5 millones de votos para llegar hasta los 40 diputados mientras que Podemos, sumando todas las coaliciones autonómicas, llegó hasta los 69 diputados, comiendo mucho terreno a un PSOE debilitado.

En Comú Podem fue el partido más votado en Tarragona y Barcelona, mientras que Podemos fue la formación más votada en Álava y Guipúzcoa.

Pedro Sánchez no consiguió los apoyos necesarios para ser investido presidente, mientras que Mariano Rajoy —candidato del partido más votado— rehusó ir a la investidura.

Al no haber posibilidad de formar Gobierno se convocaron nuevas elecciones generales.

El PP volvió a ser el partido más votado en las elecciones generales de 2016, subiendo más de un 9% en votos para aumentar su bancada hasta los 137 diputados frente a un PSOE en retroceso. Unidos Podemos, con sus confluencias, llegó hasta los 71 diputados mientras que Albert Rivera cedió terreno para quedarse con 32 escaños.

 
 

 

Podemos arrebató al PNV la provincia de Vizcaya mientras que el PP consiguió adelantar al PSOE como la fuerza más votada en Córdoba, Cádiz, Badajoz y Granada. En Cataluña ERC se colocó como la fuerza más votada en Lleida y Girona.

Mariano Rajoy fue investido presidente en segunda votación con los votos a favor del PP (134 escaños), Ciudadanos (32 escaños), UPN (2 escaños), Coalición Canaria (1 escaño), Foro Asturias (1 escaño) y las abstenciones de 68 diputados del PSOE.

Después de conocerse la sentencia del caso Gürtel, en la que se señalaba al Partido Popular como partícipe a título lucrativo, el PSOE registró una moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy que se votó y salió adelante el 1 de junio de 2018 con los votos de PSOE (82 diputados), Unidos Podemos (50 diputados), En Comú Podem (12 diputados), ERC (9 diputados) PDeCat (8 diputados), En Marea (5 diputados), PNV (5 diputados), Compromis (4 diputados), EH Bildu (2 diputados) y Nueva Canarias (1 diputado).

El PSOE fue el claro vencedor de las elecciones generales 2019, sumando casi 7,5 millones de votos. Las elecciones significaron el peor resultado para la historia del PP, que perdió más de la mitad de sus escaños, la subida de Ciudadanos y la irrupción de Vox en el Parlamento.

 
 

Y además