Los 8 pueblos más bonitos de País Vasco para escaparte este verano

Getaria
David González Rebollo/Getty Images
  • Si eres de los que está pensando en viajar este verano por España, recorrer el País Vasco puede ser sin duda una ruta inolvidable.
  • Entre sus provincias se esconden pequeños pueblos costeros de pasado medieval y aire pesquero.
  • La región también es un paraíso para los amantes de la naturaleza, con numerosos caminos, senderos y vías verdes recorriendo bosques y valles.
  • Euskadi es por supuesto playas, con algunas de las mejores para practicar el surf o simplemente disfrutar del sol y el mar estas vacaciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si estás pensando ya en tu destino para estas vacaciones, recorrer el País Vasco es sin duda una apuesta segura.

Euskadi tiene muchos atractivos con los que seducir a todo tipo de viajeros: historia, naturaleza, cultura y por su puesto gastronomía.

La industrial y vanguardista ciudad de Bilbao junto con la señorial San Sebastián son sin duda dos de sus destinos más reconocidos. Pero el País Vasco acoge un buen número de pueblos con encanto en los que alejarse del mundanal ruido y disfrutar de unas merecidas vacaciones. Coloridos puertos pesqueros donde degustar un buen pintxo o un pescado fresco mirando al mar tras haber recorrido su casco histórico en busca de su pasado medieval.

La naturaleza también es un elemento destacado en el País Vasco. Geoparque de la Costa Vasca, la Reserva de la Biosfera de Urdaibai y la bahía de Txingudi son algunas de las posibilidades que descubrir a través de sus caminos, senderos y vías verdes en las que realizar actividades al aire libre o la mera contemplación del entorno.

No podemos olvidarnos de la playa y sobre todo el mar. Euskadi atesora algunas de las mejores playas para practicar el surf o si no eres de coger la tabla, donde sencillamente dejarse arropar por la brisa del mar y el sol.

Leer más:Leer más: Este es el mejor restaurante de cada provincia española

Para ponértelo más fácil, aquí están algunos de los pueblos más bonitos del País Vasco a los que ir de escapada este 2020.

Getaria (Guipúzcoa)

David González Rebollo/Getty Images

Getaria es un pueblo pesquero de antigua tradición ballenera, y conocido por ser la tierra natal de Juan Sebastián Elcano, el marino español que logró realizar la primera vuelta al mundo en barco. 

El pasado medieval de esta villa se deja rastrear en alguno de sus monumentos, como la iglesia gótica del siglo XV dedicada a San Salvador o la iglesia de San Martín, joya del gótico en Gipuzkoa. Recorrer su casco antiguo es además una excusa perfecta para degustar unos pintxos o un buen pescado a la parrilla recién salido del Cantábrico, todo ello acompañado de una botella de txakoli, el famoso vino blanco de la región.

Otras actividades incluyen un paseo al monte de San Antón, que hasta el siglo XV era una isla próxima al pueblo, o visitar el museo de Balenciaga, y es que el famoso diseñador de moda es otro de los personajes ilustres de Getaria.

El pueblo cuenta con dos playas en la que disfrutar del mar y deportes como el surf.

Zumaia (Guipúzcoa)

Xurxo Lobato/Getty Images

Rodeado de verdes montañas que desciende hasta el mar, en una bahía donde desemboca el río Urola, se asienta este pueblo de tradición pesquera, que tiene en su entorno natural uno de sus principales atractivos. 

A lo largo de la costa se alzan abruptos acantilados proporcionan imponentes imágenes de la costa. Pero este paisaje se vuelve aún más llamativo cuando baja la marea y se descubren los conocidos como flysch que se esconden en sus playas, una formación de capas que por erosión continuada del mar en la montaña dejan al descubierto sucesivos estratos rocosos que permiten rastrear hasta 60 millones de años atrás. La zona se engloba dentro del biotopo protegido Deba-Zumaia, de alto valor geológico y biológico.

Un lugar óptimo para presenciar este fenómeno es sobre el acantilado que se alza ante la playa de Itzurun, donde además se ubica la ermita de San Telmo de Zumaia, dedicada al patrón de los marineros y en la que se guarda un retablo rococó del XVIII.

Su casco antiguo, que aún conserva su trazado medieval, se encuentra presidido por la parroquia de San Pedro, iglesia gótica del siglo XIII que alberga un retablo de Juan de Antxieta, declarado monumento nacional. Más allá de sus monumentos, el placer de recorrer las estrechas y empinadas callejuelas que conforman Zumaia y dejarse perder por sus numerosas tabernas en las que degustar unos pintxos y un buen vino o unas cañas.

Hondarribia (Guipúzcoa)

Tomás Guardia Bencomo/ Getty

Hondarribia se abre al mar, escondida entre montañas. Ubicada en la desembocadura del río Bidasoa, frontera natural con Hendaya (Fracia), este pintoresco pueblo de pescadores es un punto estratégico en una ruta rural para conocer zonas próximas como el Pirineo navarro, el País Vasco francés o San Sebastián, a escasos 20 kilómetros.

Pero antes de eso, Hondarribia bien merece una parada para conocer su pintoresco casco histórico. Su pasado medieval pervive en la zona alta del pueblo. Entre callejuelas empinadas y de piedra, aquí se encuentran monumentos como los restos de la muralla, el Castillo de Carlos V o la puerta de Santa María, una de las dos antiguas entradas al recinto amurallado. En la parte baja del pueblo se encuentra el puerto y el barrio de pescadores con sus coquetas casas de colores, donde seguro te querrás fotografiar.

El pueblo se ha convertido también poco a poco en un destino de etnoturismo, con la progresiva recuperación de la tradición txakolinera, ya que en la región se ubican los viñedos para la producción de este vino. Hondarribia ofrece además numerosas rutas de senderismo, y opciones de playa y de práctica de deportes acuáticos como surf o buceo.

Lekeitio (Vizcaya)

SylviePM/ Getty Images

Lekeitio se abre al mar en una pequeña bahía desde la cual puede llegarse a la isla de San Nicolás, cuando baja la marea. Hasta estas aguas llega además el río Lea, que en su desembocadura dibuja una bonita estampa con dos playas a cada uno de sus lados y la isla en el centro.

En el pueblo sobresale imponente la iglesia de Asunción de Nuestra Señora construida en la segunda mitad del siglo XV sobre ruinas romanas. De estilo gótico, sorprende el tamaño de este templo, en cuyo interior se encuentra uno altar de estilo hispano-flamenco, considerado por su tamaño uno de los más grandes de España.

De gran tradición pesquera, el puerto de Lekeitio es otro de los puntos llamativos, con sus casas repletas de balcones de colores. Y como en el resto del País Vasco, imposible irse sin degustar la gastronomía vasca en alguna de sus tabernas o restaurantes.

Laguardia (Àlava)

MediaProduction/Getty Images

Capital de la Rioja Alavesa, Laguardia es tierra de vinos y bodegas, pero también es mucho más que eso, guardando en su interior un llamativo patrimonio arquitectónico.

Con el trazado típico de los pueblos medievales, esta villa amurallada es atravesada por tres calles principales de las que surgen callejuelas estrechas y coquetas plazas. Todo ello salpicado de casas de estilos posteriores, principalmente renacentista y barroco, donde sobresalen sus dos iglesias: San Juan Bautista y Santa María de los Reyes. El mayor atractivo dejarte deambular sin rumbo, reservando tiempo para degustar un buen vino en alguno de sus restaurantes o bares.

Sus al rededores además permiten conocer el biotopo protegido de las Lagunas de Laguardia, el yacimiento arqueológico de la Hoya y por supuesto, las numerosas bodegas que pueblan el entorno.

Elciego (Àlava)

jon chica parada/Getty Images

Elciego fue una aldea de Laguardia hasta el siglo XVI, en el que se escindió como villa independiente.

Su casco histórico está poblado de casas palacios con sus fachadas decoradas por escudos nobiliarios. La plaza mayor es el corazón del centro histórico donde destacan el ayuntamiento y la iglesia de San Andrés ambas edificaciones se remontan al siglo XVIII.

Ubicado en la Rioja Alavesa, no se puede hablar de Elciego sin hacerlo de bodegas y viñedos. Visita obligada las Bodegas Marques de Riscal en las que se encuentra el Hotel Marqués de Riscal, obra del Nobel de Arquitectura Frank O. Gehry y un ejemplo impresionante de vanguardismo.

Mundaka (Vizcaya)

jon chica parada/Getty Images

Mundaka es sinónimo de surf, y es que este pueblo de la costa vasca presume de tener una de las olas izquierdas más largas del mundo. Pero aunque este deporte acuático no sea lo tuyo, este destino tiene motivos suficientes para atraerte.

Situado dentro de la Reserva de la Biosfera del Urdaibai, desde su playa se ofrecen vistas únicas de la Isla de Izaro, el monte Ogoño y el estuario, el emblema de la reserva. Sus locales viven de cara al mar y ejemplo de ello es su puerto, sin duda, el corazón de Mundaka, donde en verano los locales no dudan, a pesar de tener la playa, de tumbarse en los propios diques a disfrutar de sol. El puerto también llama la atención gracias las coloridas casas vascas que lo rodean.

No puedes perderte una visita a la ermita de Santa Catalina, ubicada en una península del mismo nombre, un pequeño monte que se eleva al ofreciendo vistas únicas del estuario.

Bermeo (Vizcaya)

estivillml/ Getty Images

Bermeo llegó a ser uno de los puertos pesquero más importante de Vizcaya y hoy en día sigue manteniendo viva esa tradición. Reflejo de ello las numerosas conserveras y los barcos que amarran en su puerto. Decorado con las coloridas casas de pescadores, es uno de los puntos claves del atractivo de esta localidad.

Flanqueado por el mar y la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, su línea de costa presenta abruptos acantilados y paisajes casi irreales como el de San Juan de Gaztelugatxe el enclave unido a la costa por 241 peldaños que sirvió como escenario de roca dragón en Juego de Tronos. 

A la ermita de San Juan de Gaztelugatxe se llegaba desde Bermeo atravesando el portal de San Juan, una de las siete puertas de la muralla medieval que comunicaban la villa con los caminos principales, y la única que hoy queda en pie. Otros de los monumentos a visitar en este pueblo son la casa torre del siglo XV, el edificio civil más antiguo que conserva Bermeo y la iglesia de Santa Eufemia donde los señores feudales juraban los fueros.

OTROS PUEBLOS DE INTERÉS

 Los pueblos más bonitos de Andalucía

 

Los pueblos más bonitos de Aragón

 

 Los pueblos más bonitos de Asturias

 

Los pueblos más bonitos de Baleares

 

 Los pueblos más bonitos de Cantabria

 

 Los pueblos más bonitos de las Islas Canarias

 

Los pueblos más bonitos de Castilla la Mancha

 

Los pueblos más bonitos de Castilla y León

 

Los pueblos más bonitos de Cataluña

 

Los pueblos más bonitos de la C. Valenciana

 

Los pueblos más bonitos de Extremadura

 

Los pueblos más bonitos de Galicia

 

Los pueblos más bonitos de La Rioja

 

Los pueblos más bonitos de Murcia

 

Los pueblos más bonitos de Navarra

 

Los pueblos más bonitos de País Vasco


 

Bonus*

 

50 rincones desconocidos de España que deberías visitar al menos una vez en la vida

LEER TAMBIÉN: Las 7 playas más raras y diferentes que puedes encontrar en España y tienes que visitar

LEER TAMBIÉN: 12 lugares de España tan increíbles que parecen irreales

LEER TAMBIÉN: 10 lugares prohibidos de todo el mundo que nunca podrás visitar

VER AHORA: Así va la carrera por las vacunas contra el coronavirus: cuándo estarán las primeras y en qué fase está la investigación en España

    Más:

  1. Viajes
  2. Turismo
  3. España
  4. Ofertas
  5. Listas
  6. Top